La Muerte de la Juventud: los 30 años marcan hoy para el varón masculino que una fruición sexual juvenil variada con muchas mujeres pertenece solo a las fantasías

 

 

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI

Jueves 3 de enero 2013.

Argentina

                   

                               Amilcar Moretti. (BLOG) oct. 2012 PA010073Giovanni en su blog de fotografía en Tumblr (servicio bloguero muy liberal, a contrario de Blogspot que ejerce una pre-censura insidiosa) hace una significativa “declaración de principios” en la que da sus razones en torno a su actividad dedicada a fotografiar, hasta ahora, más de 100 muchachas desnudas en los últimos dos o tres años, según presumo. Giovanni (que no dice su apellido) no aclara cuántos años de trabajo le ha llevado hacer esas decenas de miles de fotos, editarlas y archivarlas. Al parecer, por lo dice al pasar, se trata de un fotógrafo profesional de estudio dedicado a otras actividades en el registro de imágenes, por lo cual -su ambiente cultural ha de ser bastante restringido, como es el de Ciudad Choronga- y su registro en desnudez femenina seguramente le trae inconvenientes para su profesión “oficial y pública”.

               “La muerte de la Juventud” es el título alarmante del Blog de Giovanni: The Death of Youth”, que consiste sólo en un número cuantioso de chicas desnudas en ambientes internos y hogareños de casas y departamentos. No hay fotos en estudio y menos con iluminación artificial. A veces, se acompaña con algún flash. La veriedad de cuerpos de mujer es amplia y, aunque todas son hermosas y sensuales, casi ninguna responde al tipo de la modelo de pasarela y chic, asunto que aclara muy bien Giovanni.

           La iniciativa de dar a conocer al anónimo Giovanni, a quien imagino norteamericano, me surgió no tanto por sus fotos -muchas de ellas interesante- sino por lo que dice sobre la actual realidad social, cultural y generacional. Confiesa que siempre quiso ser un “fotógrafo play-boy” como Helmut Newton (que tenía el resguardo y apoyo de su esposa, siempre) u hoy Terry Richardson, que me parece -a Giovanni también- más que nada un fabricante de “verso” de cuerpos desnudos de bellas mujeres famosas que, de paso y en torno a eso, se ha autofabricado una imagen de ampulosidad sexual envidiable mientras trabaja cn buen dinero para Vogue, Elle, Vanity Fair y todo lo mejor en moda internacional. Las supermodelos le siguen la corriente, como si durmieran con él. Eso aumenta la fantasía sobre esas “supermujeres” de cristalería.

        Bien, lo que quiero remarcar es que Giovanni confiesa y reconoce que hoy, a los 30 años, se termina la juventud y el muchacho varón masculino a esa edad debe reconocer que todo lo que ha supuesto hasta ahí en materia de variedad, riqueza e intensidad y aventura sexual-amorosa-genital con mujeres pertenece al mundo de las fantasías. Y después de los 30 años es fantasía vieja, fantasía del pasado, que Giovanni ahora se ha ocupado de testimoniar, rememorar y hasta teorizar.

              Primero va una de las fotos de las tantas chicas no modelos que posaron desnudas para Giovanni y después el texto en que hace su planteo, que recomiendo tanto a mujeres y varones, pero en especial a estos últimos. Coincido absolutamente con Giovanni, aunque me cause malestar el tema de la edad que él señala: apenas 30 años. Claro que todo puede ser fantasía y sueño desde los 4 o 5 años, o bien después de los 60, 70 u 80. O después de los 40 y 50 años. Siempre, bah.

 

 

 

 

Ashley, diciembre 2012.

Ashley, diciembre 2012.

 

 

http://thedeathofyouth.tumblr.com/

 

 

 

“La muerte de la Juventud”

 

 

                  “Este proyecto nace de la idea de que cuando un hombre aborda los treinta años, llega a un umbral donde la posibilidad de cumplir las fantasías de juventud deja de existir. He aspirado a crear un proyecto que no sólo es un ejemplo de los deseos que tenía cuando era un hombre joven, sino que también ilustra los deseos de un hombre en un período de transición de la nueva vida. En este sentido, esta serie documenta una forma de vida que anhelaba como un hombre más joven, y uno que posiblemente aún anhelo.

 

 

 

                 “Cuando cumplí los treinta, la fantasía retratada en estas fotografías se convirtió en imposible: la persona que vive la  vida como si hubiese nacido más alto, más guapo, piola, encantador, famoso y rico que uno. Este proyecto se cerró cuando llegué al término de un segmento de mi vida, mi juventud, y comenzó otro. Puse el nombre de esta serie “La muerte de la juventud” como un testimonio de envejecimiento y dejar detrás mi juventud.

 

 

 

                   “La estética del proyecto proviene de mi infancia. Siempre he sido capaz de expresar más a través de una sola fotografía que de mil palabras, por eso elegí la película como medio para este proyecto. Al disparar todas las fotos en película –una forma de morir-  tuve la oportunidad de encapsular el sentido de la memoria que es tan importante para estas fotos. Yo era muy estricto acerca de no usar retoque digital de software para mantener las imágenes sin adornos y fieles a la realidad. Estas técnicas proporcionan al espectador una mirada refrescante a la belleza. Dicho de otra manera, dado que más y más fotos se fabrican a través de Photoshop, las imágenes liberan a los espectadores de este paradigma y les permiten vivir en este testimonio las fantasías juveniles de los hombres jóvenes.

 

 

 

               “Fotografié a 100 mujeres para demostrar aún más la fantasía de este estilo de vida. La mayoría de estas mujeres no se ajustan a la caracterización típica de “modelo de pasarela” que domina gran parte de la fotografía de hoy. Esto proporcionó una visión más cruda y realista de esta fantasía. Disparos sobre cada modelo cara a cara sin luces, maquilladores, estilistas y sin asistentes. Esto proporcionó un ambiente mucho más íntimo en el que tuve la oportunidad de conectar con mis temas en un nivel muy personal.

 

 

 

                    “Por otra parte, estas condiciones variaron considerablemente mis condiciones de trabajo normales. Muchas veces me ví frustrado, ya que tuve que navegar en estas sesiones sin el personal y el equipo que se acostumbran en mi trabajo. Las limitaciones que fijé para este proyecto fueron únicas y difíciles para mí, pero a la larga produjo un producto final que verdaderamente encarna la naturaleza íntima de este proyecto. Comprender las intenciones de este cuerpo de trabajo es lo más importante cuando se examinan las fotos. Es importante tener en cuenta el conjunto de esta obra, a la vez que se disfruta de cada fotografía individualmente.

 

 

 

               “Traté de hacer bellas cada foto y cada mujer. Las imágenes no son refinadas y muchos parecen instantáneas. La naturaleza hiper-sexualizada de las imágenes evoca la sensación de que el fotógrafo está involucrado en numerosos encuentros sexuales casuales. A través de las expresiones, lugares y desnudez capturados en estas fotos, he tratado de dar forma al estilo de vida de fantasía antes mencionado. Al participar activamente en la creación de este proyecto tuve la oportunidad de vivir mis fantasías juveniles. Me convertí en el “playboy del jet-set” que he admirado desde mi juventud, como James Bond, Hugh Heffner, Terry Richardson y Helmut Newton.

 

 

 

                  “Por otra parte, yo encarnaba la vida de la versión actual de estos playboys: el fotógrafo blog-céntrico, el arquetipo de un icono sexual. Llegué a la conclusión de que el estilo de vida que las  estrellas de rock retratada en público es mucho más una herramienta de marketing que una forma real de vida. Al fotografíar a muchas mujeres e interactuar con ellas a nivel personal, me ha demostrado a mí mismo que esta fantasía se fabrica fácilmente cuando se tiene suficiente voluntad, poder y el dinero para mantener ese estilo de vida. En otras palabras, me encontré con que el encanto y el misterio de la condición de celebridad de un fotógrafo se fabrica.

 

 

 

                    “En la creación de este proyecto, y al vivir este estilo de vida de “estrella de rock”, descubrí que yo también tenía que hacer frente a las consecuencias negativas que vienen con él. Por ejemplo, muchos compañeros criticaron mi obra de arte, alegando que la estaba utilizando como una excusa para tomar fotografías de mujeres desnudas. Sin embargo, esta no fue ciertamente mi intención. Las fotos no están destinados a despertar los espectadores, sino proporcionarles la memoria de sus propias fantasías juveniles. Para mí, personalmente, las fotos eran un medio para la conclusión de esta fantasía de mi juventud y de producir un proyecto que encarnaba plenamente.

 

 

 

                   “La serie “Muerte de la Juventud”  siempre para mí un medio a través del cual tuve la oportunidad de capturar los recuerdos de mi pasado. Tuve la oportunidad de vivir las fantasías de una versión más joven de mí mismo a través de la creación de este proyecto y encontré que gran parte de este estilo de vida era sólo eso: fantasías.”

“Giovanni”

(en http://thedeathofyouth.tumblr.com/post/8099477597/kt-38-of-47

(traducción “libre” del autor del Blog, con la ayuda del traductor literal de Google)

 

 

 

Ameena, abril 2012.

Ameena, abril 2012.

 

 

 

 

Veronika, agosto 2012

Veronika, agosto 2012

 

 

 

 

Leanna, abril 2012

Leanna, abril 2012

 

 

 

 

Anais, julio 2012

Anais, julio 2012

 

 

 

 

 

Leanna, abril 2012

Leanna, abril 2012

 

 

 

Guetcha, mayo 2012

Guetcha, mayo 2012

 

 

 

 

Jueves 3 de enero 2013. Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: