La Rosita. (tres fotos de nuestras rosas)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos por AMÍLCAR MORETTI. Madrugada del martes 26 de junio 2012. Argentina. Rosas de nuestro parque, 2012.

 

 

A los franceses siempre le gustó la bossa y samba. (“Vocé abusou”, de Antonio C. Jobim y Jocafi)

10 comentarios to “La Rosita. (tres fotos de nuestras rosas)”

  1. Carlos Diaz Says:

    Che, no dijeron más ni mú. Disculpen la intromisión.

    Me gusta

  2. Carlos Diaz Says:

    ¡Que lindo diálogo!…Bárbara, sos inteligente.

    Me gusta

  3. Mira, me gusta mucho tu reflexión. Es cierto que hay muchos tipos de inteligencia y que la mujer es más intuitiva que reflexiva, se mueve más por el instinto, por su función reproductora, aquello de la “conservación” de la especie. Es cierto que la “desventaja” la llevan los varones masculinos frente a la mujer femenina.¡Gracias por pensar así!, eso me reconcilia con el mundo. Sobre lo que dices del nombre, Ulises te quedaría muy bien; Amilcar, tampoco está mal, muy guerrero y muy cartaginés. Te sigo, y por que te sigo, te estoy conociendo y me alegro de hacerlo. Un abrazo, aunque sea virtual

    Me gusta

    • ¿Y por qué no tenías reconciliación con el mundo? A mí me ha pasado, pero más que nada con algún villorio, pueblito, con gente mezquina y temerosa, que por lo demás la hay en todos lados.

      En verdad, me gusta pensarme más como Prometeo, el que le arrebató el fuego a los dioses, y lo castigaron maniatado a una roca para que los buitres le comieran las entrañas. Prometeo sufría dolores indecibles, y horrores. Pero al día siguiente regeneraba sus entrañas.

      O bien pensarme como Sísifo, otro épico-trágico. Sube una y otra vez la roca a la cima de la montaña. Cuando llega a la cúspide, se le cae. Es su castigo de los dioses. Pero se recompone y vuelve a subirla. Y así, siempre. ¿No es eso un Hombre! Bah, al menos hasta hoy.

      Me alegro de tus viajes. En rigor, como que los envidio. Aunque casi he renunciado del todo a “salir”. Creo que puedo ser muy tedioso, todo el día pensando en voz alta en busca de quien me escuche y responda. Y tengo a esa persona. Pero debo ser aburrido. (Casi) nadie quiere escuchar al otro.Con suerte moriremos acompañados, pero solos, cada uno solo. Hay que subir la piedra una y otra vez antes de eso, regenerar entrañas.

      Argentina, sí, sobre todo Buenos Aires, es un pueblo de gente brillante, que ha tenido desde los años 70 bastante incidencia en España posfranquista, hasta que resucitaron los (neo) franquistas, que estaban vivos.
      Amilcar, con afecto.

      Me gusta

  4. Maravilloso Coleman Hawkins y maravillosas las rosas. Saludos.

    Me gusta

    • Sí, maravillosas las flores y Coleman Hawkins, que fuerza sólida, repleta y sensual la del viejo en esa caña para sacarle un sonido bien sensorial.

      ¿Y vos Bárbara? Siempre con ese nombre explosivo? ¿Me pregunto si sus ecos de estallido serán una carga para vos? Algo así como que alguien se llamase Marlon Brando, digo.

      Un beso, y muchas gracias.
      (aquí en Argentina repartimos “besos” digitales así, confusos. No sé sí hay correspondencia en la vida real de los cuerpos. Tengo mis dudas.) Besos, igual.

      Me gusta

      • El jaz es esencialmente sensual. Mi nombre te aseguro que es un accidente (mi padre era del cuerpo de artillería y la patrona Sta. Bárbara), de modo que me tocó y no es ninguna carga, de verdad; una se acostumbra a que le digan eso de: ¡qué Bárbara! En fin… Estoy en desventaja contigo, yo soy muy intuitiva, pero me temo que “vos” sos más inteligente que yo. Por otra parte la confusión esta bien. Un abrazo virtual (que también están muy bien).

        Me gusta

      • Entiendo. Creo entender. El riesgo de “acostumbrarse (a que le digan eso a uno…)”, tal vez resida en que uno concluye por no creérselo. Pero sí, más allá de la resonancia Erótica (que puede ser el contrapeso de la Santa Bárbara, donde se guardan los explosivos de La Muerte), uno no tiene porqué hacerse cargo (cargar) de lo que dice nuestro nombre, que no elegimos. ¡Me hubiera visto en problemas si me hubieran llamado Hércules, u Odiseo-Ulises, aunque éste último me resulta más simpático!

        Y en cuanto a eso de la “desventaja” conmigo, no la hay. La intuición no es un rejuntado sorpresivo de sensaciones que iluminan en un momento nunca previsto. La intuición es un modo de pensamiento: no es un razonamiento lógico-reflexivo sino una elaboración que, según la inteligencia de cada uno, hace síntesis en un lugar profundo de la conciencia y aflora, de pronto, como “intuición”, como percepción clara y profunda. La intuición es un modo de conocimiento, y no irracional. El inteligente lo es también por intuición.

        Así que, por aquí, no hay “desventaja”. La desventaja la llevan los varones masculinos frente a una mujer femenina, esto es, una mujer-hembra femenina.
        Y los abrazos virtuales, son virtuales. Estarán bien, lo están, pero son virtuales.
        Amílcar (a 60 kms. de Buenos Aires)

        Me gusta

  5. […] MÚSICA con etiquetas jobim. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0 Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: