DE LA MUJER BELLA, QUE POR LO QUE HE MIRADO Y VIVIDO, SE VE MÁS BELLA CUANTO MÁS LO ES POR DENTRO, GENEROSA Y SIEMPRE ABIERTA

 

 

 

 

DESNUDA MUJER: “El despertar de la criada” (1887), de Eduardo Sívori. Un desnudo: una de las pinturas más importantes de la toda la historia del arte en la Argentina. Museo Nacional de Bellas Artes, Museo Sívori

 

 

 

 

(Alejandra
alejandra-larrosa-@hotmail.com.ar
201.212.5.72
Enviado el 30/08/2012 a las 17:50

“Que paso seño muy linda pero tenes que cuidarte mas mmm!”)

 

(comentario recibido en este Blog ERÓTICA DE LA CULTURA, hoy jueves, y respuesta del autor y responsable del mismo así como de la imagen respectiva aparecida en este sitio:

 

 

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI 

(Respuesta al comentario:

 

 

           ¡Quizás tu “consejo” esté guiado por la buena intención! “Tenés que cuidarte más”, le decís a la “seño”.

 

 

            Después agregás ese “mmmm” final. ¿Qué significa? ¿Creés que no es “muy linda”? Sí, lo es. Es Muy Linda. Más que eso: es Bella. ¿O crees que no sabe cuidarse? Te cuento: Ella, que es Bella pero muy Bella, “sabe cuidarse muy bien” porque confía es personas como vos. Ella tiene confianza en vos, quiere y ayuda a personitas como vos.

 

 

            ¿Sabés otra cosa? Una de las peores cosas de la vida es Decepcionar al que te tiene confianza, decepcionar al que ha creído y cree en vos. Es como una Traición. Y yo no creo que vos seas de esas personas. Yo te imagino buena, linda e inteligente, sin envidia y con GRATITUD. Pienso que si sos “alejandra larrosa”, si es nombre verdadero, debés ser el pichón de una muy buena persona, que puede ser linda persona y muy inteligente. Acordate: GRATITUD al que te ayuda y enseña y deja su tiempo con vos por un sueldo chiquito. Los maestros ganamos poco. Yo fuí muchos años maestro.

 

 

               Te cuento otra cosa, y se lo propongo, también a tus padres, hermanos y familiares. Vos decíles. Te cuento: Yo soy AMÍLCAR MORETTI. Soy periodista y firmo mis notas desde hace muchos años en el diario EL Dïa, de La Plata, ciudad donde está el gobernador Scioli. Me he dedicado toda mi vida a la literatura, el cine, la fotografía y el arte. He dado clases a muchas personas: soy maestro, maestro de escuela y estudié literatura en dos universidades. Trabajé toda mi vida, desde los 18 años, enseñé y escribí mucho. He escrito como 5.000 mil (cinco mil) notas publicadas con mi nombre sobre cine, arte, fotografía, política.

 

 

                 Te propongo lo siguiente, a vos, a tus compañeros, tus amigos, tus padres, a todos los que están con vos allí donde vivís, que yo conozco: NOS REUNIMOS UNA TARDE DE SÁBADO O UN DOMINGO Y VAMOS AL MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES, que no te queda muy lejos. Y allí vemos todos los cuadros, pinturas y esculturas de señoras desnudas que hay colgados o están en los salones del mejor Museo Argentino. Y pedimos, si querés, que alguien del museo nos explique. O, si te parece, explico yo. ¡Sabés qué lindo!

 

                    ¿Qué te parece? Hay que pagar una pequeña entrada para el Museo: pero no te preocupes, yo me ofrezco a pagar la entrada tuya, de tus amigos, compañeritos y familiares, y tus padres, si ellos me lo permiten, que seguro han de ser muy buena gente y gente de mucho trabajo, como me siento yo. Te aclaro que vivo de un sueldo. Siempre viví de un sueldo y con eso estuve con mi esposa – que es una Bella Maestra ya jubilada- y eduqué a mis dos hijas.

 

Consultalo. Decíles a todos.

                       Yo me comprometo a viajar desde La Plata hasta ahí, en Retiro. Y te agrego más: a la salida del Museo los invito a comer un heladito cada uno (¡pero uno solo,eh!)

 

                  Después, cuando vuelvo a mi casa, te juro que voy al diario donde trabajo de periodista, hablo con el director, y le pido que me deje escribir una nota sobre todos ustedes. Pero con nombre verdadero.

