Archive for the SOCIEDAD Category

CUCHARAS SÓLIDAS, SUAVES, TIERNAS Y ACOGEDORAS COMO MUJER-HEMBRA. CUCHARAS DE MADERA DE JACARANDÁ, ÚNICAS, MODELOS PERSONAL AUTORALES PARA UD. SOLITO (O EN CAMPAÑÍA, COMO ELIJA, ES SU VIDA PRIVADA). En Almacén del Espacio Inmaterial

Posted in ACTUALIDAD, ARTE, CULTURA, EROTICA, GENERAL, MUJER, SOCIEDAD on 27 julio, 2017 by Amilcar Moretti

 

 

CUCHARAS DE JACARANDÁ, PARA LA PUESTA EN ESCENA DEL COMER O “SER” NUTRIDO POR MANO TIERNA. En Villa Elisa, en Espacio del Almacén Inmaterial (buscar en FACEBOOK). MODELO ÚNICO Y ORIGINAL, PROPIO, SUYO, PERSONAL (E INTRANSFERIBLE, SI UD. LO DESEA ASÍ), QUE AYUDARÁ A COMPLETAR SU “FALTA” CON MUCHOS MÁS SENTIDOS QUE EL GUSTO Y EL PALADAR.

 

LAS CUCHARAS DE MUJERIDAD QUE COMPLETARÁN SU NUTRICIÓN, PAUSADA, TIERNA, SENSORIAL. CUCHARAS TIERNAS DE MADERA DE JACARANDÁ, NO LAS OLVIDARÁ (NI ELLAS A UD). En Villa Elisa, La Plata, el viaje de descanso ideal desde Buenos Aires Ciudad Invernal. Algunos detalles en FACEBOOK, en ALMACÉN DEL ESPACIO INMATERIAL

 

 

        ENIGMÁTICAS

Y

ACOGEDORAS

CUCHARAS

MUJER

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

 

Pocos utensilios, mejor, obras, ejecuciones objetales que te surjan en formas femeninas como una cuchara deliciosamente torneada. Pienso en Botticelli, también en el más masivo (hoy) Modigliani de desnuda reclinada. Mujer cuchara. Cuchara-Mujer. Sirve, primero, para alimentar, nutrirte. En suma, vivir. Es madre. La cuchara tiene forma de madre nutricia, ondulada, cálida, sólida acogedora, de tibiez (tibieza, si te parece ortográfico) que acompaña en el vacío. Eso es una cuchara. Femenina. Mujeridad Pura, más aún si de madera suave y sólida. La tomas, te dan de tomar. Tragas, degustas. La cuchara. Las cucharas. Matricias. No matriarcales. Esto último te haría huir, eunucado, desfalisado. Tomas, coges con la mano y sorbes, o te proveen y tu degustas y observas. Es un ritual. El ceremonial de la cuchara en uso. El facón es su opuesto. La cuchara es tan acogedora como aindiada. Una suerte de indianismo universal refinado porque forma parte de la cultura, es decir, el humano, hasta ahora. La cuchara es Mujer.

 


www.moretticulturaeros.com.ar


https://amilcarmoretti.wordpress.com

¿QUÉ HARÁ UD. SIN SU KUKSA ÍNTIMA, CÁLIDA Y TIERNA? LA KUKSA O COPA O TAZA QUE LE HARÁ SENTIR QUE EL BEBER ES NUTRIRSE CON TODOS LO SENTIDOS. Espacio Inmaterial, en Villa Elisa. Pasee, relájese y disfrute.

Posted in ACTUALIDAD, ARTE, CULTURA, EROTICA, MUJER, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , , , , , , , , on 26 julio, 2017 by Amilcar Moretti

        EL GOCE DE UNA KUKSA TOMADA POR SU MANO MIENTRAS BEBE SU CALDO CALIENTE O TRAGO PREFERIDO, SOLO O ACOMPAÑADO, SIENTIENDO QUE EL LÍQUIDO EN ESA IRREPRODUCIBLE COPA DE JACARANDÁ LO REMONTA AL SUEÑO VIKINGO QUE UD. LLEVA GUARDADO POR ADENTRO, FANTASIA INCONFESABLEMENTE.

 

UNA KUKSA DE JACARANDÁ EN VILLA ELISA, PARA UD.  BEBERÁ DE MANERA SÓLIDA, CÁLIDA Y AFECTIVA, SINTIENDO EN SU MANO QUE NO ESTÁ SOLO (AUNQUE BEBA SOLO) SINO ENSOÑADO CON ESE ABEDUL, ACÁ JACARANDÁ, DE LOS ANTIGUOS ESCANDINAVOS DEL NORTE. ESA KUKSA ES SOLO SUYA, SU MODELO PROPIO Y PERSONAL, INTRANSFERIBLE SI UD. LO DESEA. O COMPARTIDO CON SU PAREJA, DE A DOS (O CUANTOS SEAN, TIENE SU ÍNTIMA LIBERTAD), PORQUE NO HAY COMO LA AFECTIVIDAD Y EL BEBER CON TODO EL CUERPO Y TODOS LOS CUERPOS AMADOS. BEBER EN GOCE ASCÉTICO O HEDONISTA HA DE SALVARLO, MOMENTÁNEAMENTE, DEVLA CRUEL RUTINA DEL VIDRIO.

KUKSAS, COPA O CUENCO DE MADERA DE JACARANDÁ, EN MODELO INSPIRADO EN EL UTENSILIO ESCANDINAVO EN ABEDUL. LA SENSUALIDAD DE UN CUBIERTO FEMENINO QUE EMBELLECE EL ACTO HEDÓNICO O ASCÉTICO DE COMER CON TODOS LOS SENTIDOS, NO SOLO EL PALADAR Y EL GUSTO.

 

 

KUKSA DE

JACARANDÁ

Escribe
AMILCAR MORETTI
Villa Elisa, La Plata (tranqulizador itinerario desde BUENOS AIRES CIUDAD)

#woodworking #jacaranda #kuksa #wood

 

Y lo/a podés comprar acá cerquita, en VILLA ELISA, práctico, de líneas adorablemente torneadas, suave, sólido. “La” kuksa es un copa originariamente del norte de escandinavia hecha en abedul, aquí en segura madera de jacarandá. A mí me inspira para caldos calientes, pero se puede beber un buen oporto o un ron Havana Selección de Maestros de $1.500 la botella de 700 cc, o… lo que desees. Beber, comer -lo sé aún yo, cuya lujuria creativa y selectiva no pasa por lo digestivo sino por la mirada afectiva-, tiene que ver con la puesta en escena, y, digamos, el “clima”. Con quién bebés, dónde, a qué hora, tu ánimo, los que te rodean, el adentro y el afuera espacial del lugar, y, claro, la “vajilla”, la “cristalería”. Un cuenco copa de jacarandá distingue al que bebe y lo que bebés. Ese recipiente de madera compone una estética integral (estética, no cosmética), una reflexión sobre el refinamiento de los sentidos. Una kuksa de jacarandá completa tu circuito háptico, es decir que ayuda a vivir una suerte de Sindrome de Stendhal pero sin desmayos ni fiebres florentinas (esto último, en febrículas, puede ser optativo, depende…). Una kuksa (copa) así tallada es háptica, ¿eh? ¿Está claro? Bueno, quiere decir que el beber con y en ella compone una experiencia estética, o su aprendizaje, multisensorial. Es cuando sentís el arte no solo con el oído o la mirada, sino con el cuerpo todo. Una kuksa te hace un elegido. Y ojo que no solo es para hedonistas sino también para puritanos excelsos. Refina naturales y asépticas perversiones al fin y al cabo culturales. La cultura no es un libro solamente, puede ser también una kuksa bien entonada con el líquido que te complete, momentáneamente, claro. La sensación de lo que pueda faltarte es otro asunto, pero en el momento de la kuksa proviene el vahído sensible.

AMILCAR MORETTI

http://www.moretticulturaeros.com.ar
https://amilcarmoretti.wordpress.com

SOBRE BRASIL, NACIÓN HERMANA, LA BELLEZA FEMENINA SEGÚN AMILCAR MORETTI Y LA ESCLAVITUD AFRO EN LA ECONOMÍA MÁS GRANDE Y CON MAYOR DESIGUALDAD SOCIAL DE AMÉRICA DEL SUR. (Complementa en: www.moretticulturaeros.com.ar)

Posted in ACTUALIDAD, CULTURA, FOTOGRAFIA, GENERAL, MUJER, POLITICA, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 26 julio, 2017 by Amilcar Moretti

DE LA BELLEZA DEL DESNUDO EN LA MUJER LATINA DE ASCENDENCIA AFRO EN BRASIL Y AMÉRICA LATINA. Poco y nada se habla de la esclavitud africana en Brasil (último país en abolir esa forma del horror colonialista, en 1888). Esa herencia en la cultura del país hermano -ahora de nuevo en un proceso de regresión social tras la destitución “democrática” fraudulenta de la presidenta DILMA ROUSSEFF (electa por una mayoría de 54 millones de votos)-, aún es palpable en el racismo explícito y latente así como en la inmovilidad social ascendente (al contrario de Argentina, hasta diciembre del 2015) inmovilidad que siempre caracterizó a la mayor economía del subcontinente con una clase media proporcionalmente reducida. La mayor economía en el territorio más extenso (8 millones y medio de km.2) en el país más desigual en lo social en Sudamérica.

 

 

BRASIL TIENE MÁS DE 200 MILLONES DE HABITANTES, DE LOS CUALES UNOS 76 MILLONES SON NEGROS, MULATOS, ZAMBOS, MEZTIZOS, PARDOS. DEL TOTAL DE POBLACIÓN, UNOS 98 MILLONES SON MUJERES, MÁS QUE LOS HOMBRES. LA IGNORANCIA Y BRUTEZ DEL BLANCO EXTRANJERO, AÚN DE PAÍSES VECINOS, SUPONE QUE BRASIL ES ÚNICAMENTE FESTEJOS DE CARNAVAL, CARNOSAS MULATAS Y PLAYAS PARADISÍACAS. LA ESCLAVITUD DEL REINO E IMPERIO DE PORTUGAL, RIVAL DEL ESPAÑOL, SUMÓ DESDE EL 1500 PROBABLEMENTE UNOS 3 MILLONES DE AFRICANOS CAZADOS Y SOMETIDOS DE ANGOLA Y EL CONGO, PRINCIPALMENTE. HUBO UN ALTÍSIMO PORCENTAJE MUERTOS A CORTA O JOVEN EDAD POR DESNUTRICIÓN, PESTES Y EXPLOTACIÓN SALVAJE EN PLANTACIONES Y TAMBIÉN EN MINAS. HOY MISMO BRASIL TIENE UN ALTÍSIMO PORCENTAJE DE MORTALIDAD INFANTIL, DE ALREDEDOR DEL 25 %, SUPERIOR AL DE CASI TODOS LOS PAÍSES HERMANOS DE SUDAMÉRICA. LA IGNORANCIA DEL BLANCO, NATIVO O EXTRANJERO, SUS PREJUICIOS RACISTAS LE LLEVAN A NO SABER QUE EN LOS 200 MILLONES DE HABITANTES GENÉTICAMENTE UN PROMEDIO GENERAL DEL 21% DE SU “SANGRE” ES NEGRA.

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Edición del 25 de julio del 2017. En Argentina.

 

    Quien esté interesado en esta serie de mis fotos con la modelo seleccionada, puede ver más imágenes y leer un texto complementario sobre la realidad socio-cultural de Brasil y su proceso de regresión económico-política en el siguiente link de la Página Web Central de EROTICA DE LA CULTURA Magazine:

https://www.moretticulturaeros.com.ar/martes-25-de-julio-dia-de-la-mujer-afro-latina/

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Edición del 25 de julio del 2017. En Argentina.

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Edición del 25 de julio del 2017. En Argentina.

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Edición del 25 de julio del 2017. En Argentina.

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Edición del 25 de julio del 2017. En Argentina.

 

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Edición del 25 de julio del 2017. En Argentina.

SE BUSCA A LOS SECUESTRADORES DE NACIONES

Posted in ACTUALIDAD, CULTURA, POLITICA, SOCIEDAD on 22 julio, 2017 by Amilcar Moretti

 

 

(Consignado por Sandra Sarrano en Facebook)

“INHERENT VICE” (“PROPIA FRAGILIDAD”) O LA DESTRUCCIÓN DEL ÚLTIMO PROYECTO COLECTIVO DE AMOR LIBRE Y ROMÁNTICO. Este domimgo 16 por Canal MAX HD de cable. Escribe AMILCAR MORETTI

Posted in ACTUALIDAD, ARTE, CINE, CULTURA, FICCION, GENERAL, MASCULINIDAD, MUJER, NUEVAS TECNOLOGIAS, POLITICA, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 14 julio, 2017 by Amilcar Moretti

LA DESTRUCCIÓN CULTURAL DEL ÚLTIMO INTENTO COLECTIVO DE AMOR ROMÁNTICO, EN LOS AÑOS HIPPIES CALIFORNIANOS, DURANTE LOS 60-70.


      Sobre la novela del mítico y enigmático norteamericano THOMAS PYNCHON,  “Inherent Vice” es una propuesta del realizador PAUL THOMAS ANDERSON que tiene como protagonista al mutifacético JOAQUIN PHOENIX, a quien Anderson recuperó tras un escándalo que comenzó como broma y puso en peligro su carrera en Hollywood. ESTE DOMINGO 16 A LAS 21 por la señal MAX HD (canal 693 en Cablevisión en La Plata, Argentina). Repite el viernes 21 a las 19, 30.

 

JOAQUIN PHOENIX, COMO UN DETECTIVE PRIVADO MUY PECULIAR, FUMÓN Y EN COQUETEO CON EL HIPPISMO, ENVUELTO EN EL DRAMA Y LA TRAGEDIA, NO SIN GROTESCO, DEL CAPITAL, EL NEGOCIADO URBANO DE LA CONSTRUCCIÓN Y LA DROGA. TODO LO MISMO DE MODO SINIESTRO.

 

 

 

Escribe
AMILCAR MORETTI
Argentina

 

            Atractiva, interesante, de anécdota intrincada, bastante melancólica, crítica, desilusionada, sarcástica, puede que a medio camino “Inherent Vice” produzca el rechazo propio del no entender. Mejor, el alejamiento que produce (en el espectador) el no comprender. Quedarse en lo argumental de esta película es como una trampa que expulsa a quienes no la merecen, o no la perciben. “Inherent Vice” (“Vicio propio”, en principio) es una obra que, tal vez sugiera más de lo que expone en apariencia y al mismo tiempo otra (obra) que se reconoce ambiciosa, que no sugiere -¡y vaya que lo hace!- tanto como supone de sí misma.

             No es simple explicar porqué una obra -una película, en este caso-, en su ambivalencia, suele padecer de una superficialidad compleja. O bien de una compleja superficialidad, que no es igual. Dos cosas, aquí: cómo es que una película es más profunda de lo que sostiene en apariencia, y en simultáneo acaso no indague tan profundo como quiere su autor, el realizador Paul Thomas Anderson.

Afiche de “Inherent Vice”

 

 

             En una primera lectura “Inherent Vice”, del 2014, puede aparecerse con cierto humor ácido predominante. Una segunda lectura concluye lo contrario: la desilusión, la amargura, el escepticismo, la nostalgia por lo no logrado y ya pasado, lo perdido. Y aún más, cierto guiño al espectador para quedarse en la duda, deliberadamente: ¿Sueño, he soñado, estoy en un sueño, fue un sueño, o aquello que deseaba y viví y perdí ha vuelto?

         Véase bien el último plano de la película: Joaquin Phoenix junto a su antigua novia de verano playero apoyada en su hombro conduce un auto, en apariencia. La imagen es desde dentro de la cabina del automóvil, un automóvil, quizás, porque no se ve el volante. Flota, no hay nada o hay humo detrás de los vidrios de las ventanas. Puede ser un “guiño” al espectador informado: el antiguo “fondo proyectado”, de esos que se filmaban dentro de un estudio y simulaban que alguien viajaba en auto, pero el coche estaba detenido en el set y los asistentes lo movían mientras algunas imágenes, o no la noche, se proyectaban detrás de las ventanas.

               Y de pronto, un haz de luz pequeño -como un “seguidor” teatral, no circular- enfoca los ojos y poco más de Joaquín Phoenix y él mira a cámara, es decir al espectador, es decir a uno, a cada uno de nosotros. ¿Sueña el protagonista? ¿Imagina? ¿Se ilusiona bajo los efectos de las drogas que siempre consume?

 

 

 

 

            Phoenix sonríe, en su sueño o en lo real (lo “real” del cine, la ficción, también). Y ahí funde a negro la imagen. Termina todo. Fin. Se cierra la historia. Se perdió todo, nuestra vida, la vida del protagonista, un hombre de los años 60 y 70 del siglo XX, un hipón de California, de Los Ángeles, en la cuna y desarrollo del movimiento hippie que el tiempo se llevó y el sistema destruyó de modo planificado, deliberadamente, a través de sus organismos de inteligencia y espionaje. Muy común hoy, incluso en Argentina, por ejemplo para “fabricar” casos con entero apoyo mediático y víctimas reales. (El 40 % del 51 %. ???).

             Y “Inherent Vice” aclara esto, lo dice de modo explícito: el sistema capitalista norteamericano destruyó la alternativa hippie, la hizo suya, la absorbió, la cooptó y la destruyó, como destruyó con represión y cooptación, con drogas aniquiladoras al movimiento negro de derechos civiles, no solo al armado y militarizado, sino también al pacifista de Luther King, y lo convirtió en pura mitología.

                  ¿Quién recuerda a Los Panteras Negras? Creo que hoy hasta se siente vergüenza de haber apelado la violencia. O sea, haber hecho lo mismo que el sistema. Lo cual está dirigido a significar no que la violencia es vergonzosa o nefasta, sino que hay una “violencia buena”, una sola, la del sistema, del Poder, la del Orden. Mejor: el Orden del Poder. (Si se pone atención se puede percibir hoy, también, en Argentina, en indicios y demostraciones; se pudo cruelmente de manifiesto durante la última dictadura-cívico-clerical).

Paul Thomas Anderson, el realizador (izq.) y Joaquin Phoenix.

         “Inherent Vice” se basa en una novela del norteamericano Thomas Pynchon, hoy de más de 80 años, siempre en el más completo anonimato, “escondido” de la prensa y la cultura mediática, considerado uno de los escritores más destacados de los últimos 40 o 50 años en Estados Unidos.

            “Inherent Vice” (“Vicio propio, en el literal), es un defecto o debilidad inherente, una natural carencia de un producto o mercancía. Lo aclara el filme de Paul Thomas Anderson: en el ámbito de las compañías de seguros, es esa mercadería cuya conservación no puede garantizarse por las propias debilidades o naturaleza de la misma. Solo que en el filme se refiere a una bella muchacha, la bella y fugaz amada del protagonista, en los finales de los años 60, en las playas californianas.

 

 

PAUL THOMAS ANDERSON 8DER.) Y EL ACTOR MARTON SHORT COMO UN PAYASESCO Y SINIESTRO DIRECTOR DE CLÍNICA PSIQUIÁTRICA PRIVADA.

          Ella, la frágil y sensual actriz Katherine Waterston, no muy conocida en lo masivo, la mítica y dolorosa Shasta en la ficción. Él, como dije, es Joaquin Phoenix, o sea Larry Sportello, un fumón que coquetea con el hippismo y termina como detective privado complicado, implicado en la sombría trama de la infiltración, los negocios sucios (¿no todos lo son?), la política del dinero. O el dinero del capital-sistema. Así se destruye al amor, incompatible con el capital, con lo real, con -al menos- este mundo. El amor, en otras culturas pre-capitalistas, no era por necesidad incompatible con la riqueza. El amor es incompatible con el capital, que es otro asunto. El amor romántico (inventado en los siglos XI-XII, en la Provenza francesa) más aún.  

KATHERINE WATERSTON Y JOAQUIN PHOENIX

               Esto es, en grandes líneas “Inherent Vice”. Una película de anécdota complicada que parece tener cierto humor y al final (y en una segunda visión analítica) muestra que no es tan intrincada, que la anécdota no importa demasiado, y que la sustancia y sentido son amargos, desilusionados.

           “Inherent Vice” es un filme negro. Un policial negro, a su manera, aunque no un thriller cabal, más allá de algunas escenas de crimen. Como película policial noir se entiende o no, se acepta o no, además de que mueve en los márgenes del género y se acerca también a la película de amor, en paradoja.  O al drama, con ciertos toques livianos, casi de comedia, aunque más que nada de grotesco. Porque grotesco es el mundo que retrata, no el de los hippies del pasado sino el de los empresarios corruptos que terminan por manejar las vidas de los rebeldes y alternativos y hacer sus propios negocios que incluyen la destrucción de los idealistas, los ilusos, los, al final, ingenuos.

 

 

                Dije que se podía abandonar a mitad de camino la visión de la película, algún público no entrenado, no paciente (el arte requiere paciencia, tiempo, años, prácticas y lecturas y miradas de décadas). Pero no vale la pena abandonar esta película: tiene sus sentidos y significados que, de algún modo, toman la decepción de modo liviano aunque explícitamente doloroso. A veces uno se ríe de sus propios dolores y padeceres; es una forma de tomarse en broma para que el sufrimiento no aniquile lo que queda. Esa parece ser la mirada de Paul Thomas Anderson sobre la novela de Pynchon y acerca de toda una generación y movimientos que nacieron como alternativa al capitalismo de consumo, en esos años sesenta-setenta. No lo sabíamos entonces. Lo percibimos tarde. Ellos ganaron: el dolor, las desapariciones, fueron nuestros.

 

 

 

           Hablo de la película. Paul Thomas Anderson, el realizador, es “loco”, algo loco. De una locura medida para el estándar de Hollywood industrial. Suele estar a medio camino entre el Oscar, que obtiene, y el llamado cine independiente, “a la norteamericana”, hoy. Anderson -después recuerdo un poco más sobre él- es calculadamente loco. Lo suficiente para hacer un cine interesante que desborda la media rutinaria. Conforma y no revoluciona. Distinto, aunque no demasiado, medido y salidas y reingresos en la línea de ruta marcada.

                Junto a Anderson está, primero, Joaquin Phoenix, otro loco calculado, deliberado. Algunos recuerdan la broma del 2008, plasmada en un falso documental junto al actor y director Casey Affleck (hermano del también cineasta e intérprete Ben Affleck).  Phoenix anunciaba su retirada temprana del cine para dedicarse al rap. Fue creído, aún cuando los ejecutivos del negocio del cine estaban al tanto de la estratagema, un chiste. Pero le costó la carrera, o casi, hasta que lo rescata, precisamente, Paul Thomas Anderson.

                  Phoenix, con su labio (casi) leporino, juega de raro y lo reconoce, de algún modo. Lo dice Anderson: “Y lo más divertido es que cuando le conoces no tiene nada de raro. El tipo más encantador, con un gran corazón y un pozo sin fin de creatividad además de una mente muy rápida. Nunca oirás otra cosa de cualquiera que haya trabajado con él. Y sin embargo es graciosa la fama de raro que se ha buscado él solo para protegerse” (https://cultura.elpais.com/cultura/2015/03/13/actualidad/1426260385_337464.html).

JOAQUIN PHOENIX EN UNA ESCENA PUBLICITARIA DE “INHERENT VICE”

                  Alrededor hay intervenciones y actuaciones de gente de muchas virtudes y de gran prestigio: Benicio del Toro, como un abogado que oscila entre el descuido personal y la astucia jurídica para defender a los marginados (no marginales). Owen Wilson, el de “Los excéntricos Tenenbaum” (The Royal Tenenbaum, del 2001), de Wes Anderson, el otro Anderson del cine norteamericano, más loco y, seguro, más confiable que Paul Thomas (y menos premiado, tiene lo suyo en Hollywood).

                  Owen Wilson es el demente de alguna película pava y cómica, pero sobre todo el “socio” de otro comediante muy grande, actor y director, Ben Stiller (“Zoolander”) y del inimitable Will Ferrell, que casi nadie ubica y se lo pierden, lamentablemente, porque es un innovador excepcional un poco en la línea de Buster Keaton, serio, severo y absurdamente cómico a la vez. Igual, o menos, que el casi insuperable Bill Murray, difícil, complejo. Es complejísima la supuesta simplicidad. Ser simple es un proceso muy complejo, como modo de expresión profundo.

                   Hay más, la rubicieta -ya crecida- Reese Whiterpoon, que sabe cómo combinar su carrera entre lo serio y minoritario y lo liviano y comercial. Josh Brolin es un buen nombre, un intérprete seguro, en “Inherent Vice” un patético y brutal, recordable detective entre la frustración, el fracaso y las corruptelas, deseando ser estrella de cine (y llega a extra de televisión), un pobre tipo manejado por la esposa y violento con los detenidos.

                     También Eric Roberts, un buen intérprete que -casi, podría decirse- se representa a sí mismo en la decadencia de las drogas y las internaciones cíclicas. Martin Donovan, rostro conocido y nombre ignorado, como un padre rico y psicópata en busca de una hija mayor de edad que decide gozar del sexo y las drogas. Martin Short, otra cara reconocible con identidad poco masiva, como el médico propietario de un negocio de lujosa y kitsch clínica psiquiátrica de recuperación de drogadictos, un psicópata siempre sonriente y siniestro que aprovecha sexualmente  a la gozosa hija de Donovan, a la que le gusta lo que hace y le hacen (no tanto, lo común informado) aunque más no sea por salirse de la casa de su padre rico, un siniestro “normalizado”.

                      Lo que hace de “Inherent Vice” un filme “complicado” en su anécdota, tal vez estructura sostén pero no trascendente ni sustancial. Lo sustantivo y sustancial es la revelación de la corrupción como inherente al funcionamiento del capitalismo actual, desde hace más de medio siglo. No hay capitalismo sin corrupción, quizás una nueva forma de la plusvalía junto a la alienación de la televisión y la publicidad, el marketing y los medios masivos de difusión que formatean cabezas y subjetividades, destruyéndolas.

                En los primeros minutos, si se presta atención a la voz en off que acompaña el relato, se entiende que el asunto es serio, grave bajo su apariencia de ligereza. “Inherent Vice” denuncia lo de todos los días allá, y aquí, hoy en Argentina y en casi todas las grandes ciudades. Los Angeles  acabó con el hippismo de hace media centuria mediante operaciones inmobiliarias que fueron corriendo a la población disidente hacia los márgenes.

                  Lo mismo en la Nueva York del alcalde Rudolph Giuliani, que desapareció al mundo de “Taxi Driver” (el de Scorsese) mediante la represión policial sobre la base de la exclusión de grandes conglomerados poblacionales hacia la periferia, instalando en su lugar nuevas edificaciones para las corporaciones y una nueva clase media pulcra aunque dada a las drogas como legalidad aceptada.

              La  famosa, celebrada, apoyada y trágica “mano dura” o “limpieza” del intendente Giuliani consistió en una combinación de bastonazos y encarcelamiento sustentados en el negociado de la construcción ligada a permisos y habilitaciones más de política mafiosa o mafia capital-política que en un proceso de urbanismo y salud mental de la población.

                     Con las drogas se inició y masificó la destrucción de una manera de ser alternativa y protestataria. Con el negocio inmobiliario y el fraude del lujo y el hiperconsumo irracional y del derroche se consumó de modo definitivo la “solución final”  del amor anti-consumo, del amor no mercancía. (De allí a las mujeres quemadas con alcohol y un fósforo solo un paso. Lo grave (e inteligente del operativo de control social) es que la previa y preparación cuenta con el apoyo, consentimiento de las víctimas).

                    Vuelvo al autor de “Inherent Vice”, cuando lo recordamos primero por “Boogie nights” (1997, “Juegos de placer” aquí), la única película de ficción que retrata a la perfección la historia del cine pornográfico en los años 70, antes del surgimiento del videocasete que cambia a la industria, una industria del sexo-mercancía muy poderosa en el oeste de Estados Unidos, centro mundial de producción de este género, hace unos años trasladado a Hungría y Rumania por la baja de costos de producción al caer el comunismo, y ahora casi muerto por la competencia imparable del “porno casero” inaugurado por el digital).

                   También “Magnolia” (1999), que con Tom Cruise y un revelado John Reilly lo acerca al Oscar. “Embriagado de amor” (2002) no fue comprendida: un Adam Sandler destacable y extraño, buen actor que -aprecio- no logra encontrar un gran camino.  Su denuncia de la institución familiar, el matriarcado y el cercamiento del varón masculino no cayó bien, acaso por un momento feminista.

                  “Petróleo sangriento” con Daniel Day Lewis le trae laureles y de algún retoma un cine antiguo, o tradicional, donde la denuncia social a lo Sinclair Lewis 1920, novelista y premio Nobel olvidado, aparece como una buena intención en un universo del capital que lo ignora y aprovecha, como se utiliza a una anciana humanitaria que ha perdido el ritmo de la historia, lo cual no quita el valor del drama tradicional explicado.

                Hay otras películas, no vistas o poco difundidas en Argentina, hasta esta “Inherent Vice” que corre la suerte de la televisión de cable digital alta definición, minoritaria. “Material no asegurable”, sin previsibilidad es la cultura hippie, tratada como museo. Lo dice Shasta, la muchacha que vuelve al final, quizás en sueños, cuando explica que para el negocio de las empresas aseguradoras una persona, un humano, ella, Shasta en un barco en el que pasa de cama en cama sin noción de cantidades de penes, es un humano como el “chocolate, que no puede asegurarse que no se derrita, o el hielo, que puede convertirse en agua, y otras mercaderías que pueden desaparecer”.

THOMAS PAUL ANDERSON Y RIVER PHOENIX EN EL FESTIVAL DE CINE DE NUEVA YORK EN 2916

 

                   Porque “Inherent Vice” es de naturaleza en transitoriedad, y quizás deba entender como la metáfora, la metonimia de la ilusión alimentada por una cultura de la fantasía. Ni la rebeldía ha de prosperar, aniquilada cuando tiene perspectivas de convertirse en modo general de vida anticapitalista, ni el amor es posible si en el medio de la común incomunicación, la neurosis y la psicopatía todo es hegemonizado por el dinero y su instrumento desde los años 80-90: las drogas, más aún las más horrorosas de diseño en laboratorio.

                 Es por eso que al final en “Inherent Vice” todo sea una historia de amor que se despilfarra, resulta fugaz y se hunde en el sueño o en la ambivalencia indiscernible y contaminante de la corrupción como modo de acumulación de capital, el encierro psiquiátrico cono negocio o solución para sostener al sistema, la sexualidad como mercancía y la prostitución proxeneta y psicopática, la represión policial violenta, el sin camino.

                   En el plano final Phoenix mira cámara con una sonrisa quizás irónica, quizás con triste felicidad, acaso porque logró volver al pasado, quizás porque está en otro de sus sueños narcóticos, lo único que lo aleja de un mundo incansablemente horrendo, insoportable y feliz. No puede dejar de recordar a Robert de Niro en el final, en el fumadero de opio, en “Érase una vez en América”, del inolvidable Sergio Leone, italiano querido.

            Y así y todo, pese a ello, “Inherent Vice”, película coja e incompleta, imperfecta y atractiva, se vende bien a sí misma con protagonista que es al final querible (Phoenix) o con aquellos definitivamente detestables. Una simpatía extraña, muy peculiar, basada en la paradoja y cierta agridulce melancolía.

 

                    Es como la vuelta a la caverna de Platón y su alegoría de la realidad, el humano y el conocimiento, lo real y lo increíble. El cine, tal vez, solo el cine, la pantalla, las imágenes. Anderson lo confesó: “Me di cuenta de que debajo de toda su obra (la del novelista Thomas Pynchon) hay una historia sencilla, pero tienes que escarbar bien profundo para encontrarla”… “Una historia que no necesariamente se entiende sino que se siente. Como le gusta decir no importa tanto cuán plausible es la trama sino el placer que produzca su visionado. Citando a otro maestro que piensa como él, Stanley Kubrick, Anderson recuerda que “es más importante el sentimiento generado por un filme que lo que comprenda tu mente”. (https://cultura.elpais.com/cultura/2015/03/13/actualidad/1426260385_337464.html )

 

 

 

 

The Meaning of Inherent Vice | Film Dissection [#17]

Jack’s Movie Reviews

Publicado el 7 may. 2016

Thanks for watching!

http://www.jacksmoviereviews.com/

http://twitter.com/JackMoviereview

Inherent Vice. Anderson. Warner Bros. Pictures, 2014.

 Categoría: Cine y animación

  Licencia de YouTube estándar

 

EROTICA DE LA CULTURA WEB ES PÁGINA SEGURA: pedido de asistencia a GOOGLE por AMILCAR MORETTI

Posted in ACTUALIDAD, CULTURA, GENERAL, NUEVAS TECNOLOGIAS, SOCIEDAD with tags , , , , , , on 12 julio, 2017 by Amilcar Moretti

MI SEGURIDAD ES LA SEGURIDAD DE GOOGLE

 

ERÓTICA DE LA CULTURA (www.moretticulturaeros.com.ar) ES UN SITIO SEGURO. PUEDE EVENTUALMENTE ADOLECER DE ALGUNA CARENCIA TÉCNICO-ADMINISTRATIVA EN SU CONFIGURACIÓN. DE SER ASÍ, SOLICITO A GOOGLE ASESORAMIENTO Y ASISTENCIA PARA LA ENMIENDA PÚBLICA QUE RESULTE NECESARIA PARA LA IMAGEN DE SEGURIDAD EN LA PERCEPCIÓN DEL USUARIO COMÚN.

 

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

 

 

            AMILCAR MORETTI. AUTORRETRATO, 2017.web DSC_2447ERÓTICA DE LA CULTURA Página Web es un sitio seguro. A ver: http://www.moretticulturaeros.com.ar ha sido concebida desde el principio intencionalmente como una página segura. Por eso SOLICITO COMO GARANTÍA IMPECABLE LA CONFIRMACIÓN, ASISTENCIA Y AYUDA de GOOGLE, como principal subsidiaria de la multinacional estadounidense Alphabet Inc., a la que pertenece con su sede central declarada en Mountain View, California, Estados Unidos.

            En ERÓTICA DE LA CULTURA (www.moretticulturaeros.com.ar), desde su origen a principios del 2010, primero como Blog y luego como Página Web, he elegido siempre a GOOGLE como motor de búsqueda o buscador.

 

             El blog originario, que aún mantengo: https://amilcarmoretti.wordpress.com se googlea con la categoría “Es seguro”. En cambio, mi Página Web, la mía, hecha y sostenida intelectual y materialmente por mí, solo yo, AMILCAR MORETTI, aparece con una “amenazante” e imprecisa “advertencia”: “No es segura”.

            Cuando Google, con razón y fundamentos, califica a un sitio de esa forma: “No es seguro”, puede implicarse la sugerencia de que sus administradores -en este caso, yo, AMILCAR MORETTI– pueden, potencialmente, generar y distribuir spams, amenazas virtuales, mensajes e interferencias indeseadas para los usuarios de la web.

 

                   Pero ERÓTICA DE LA CULTURA (http://www.moretticulturaeros.com.ar) es una página segura, intencionalmente segura. No viralizo spams, bacterias digitales, troyanos, espías, interferencias, publicidades o cualquier otro mecanismo o molestia maliciosa o indebida.

 

 

     AMILCAR MORETTI, ERÓTICA DE LA CULTURA Magazine de Cultura, Fotografía y Política, difunde desde hace siete años material para un público de libros, lectura y cultura ilustrada en fotografía, cine, arte, música, danza, espectáculos, literatura y otras actividades de la llamada “alta cultura”.

               Mi especialidad, desde hace décadas -además de contar con siete mil (7.000) notas firmadas en prensa escrita, en especial en el diario EL DIA de la ciudad de La Plata-, es la senda de la fotografía de autor en desnudez femenina, ya con unas 60, 70, 90 modelos que posaron y trabajaron para mí, un número de muchachas que ya no recuerdo con exactitud.

 

 

     Entiendo muy bien que además de los recaudos y responsabilidades que adopta el autor, es decir, yo, cabe a GOOGLE el cuidado de sus usuarios honestos, responsables y públicamente identificados en sus actividades legales. GOOGLE VELA POR ESO CON PRECISIÓN. Lo entiendo. Mi sitio web, ERÓTICA DE LA CULTURA Página Web es de una honestidad intelectual y práctica cabal permanente y exhibida.

               Si pudiera haber carencias en la administración de la Configuración técnica del sitio, fueron involuntarias y rectificadas, corregidas, enmendadas cada vez que pudo haber sucedido, una vez yo advertido. NO HAY EN MI ACTIVIDAD EN EROTICA DE LA CULTURA (www.moretticulturaeros.com.ar) ÁNIMO DE LUCRO NI PROPÓSITO DE DAÑAR A ALGUIEN. Nunca lo hecho. No es mi cometido. Mi cometido es la cultura ilustrada y la expresión personal.

            Mi actividad y trayectoria es conocida, reconocida y pública en el ámbito de la cultura ilustrada, el arte, la fotografía, también la fotografía de desnudez femenina. Que me haya especializado siempre en un género fotográfico es público, anunciado, publicitado, legal, planificado, y también promocionado y para conocimiento e información y recaudo públicos.

                   No hay en ERÓTICA DE LA CULTURA Magazine nada oculto, ni interés económico ni ánimo de dañar a Google, ni a la red, ni a Internet, ni al cibernauta corriente.

 

 

                          Soy lo que digo y hago en ERÓTICA DE LA CULTURA. No hay otro propósito que el explícito publicado, sin ocultamientos ni clandestinidad. Además, estimo que todo en ERÓTICA DE LA CULTURA es absolutamente inofensivo y sin trascendencia para el orden y seguridad de la Red y de Google motor de búsqueda, al que reconozco en sus cuidadosos  procedimientos precautorios. Por eso he elegido GOOGLE siempre, desde hace años, cuando ingresé al mundo digital sin ser nativo del mismo.

             Mi solicitud de asistencia GOOGLE de la multinacional Alphabet Inc. con sede declarada en Mountain View, California, a los efectos de obtener su ayuda, asesoramiento y modificación-rectificación de la  circunstancial calificación de Erótica de la Cultura como “no segura” no es más que la confirmación de mi estima al prestigio, seriedad y seguridad, cualidades primordiales de la empresa toda y su servicio de motor de búsqueda. Las mencionadas son todas cualidades primordiales originarias de GOOGLE en particular para los usuarios comunes, a los que pertenezco, y junto a los cuales me siento en privacidad y en seguridad.

 

              Mi pedido de asistencia para la modificación de una categorización precautoria inapropiada -aún cuando pudiera haber habido de mi parte -como ya dije- alguna carencia en el cumplimiento técnico-administrativo de la Configuración interna que llevó a GOOGLE a sugerir mecanismos para la calificación de ERÓTICA DE LA CULTURA dentro del potencial y eventualmente de sitio “no seguro”- reconfirma la imagen de seriedad y la imprescindible seguridad que deseo.

ERÓTICA EN BLANCO Y NEGRO: otoño en Buenos Aires, en San Telmo, que ya es invierno del 2017. Imágenes y texto por AMÍLCAR MORETTI

Posted in ARTE, CULTURA, EROTICA, FOTOGRAFIA, LITERATURA, MASCULINIDAD, MUJER, SEXUALIDAD, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 25 junio, 2017 by Amilcar Moretti

ERÓTICA EN BLANCO Y NEGRO: otoño en Buenos Aires, en el barrio de San Telmo, cuando ya es invierno.

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

 

 

(Más imágenes sobre el tema, es decir, sobre la modelo que aquí consigno así como de otra modelo de la ciudad de La Plata, pueden verse, primero, en:

http://moretticulturaeros.com.ar/erotica-en-negro-otono-en-buenos-aires-imagenes-y-texto-por-amilcar-moretti/

y también en:
http://moretticulturaeros.com.ar/erotica-en-blanco-otono-en-la-plata-imagenes-y-texto-por-amilcar-moretti/

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

 

 

 

 

       Un amigo y compañero de años me inquirió sobre la diferencia que suelo hacer entre LA ERÓTICA y el erotismo. Intenté una primera aproximación cuya versión original puede leerse como en la sección Comentarios de la madrugada de este sábado 24 de mi página web ERÓTICA DE LA CULTURA. Figura al final del post titulado “LA DIFERENCIA ES MÁS QUE SUFICIENTE, AUNQUE ME DISTINGA Y A LA VEZ ME SANCIONE. MIS IMÁGENES DE DESNUDEZ DE MUJER”, después pasar todas las imágenes y texto especial que allí publiqué:

 

http://moretticulturaeros.com.ar/la-diferencia-es-mas-que-suficiente-aunque-me-distinga-y-a-la-vez-me-sancione-mis-imagenes-de-desnudez-de-mujer-imagenes-y-texto-por-amilcar-moretti/

Pregunta atinada. Compleja de responder, de explicar. Desconozco si la Erótica (con mayúscula) y lo erótico se excluyen. En algunos casos, he visto, no. En otros, muchos, son hasta antinómicos. ¿La Erótica? Algo me salva de cualquier explicación que intento, que sienta: casi nadie lee algo, casi nadie lee nada (ignoro cuál de las dos formas es la correcta). Más de tres líneas, o línea y media, es mucho, demasiado. Incluso me ha pasado, lo conté, que me han reprochado tener que escuchar (escucharme) más de un minuto y medio. Interlocutores que se pierden, no pueden concentrarse, se les disuelve el interés, dejan de comprender, dejan de escuchar. Algo que debí prever como “natural”: si no pueden leer más de tres líneas, o tres minutos (ya demasiado) es casi seguro que tampoco puedan escuchar. Han perdido la capacidad, el hábito, la cualidad, ¿la virtud? de leer y de escuchar.

               Se trata de una gran y temible, horrorosa creación de la derecha, por llamarla de algún modo, ya que también -ahora- dudo de cómo calificar o describir a estas “elites” que fijan las normas y hábitos que siguen todos, o casi todos, toditos. Por ahí nos llevan la delantera, y están bastante más adelante que nosotros que somos…somos… menos estoy seguro aún de qué somos, a esta altura. Inseguridad propia aún por la simple y racional regla de que si no hay derecha no hay izquierda, y viceversa. Hay, sí, gente que manda, retardataria, reaccionaria, que tiene el poder y fija las reglas, incomprensibles, no explicables, impiadosas, no argumentadas racionalmente pero todos, toditos, casi todos, si querés, las cumplen. O las cumplimos. ¿Todos de derecha?

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

                ¿Y la Erótica? Ah, la Erótica. Bueno, en principio es un “intento” de disciplina. No quiero decir una “ciencia”. Prefiero decir una disciplina, un modo de conocimiento, de encuadramiento de las cosas y del hombre, del humano, solo del humano. La condición humana no es posible sin Erótica. Y aquí se confunden los límites con el erotismo.

               Sin Eros no hay condición humana. Eros, Psique y cuerpo son casi lo mismo, o juegan tan mezclados que no los podemos nunca poner en orden. Esto no lo inventé ni lo digo yo: los decían los griegos, los de las Grecia Clásica en el siglo V antes de Cristo. Y de ahí venimos, nosotros. Pero los chinos, los árabes, sobre todo los árabes, los africanos, los eslavos, tienen sus eróticas (aquí ya no sé si va con mayúscula inicial o no).

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

            La Erótica vendría ser una especie de racionalidad imposible de Eros, de lo Erótico con mayúscula. Del Amor. Eso, el Amor. Eros, el Dios Eros es el Amor. O sin él no hay amor. Asunto por lo demás imposible, el Amor, digo. El Odio sí es posible y “natural”. La pulsión de muerte, de matar al otro, de imponerse sobre el otro es algo natural del humano, propio del humano. El Odio es más fuerte.

            Y no es que sea escéptico ni nihilista. Simplemente el Odio es más fuerte, más fuerte que el Amor. El amor hay que crearlo, inventarlo, generarlo, y sobre todo mantenerlo, regarlo todos los días. Existen formas “sustitutas”, los afectos y la afectividad (que también incluyen al odio, el rencor, la envidia, el miedo, el deseo de matar, el resentimiento).

             La vulgata, la interpretación vulgar es la que dice o supone que la afectividad incluye solo las formas “amorosas”. No. La vida afectiva del humano incluye el rencor, el odio, el deseo de muerte y destrucción. Tanto que debe contenerlo permanentemente. Para eso se usa el Amor, el llamado amor. Que es más difícil. Es más difícil y trabajoso amar que odiar. Ambos son afectos, conforman la vida afectiva y emocional, de los sentimientos, del humano. La afectividad. Pero se impone casi siempre el Odio, porque el Odio es más fuerte, más natural, más “fácil”.

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

              Y sí, la Erótica. ¿La Erótica? ¿Que carajo es? Es el Deseo, en principio, el deseo en sentido muy amplio, no solo genital. Se vincula, sí, claro, con la sexualidad, no con la genitalidad, al menos de modo necesario y exclusivamente. Ahí otra diferencia. Una cosa es la sexualidad y otra la genitalidad. La genitalidad es solo una de las formas de la sexualidad, quizás la más focalizada, la más geográficamente limitada en el cuerpo, en ciertas partes del cuerpo, aunque debiera abarcar todo el cuerpo.

                 Si observás con mínimo de detalle verás que las mujeres son sexualmente más amplias que el hombre por la sencilla razón de que no se centralizan ni limitan a los genitales. O al menos tienen esa probabilidad, desarrollada o no. Yo he conocido jóvenes muy bellas que me confesaron, al posar desnudas, que era la primera vez que se veían desnudas en un espejo. No conocían su cuerpo, menos aún su sensibilidad. Una especie de “frigidez” generalizada, abarcativa de todo el cuerpo, a punto de estallar a cada momento, por supuesto. A algunas sospecho no les “estalla” nunca.

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

               Los tipos, en tanto, se circunscriben a los genitales, y allí quedan empobrecidos y limitados. Tal vez sea el valor de la pija. La sobrevaloración -¿injusta?- de la pija que se chupa -vale la relación- a todo el resto del cuerpo del varón y lo insensibiliza. Y lo desafectiviza. Debo confesar que yo, después de muchas décadas comencé a darme cuenta que había algo, un sentido, que se llama ternura. y que es muy erotizante. Pero no es frecuente ni siquiera, creo, mayoritario.

              ¿La Erótica? El Deseo, la Pasión, ambos inconclusos, siempre. Debe ser así. Yo siempre digo que Argentina es una Pasión inconclusa. Nunca alcanza a desarrollarse, siempre se frustra. Y hay que comenzar de nuevo. Por ejemplo ahora, que vamos para atrás. La Erótica es la Amatoria, la reflexión y el sentido (de los cinco sentidos, digo) del amor, del cuerpo, de psique. Más las emociones y los sentimientos. (¡Hacés cada pregunta vos? ¿Por qué no me explicás el 30-35% que aún apoya a los votados por el 51% a fines del 2015, eh?). Si no hay Erótica estás muerto. Algo así.

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

              Bueno, esto es un problema filosófico. de la filosofía, digo. Y resulta que yo no soy filósofo. Platón tiene uno de sus “libros”, diálogos, uno de los diálogos de Platón está dedicado a este tema, que él, el iniciador de la filosofía en el llamado occidente, consideraba central: el Amor, eros, la Erótica, en fin. Se llama “El banquete”. Claro, aún se lo discute, se lo debate, desde hace 2.500 años. También podría hablarse de una Erótica de Cristo, basada en el dolor, y seguramente de otra Erótica de Buda o Confucio, digo, no sé. Otra hinduísta.

             El erotismo parece más fácil (y sé muy bien que aún no definí a la Erótica ni respondí tu pregunta). El erotismo está marcado por hábitos sociales, clases sociales, castas, memorias, modas, industrias, consumos, vestidos, calzados, perfumes, tersuras, finezas. Un ejemplo, Ravel y su Bolero. ¿Viste algo más erótico que eso? Mejor, ¿escuchaste? Porque el erotismo también puede ser a través de la música, el sonido, el oído, no solo la mirada, como vulgarmente se cree, o el tacto. El Erotismo escuchado. Ravel. Además, Ravel es táctil. Eróticamente táctil. Se puede tocar el erotismo de su música, más aún si se lo baila. Se lo puede sentir en la piel. O Debussy, más refinado aún. Y el erotismo necesita de tiempo, ocio, refinamiento.

             Y al fin y al cabo no expliqué nada. Lo intento. Es largo, complejo. Y la macana es que no soy filósofo.

Bueno, seguiré en otro capítulo.

El libro de la Erótica se escribe todos los días.

Un abrazo.

 

Amilcar

Chopin – Jazz – Valse No.7 Op.64-2 – Makoto Ozone Ver. – 小曽根真

Yoshi

Publicado el 14 jun. 2012

12月24日(土)ライブ開催決定!

http://yoshi-piano.com/live2016/

Categoría: Música

Licencia de YouTube estándar

A %d blogueros les gusta esto: