Esas viejas fotografías del futuro.

Mirar: www.moretticulturaeros.com.ar

“Tardé en comprender lo que me cautivaba de esas fotografías. No eran tan antiguas, pero sí de una tecnología previa al celular, tomadas con camaritas digitales compactas (1), que me habían sacado o que había sacado yo. Eran fotos pre selfie. Fotos en las que había mirado a alguien, o alguien me había mirado mí y en ese gesto se escondía la sorpresa de una imagen inesperada. Una foto en la que no se decide cómo se va a salir. En eso casual e ingobernable, me parecía descubrir, había un gesto de amor”.

VIEJAS FOTOS EN LA ERA SELFIE

Por Mercedes Halfon
Suplemente RADAR
Diario Página12 de Buenos Aires
16 de agosto de 2020

https://www.pagina12.com.ar/284663-viejas-fotos-en-la-era-selfie

 

               “Esta semana me rencontré con mi pasado, encriptado en una computadora de escritorio negra, abandonada en los tempranos 2000. Estaba hacía mucho en desuso –en realidad con un uso alternativo, arrumbada desde hacía años en la entrada, donde apoyábamos en ella las llaves y boletas para pagar– pero me impulsó la necesidad de que haya un nuevo dispositivo en la casa, para que use mi hijo, cada vez más atareado con consignas escolares. No fue exactamente la caja de Pandora, no había nada demasiado extraño, solo carpetas con documentos de Word y varias de imágenes, con títulos curiosos, o específicos, que un técnico me ubicó en una carpeta en el escritorio con el nombre Vieja PC. Así que un poco para ordenar, nos pusimos a mirar lo que había, sobre todo en la carpeta de imágenes. Lo esperable y a la vez no tanto: reuniones familiares, sobrinos pequeños, cumpleaños, viajes, viejos novios, amigos y muchas con mi hijo bebé. Hay algo fascinante en esa arqueología reciente, descubrir registros olvidados, momentos que parecen volver a la memoria con datos casi perdidos, que en el tamiz de los días van quedando al borde del olvido o cayéndose en él. Tardé en comprender lo que me cautivaba de esas fotografías. No eran tan antiguas, pero sí de una tecnología previa al celular, tomadas con camaritas digitales compactas, que me habían sacado o que había sacado yo. Eran fotos pre selfie. Fotos en las que había mirado a alguien, o alguien me había mirado mí y en ese gesto se escondía la sorpresa de una imagen inesperada. Una foto en la que no se decide cómo se va a salir. En eso casual e ingobernable, me parecía descubrir, había un gesto de amor.

 

 

“Inmediatamente me acordé de un texto de Mark Strand — poeta, ensayista y traductor canadiense– llamado “Fantasía sobre las relaciones entre poesía y fotografía”, donde muy libremente mira fotos de su familia, las piensa y vincula con poemas. Está en un libro hermoso titulado Sobre nada y otros textos. Empieza describiendo una fotografía en la que están su hermana y él muy chiquitos junto a su madre. La imagen lo sume en una tristeza profunda e inexplicable y se pregunta por qué. “¿Es porque mi madre que nos está abrazando y cuya mano agarro está ya muerta? ¿O es porque parece tan joven, tan feliz y orgullosa de sus hijos? ¿Es porque los tres estamos en ese momento atados por la luz que se esparce en forma idéntica por nuestras caras, uniéndonos, proclamando nuestra unidad en un instante del pasado que fue nuestro y que nadie más puede compartir? ¿O es sólo porque se nos ve un poco anticuados?” Todas esas son buenas razones para sentirse melancólico, pero Strand entiende que el verdadero motivo radica en otro lado: la presencia del fotógrafo, su padre. El protagonista de la foto es él, que existe a modo de ausencia. Es por él que su madre sonríe relajadamente y que ellos dos están por un segundo quietos. Strand, dice, existía allí no para contemplarse hoy, ya adulto, sino para el fotógrafo cuando hizo la fotografía. Dicho de otra manera, él no está posando. Como todo niño, no podía prever el futuro, sino simplemente quedarse quieto un instante para que suceda la fotografía.

Mark Strand habla de las fotos hogareñas, amateurs. Y las diferencia de las fotos del resto del mundo, como si se trataran de dos extremos de la experiencia. Porque en las fotos familiares ocurre algo parecido a lo que Roland Barthes denominó Punctum, algo que posee la imagen, un detalle –un gesto, una mano apoyada en algún lado, una mirada, un viejo saco– que pincha e inocula en quien observa una reconsideración emocional de lo que ha visto. Una revelación que se impone en nuestra mirada con una intensidad inesperada. Claro que esto no ocurre con cualquier foto familiar, sino con algunas. Hay impedimentos para que esta ensoñación ocurra. Y uno muy importante es precisamente eso que Strand no estaba haciendo en aquella foto: posar.

 

     Hoy que la condición visual de la época está dada por las redes y el imperio de la selfie, me pregunto dónde quedará toda esa cantera de posibilidades. Pienso esto mientras –como todo el mundo– scroleo incansable el Instagram y repaso esas superficies lisas y perfectamente encuadradas, sin que nada me llame verdaderamente la atención. Justo ahora, en plena e indefinida pandemia, cuando cualquier experiencia que se viva tiene que transformarse en imagen para ser conducida hacia el afuera, porque no hay otro afuera posible que el virtual. Incluso diría que la experiencia se piensa y adecúa a la imagen de antemano, por defecto.

    Pero como dice Strand, valorando con esa tristeza suya las fotografías amateurs: es que las fotos posadas se resisten a cualquier tipo de revelación personal, de hecho podría decirse que el posado es precisamente una defensa contra la revelación personal. “Quien posa pretende trascender el clima y el contexto interpersonales de la foto. No quiere que lo descubran siendo diferente de lo que él mismo ha decidido. Quiere que la cámara responda ante una imagen, no ante su yo.” Creo que lo más melancólico de esta certeza es que además en estas fotos, ni siquiera hay otrxs que nos vean posar. La selfie aniquila la mirada amorosa o divertida, la espontaneidad, aniquila la posibilidad de ver cómo alguien nos miró, cómo miramos a alguien, alguna vez.

 

Me pregunto qué descubriremos, en veinte años, mirando las fotos que nos sacamos con el filtro “belleza facial”, aunque sospecho que no demasiado. Me pregunto qué fotos persistirán, después de tantos cambios de computadora, tantos celulares extraviados. Pienso en esas fotos en las que se ve en el fondo, reflejado en algún vidrio casual, al fotógrafo agazapado tras su cámara. O como una sombra, dibujada en el pasto. Todas esas posibilidades cruzadas, esas miradas inciertas, esos descubrimientos tardíos, esas zonas ciegas de la imagen, que ya no creo que vayamos a recuperar.

(1) Las fotos personales y familiares con las que ilustro la nota son aún un poquito más viejas que las de las “viejas” camaritas digitales compactas. Fueron registradas con cámaras réflex y compactas analógicas, con película 35 mm.

Autor: Amilcar Moretti

ERÓTICA DE LA CULTURA Sitio web central (VER): www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana. Columnista con firma en cultura, cine, arte y cuestiones sociales de vida cotidiana durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador, autor único y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA desde el año 2010, magazine de Cultura, Erótica y Política. La convocatoria de modelos femeninas está abierta todo el año. Se pagan honorarios y viáticos para jornadas continuadas de fotografía de autor. Contrato escrito. Consultar y postularse con CV y fotos (.jpg) de rostro y cuerpo en: amilcarmoretti@hotmail.com EROTICA DE LA CULTURA Central website (see): www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. BUENOS AIRES. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer and photographer of female nudity in everyday situations. Columnist with signature in culture, cinema, art and social issues of daily life for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) in Argentina. Creator, sole author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA since 2010, magazine of Culture, Erotica and Politics. The call for female models is open all year. Fees and per diem are paid for continuous author photography sessions. Written contract. Consult and apply with CV and photos (.jpg) of face and body to: amilcarmoretti@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s