 

                  ¡Te imaginás todos ustedes en el diario junto a la Seño! ¡Y ojo que es muy linda, la más Bella! Y ahí vemos QUÉ SABE CADA UNO DE USTEDES DE ARTE, DE PINTURA, DE ESCULTURA, DE LOS GRIEGOS DE ANTES Y DE MIGUEL ANGEL. ¡No Tinelli! Miguel Angel, que pintó todo el techo de ahí donde está en Papa, en el Vaticano. Todas figuras de gente desnuda. ¡Qué bueno que pudiéramos ir ahí donde está el Papa católico y viéramos las pinturas de la Capilla, la Capilla Sixtina!

 

 

                  Yo no creo que vos mires esa cosa horrible de Tinelli en la televisión.

 

 

                  Pero te aseguro que la Seño es más linda y bella que todas las que aparecen ahí y dicen que bailan. ¿Sabés porque Ella (la Seño) es más Bella? Es más Bella porque es Buena. Buena Persona. Y trabaja con Ustedes, allí, donde vivís. (Yo conozco mucha gente Mala y Fea que dice que no quiere trabajar con ustedes, con gente de ahí de tu barrio. En cambio, yo sé que la Seño trabaja con ustedes porque ustedes le gustan. Porque los quiere. Y ella gana muy poco, un sueldito)

 

Bueno, espero tu respuesta.

Y ayudá mucho a la Seño, defendela como si fuera tu Mamá, que debe ser muy Linda también. Te digo esto porque si no, con los años, te va a doler mucho y te va a dar vergüenza decir cosas feas de los que son Bellos.

Un cariño a vos y tus compañeros.

 

AMÍLCAR MORETTI

Diario El Día, de La Plata
Periodista y fotógrafo (1)

        (Aclaración: décadas y décadas he escrito y publicado en el diario El Día. Mis notas siempre llevan mi firma. El diario ha publicado fotos mías pero nunca trabajé allí en esa categoría profesional. Como sacador de fotografías, además de ser durante 16 años jefe del Departamento de Fotografía y Video de la Gobernación de Buenos Aires, siempre fui free-lance y guardé imágenes de a cientos, miles. El cargo de carrera me empujaron y me humillaron para que lo abandonara “voluntariamente”. Era yo o el cargo.  Finalmente, durante la gobernación de Eduardo Duhalde ví a tantos miserables juntos -se preparaba la gran barata de privatizatizaciones- que comencé a recidivar depresiones nauseosas. Me dejaron solo y abandonado en un pasillo alfombrado de la Gobernación. Una mañana fui a mi despacho de corlock y encontré sentada en mi escritorio a una mujer que después ganó cierta fama con biografías de Menem y de la esposa, creo, de un presidente mexicano millonario. Todos mis cajones violados. Un viejo periodista de La Plata, Linera, su apellido, El Petiso Linera (no recuerdo si “Lineras”), de un diario muy gorila, “La Prensa”, desde años de dejar este mundo me repetía una y otra vez: “Vos sos el único que puede hacerlo. Vos tenés que contar estos (en ese entonces) últimos veinte años. Tenés que contar todo lo que viste y escuchaste en la Gobernación. Sos el único, Amílcar, el único que puede hacerlo.” (Yo, en realidad, no estoy seguro de ser el único, el “último” puede ser, pero no el único. Pero sobre todo escribir sobre todo eso no forma parte de mi proyecto.”Succhiare il mio culo”)

              El cuerpo y el sentir me dijeron: “Tenés que elegir, Moretti. Elegí: andate o andate”.  Después de estar, creo, unos cuatro años paseando por pasillos, pisos altos y bajos, calles circundantes a 5 y 51-53, “elegí” según la “voluntariedad” que me habían dispensado y… renuncié a la carrera. Acepté el llamado entonces  “retiro voluntario” estimulado por presiones, malos momentos, humillaciones y agravios explícitos y públicos.

            Tiempo antes, pese a mis cuestionamientos, observaciones y advertencias, toleré -me avergüenza decirlo- que se arrojara a la vía pública, para ser retirado por el servicio de recolección de basura, todo el archivo de negativos fotográficos en blanco y negro y diapositivas en color  -decenas de miles de fotogramas- registrado durante toda la dictadura militar de 1976-1983. Se trataba del registro de los actos oficiales de tres gobernadores de facto en la mayoría de los distritos de la provincia de Buenos Aires. Unos días antes, pensé en la posibilidad de llevarme todo a mi casa, pero los numerosos cajones de manzanas en que estaban los miles y miles de sobres con los negativos estaban en medio de una gran laguna de agua cloacal, dado que permanecían en un subsuelo. Calculé cuántos cajones chorreando mierda podía cargar solito desde ese subsuelo hasta el baúl de mi auto a unas siete u ocho cuadras, y desistí. “Toleré”, como dije. Me permito una ironía amarga: de la mierda todo fue a parar a la mierda. Mierda eres (la dictadura) y mierda morirás. (No es chistoso, para nada).

             Mi cargo, que era de carrera, técnico y profesional, y no político, me fue requerido desde los primeros meses de la gobernación de Antonio Cafiero, quien sucedió al radical Armendáriz. Se lo quería para rematarlo de modo político partidario, pese a conocerse siempre mis simpatías por el costado popular y nacional (“zurdo”) del peronismo. Recuerdo en especial a un director, función política esta última, que nunca logré que me recibiera o me convocara como empleado perteneciente a la estructura estable de la administración bonaerense, a efectos de explicar y aún rendir cuentas de lo actuado por una década. El hombre, más o menos joven en ese momento, pertenecía a la efímera “Renovación Peronista” con la que el cafierismo trató de diferenciarse de la línea de “Herminio Iglesias-Verplatsen (general)-Monseñor Plaza”, el denunciado “pacto cívico-militar” que reveló Alfonsín poco antes de triunfar en las elecciones en 1983, similar al que ahora intentan Duhalde-Moyano-Venegas.

          Ese director viajado de la CABA, hombre peronista, creo, ha trabajado casi siempre en el diario “Clarín” y, creo también, sigue haciéndolo. Poco tiempo atrás lo he “visto” -me produjo rechazo leerlo- en apasionada crítica al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner  en especial por el tema de Papel Prensa. Recuerdo también que por irme “voluntariamente” me dieron unos pesos -pagos en tres cuotas- después de 20 años de trabajo desde 1974. Perdí una jubilación que,  aunque discreta, sería hoy elevada. Pero recupé a pleno mi profesión de escribir periodismo.

            Pude escribir en el diario El Día muchas cosas de las cuales en otros momentos pensé que nunca podría publicar nada, o mejor, no se publicaba nada. Acaso no escribí en esas circunstancias todo lo que deseara, pero nadie nunca me obligó a escribir lo que no deseaba y no deseo. Tengo la presunción de haberme perdido en mi vida algunas favorables ofertas por dar a entender que “eso yo no lo escribo. Además, no creo en eso.”).  Pero hoy tengo mis sitios digitales personales y privados, uno de ellos pago de mi propio bolsillo, y escribo todo lo que pienso y en lo que creo. Soy de los que se creen lo que piensan y escriben. Cuando a veces no escribo es porque me duelen mucho los dedos y los ojos, dolores fuertes en los globos oculares. Pero me digo: “Dale Moretti, que la serenata es corta, te queda bastante menos. Y ahí se ven los pingos”.) 

           Registro también las fotos -desnudo femenino- en las que creo y que me registran a mí y mi pensamiento. Por eso, hoy, cuando aún veo a alguien que cree en la “vida tinelliana televisiva” y al mismo tiempo habla de pechos y pubis femeninos como si fueran un misterio a esconder, o bien se rasga las vestiduras y mesa sus cabellos por lo tinelliano y al mismo tiempo por el relato erótico serio del cuerpo femenino, que intento acá, me digo a mí mismo: “¡Ay, mierda, Moretti, cuánto que falta, la puta que lo parió!” Y acto seguido, continúo, con mis escrituras y mis imágenes, mis habilidades, mis oficios, mi ramito de convicciones, mis lecturas, mis libros y mis diarios y revistas, mi tiempo, mi cuerpo -a veces me cuesta quitarle horas al sueño-, mi voluntad y mi dinero que me gano peso a peso con mi teclado de escribir, mis ojos para ver relatos y pausas de imágenes, y mi reflexión crítica que no puedo parar. En los últimos años, cuando alguien me comenta de alguna crítica de mala leche o muy boluda, pienso, siento y digo en voz bien alta: “¡Me chupa un huevo!”

 

 

“¡UHHH, SE LE VEN LAS TETAS!”. “La mujer y el espejo” (1889), de eduardo Sívori. Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: