Archivo para tango

MALINA, ESCRITORA Y MODELO DE DESNUDO FRANCESA, BAILA TANGO DESNUDA EN ERÓTICA DE LA CULTURA

Posted in ARTE, CULTURA, EROTICA, FOTOGRAFIA, MÚSICA, MUJER, SEXUALIDAD, SOCIEDAD with tags , , , , , , , on 10 enero, 2014 by Amilcar Moretti

Aunque Francia y los franceses están en regresión, algunas francesas -Malina es solo un ejemplo- eligen venir a vivir a Buenos Aires porque sienten que, en este momento político-cultural, pueden desarrollar sus potencialidades al máximo. Dueña de una fragilidad y a la vez un coraje inmenso, MALINA, graduada en literatura en su país e investigadora de la relación entre tango y escritura, no solo dicta talleres sobre procedimientos ficcionales de literatura en francés, con especial dedicación a los temas del tiempo y el recuerdo. Admiradora de SILVINA OCAMPO (no Victoria), poeta en la que encuentra una inspiración), Malina se ha radicado en Buenos Aires y trabaja también como modelo de desnudo, de forma casi exclusiva para ERÓTICA DE LA CULTURA. Amante del tango, excelente bailarina, como tributo y reconocimiento a la serenidad y seguridad que ofrecen las sesiones de fotografía que se desarrollan en mi hogar o en suites y lofts arts de hoteles céntricos de Buenos Aires ciudad, esta francesita apasionada eligió de modo espontáneo regalar su danza desnuda ante mi cámara.

(AMILCAR MORETTI)

MALINA, escritora, poeta y profesora de literatura, modelo de desnudo, baila desnuda tango para Amílcar Moretti como una entrega de seguridad y confianza. Ver más imágenes y textos en: http://www.moretticulturaeros.com.ar

MALINA, escritora, poeta y profesora de literatura, modelo de desnudo, baila desnuda tango para Amílcar Moretti como una entrega de seguridad y confianza. Ver más imágenes y textos en: http://www.moretticulturaeros.com.ar

Más fotos y textos en 

EROTICA DE LA CULTURA DOMINIO WEB

http://www.moretticulturaeros.com.ar

POLÍTICA, CULTURA Y ERÓTICA COMO PASIONES

ARGENTINAS

Ya sé que es por unos mangos, pero ¡Flor de Mina!, morocha fuerte argentina, y Gran Viejo Zorro con suerte de la Gran Puta (y no me importa que el asunto tenga algo de verso, porque ya se sabe, la vida tiene líneas de versos)

Posted in CULTURA, EROTICA, MASCULINIDAD, MÚSICA, MUJER, SEXUALIDAD, SOCIEDAD with tags , , , , on 20 abril, 2013 by Amilcar Moretti

 

 

 

 

 

 

 

 

“La cumparsita”, un tango que he escuchado cientos de veces ejecutado por mi viejo en la cocina de casa, cuando desempolvaba el violín y recordaba sus juveniles tiempos de director de orquesta y compositor de tango, su circuito de jailaife con esmoquin. Y por ahí se metía mi vieja, prendían la radio y armaban un bailongo íntimo y familiar, mientras yo miraba, arrobado, sentado en una silla, ese ritual periódico de amor. (Amílcar Moretti)

 

Madrugada 20 abril 2013. En Buenos Aires, Argentina.

un cuento sufí. de las crueldades del amor. más de la Serie “Ya no creo más en mis histéricas. Saber sufrir”, fotos de AMÍLCAR MORETTI

Posted in CULTURA, EROTICA, FOTOGRAFIA, MASCULINIDAD, MÚSICA, MUJER, SEXUALIDAD, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , on 14 enero, 2013 by Amilcar Moretti

 

 

 

 

“Primero hay que saber sufrir,

después amar, después partir

y al fin andar sin pensamiento…” 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DE LAS CRUELDADES DEL AMOR

 

 

 

             “Recuerdo un viejo cuento sufí. Un pajarito volador es adoptado por un ave que no sabe volar. A medida que el pajarito crece crecen sus alas, hasta el año en que una bandada de pájaros de su misma especie pasa por el pueblo donde habita con su madre adoptiva. La madre piensa: “Si yo supiera volar enseñaría a mi hijo a hacerlo y lo vería retozar en el cielo con sus iguales.” Por su parte el hijo piensa: “Si mi madre, que es tan sabia, aún no me ha enseñado, es porque aún no debe ser mi tiempo. Debe estar esperando el momento oportuno para hacerlo.” ¡Qué distintas hubieran sido las cosas si cada uno hubiera podido expresar su pensamiento!” (sigue más abajo)

 

Foto por Amílcar Moretti. De la Serie "Ya no creo más en mis histéricas (Saber sufrir)". Ed. enero 2013. Argentina.

Foto por Amílcar Moretti. De la Serie “Ya no creo más en mis histéricas (Saber sufrir)”. Ed. enero 2013. Argentina.

 

 

 

(viene de arriba)

                          “Pero la madre que acude a una consulta reconoce en algún lugar de si misma que necesita de otro que ayude a su hijo a aprender a volar. Y es víctima, junto con su hijo, de su propia impotencia. ¿Y por qué no pensar también que detrás del dolor manifiesto de la madre-ave se esconde el profundo desgarramiento de tener que reconocer a su hijo como no-idéntico a si misma? O es que, en este sentido ¿no son todos los niños en algún momento de su vida “adoptivos” de sus propios padres?”

 

 

 

  

                “Pero aún otra reflexión. No es con lo que la madre calla que el niño elabora su teoría. Ni siquiera con lo que la madre dice. Sino con esa franja materna a la cual le queda oscura de la conducta, él niño debe responder con una elaboración que recubra lo que desconoce.”

 

 

 

             “¿Es el deseo materno que el pajarito vuele? Eso no está en lo manifiesto del discurso. Nunca ha sido formulado discursivamente. Tampoco está en el inconsciente reprimido materno. Podríamos decir que está en una zona del preconciente materno que al mantenerse oculto en el silencio no deriva en símbolo.”

 

 

 

 

                “¿O podríamos, tal vez, pensar que el deseo materno es que el hijo no vuele? Suponiendo que este deseo fuera inconsciente, no sería en este caso deseo de no-vuelo -ya que el mismo status de inconsciente le impediría regirse por la negación. Podría ser deseo de que sea “idéntico a sí misma”, y en este caso la castración de las posibilidades voladoras del pajarito no sería sino la consecuencia de las crueldades del amor.”

 (“SOBRE LAS CRUELDADES DEL AMOR”,  de Silvia Bleichmar.) 

http://www.silviableichmar.com/actualiz_09/Sobrelascrueldades.htm

 (Publicación original en la Revista de la Universidad de México, Volumen XXXVI, Nueva Época, Número 4, México, Agosto de 1981)

 

 

 

Amílcar Moretti. Enero 2013. De la Serie "Ya no creo más en mis histéricas. Saber sufrir". Argentina.

Amílcar Moretti. Enero 2013. De la Serie “Ya no creo más en mis histéricas. Saber sufrir”. Argentina.

 

 

Modelo: MARINA GIUSTO

 

 

 

“NARANJO EN FLOR

(fragmento) 

 

Primero hay que saber sufrir,

después amar, después partir

y al fin andar sin pensamiento…

Perfume de naranjo en flor,

promesas vanas de un amor

que se escaparon en el viento…

 

 

Después, ¿que importa el después?

Toda mi vida es el ayer

que me detiene en el pasado,

eterna y vieja juventud

que me ha dejado acobardado

como un pájaro sin luz.

 

¿Qué le habrán hecho mis manos?

¿Qué le habran hecho

para dejarme en el pecho

tanto dolor?

 

Dolor de vieja arboleda,

canción de esquina

con un pedazo de vida,

naranjo en flor…

(Virgilio y Homero Expósito)

 

 

Fotos de modelo, selección de texto y compaginación por AMÍLCAR MORETTI. Imágenes editadas este lunes 14 de enero 2013. Argentina.

 

 

“PLACERES SECRETOS”. Teatro de y en sombras para Tango y Erotismo, en oscuras devociones de espectros

Posted in ARTE, CULTURA, EROTICA, FICCION, MASCULINIDAD, MÚSICA, MUJER, SEXUALIDAD with tags , , , , , , on 20 octubre, 2012 by Amilcar Moretti

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tango y Erotismo en Sombras

 

(en las terrazas de la Librería)

 

 

“PLACERES

          SECRETOS”

 

 


“Oscuras Devociones”

 

te lo presenta

 

todos los sábados a las 21

 

ESTA NOCHE DE 20 DE OCTUBRE (por ejemplo)

 

en

 

Café y Libros, Junín 1725, Recoleta

 

 

 

 

 

 

Lo que ficciona
EL AMÍLCAR MORETTI
(desde los 60 kms. al Sur del Baires)

 

 

                 El Tango, las sombras, los secretos, los placeres del cuerpo (¡del alma!), las oscuridades, la noche. El Teatro, el Erotismo. Y la Mujer y las Devociones denegadas o idas por otros caminos, que no los del varón masculino.

             Los procedimientos piadosos de veneración: aún hoy, detrás de las telas que cubren la entrada, detrás del proscenio, las siluetas negras que sugieren como misterios no declarados pero adivinables, como los fantasmas de las fantasías.

                  Las fantasías, se sabe, compensan con padecimiento gran parte de nuestro mundo de deseos, pero más que nada son sustitutos pobres y ricos que aquellos.

                  Por un lado nos permiten adornar y “realizar” los asuntos de la corporalidad intelectual, genital y afectiva, y por otro nos dejan en estado de miseria de faltante, como aquello que no se logra nunca porque no hay ánimo (coraje), no hay despreocupación, no hay desinterés, no hay juego, no hay entrega ni predisposición.  

               El sexo detrás de un epitelio-membrana, como el huevito de la serpiente, todavía alentador, pero que, casi siempre, termina en la siniestralidad de una sexualidad material que se esquiva o, si se cumple, no satisface el Deseo para siempre.

                   Es que la Teatralidad es fugacidad del movimiento ficticio en un escenario. Movimiento con musicalidades y, a veces, palabras.

                   Pocas veces hay allí quejidos de orgasmos y hetero-entregas. Genitalidades suavemente amorosas, afectividades tiernamente sexualizadas, ternuras carnales por la afectividad de lo simétrico pacificador.

                  Como si la genitalidad fuera comprometedora, que la sexualidad -se sabe, desde ya- casi siempre implica un compromiso. Por eso, tal vez, los hombres varones a veces -muchas- prefieren la ramería, pobre siempre, que no conforma ni un cuerpo ni el otro.

                  El dinero es la frigidez que castiga el intercambio armónico de las intimidades placenteras que dan sentido al humano: los hippies, en su filosofía anarquista ancestral y primaria, no fueron tontos en ninguna época: sabían que el dinero friza  la genitalidad tierna de las humedades tibias y sentidas que hacen a la sexualidad simétrica y por eso intentaron el aislamiento de las compras y las ventas, la quita de colaboración al capital mediante el no trabajo y el sí sexo (drogas y rock), hasta que, visto el peligro, la sexualidad se masificó de nuevo mediante el Mercado y lo Dinerario. El Miedo. Como el Dinero. 

             Por eso, el Tango tiene que ver con estas Devociones Oscuras, que debieran ser Veneraciones Alegres. El Tajo no ha cerrar sin ritualidades gozosas. Permanecerá siempre abierto pero seco, para la expatriación de unos y los vacíos de otras. Huecos sin llenar que siempre expelen como purga para la disolución de pasiones sonrientes.

             Con gestos amargos del buscar sin encontrar porque no hay búsqueda, o la exploración que no se encuentra con lo que el otro tiene, o no ha encontrar nunca porque el otro, sencillamente, no tiene ni sabe que no tiene.

 

                  Las devociones no declaradas detrás de la puerta del telón falso en blanco y negro, que parece que niega hasta la misma carnalidad del actor.

                Cada vez más se parecen a homoparentalidades entre figuras calcadas de mismo sexo, y mientras el hombre varón masculino se recluye en uno qué se convierte en poder puro sin afectividades carnales, pulsa a la vez los tientos de una Muerte que va a putrefactar la carne misma, la base, lo único que husmea quedar.

 

              Por allí, al costado, las Mujeres que se amujeran con otras damas en femeninomasculino como símiles de perfumes donde las fragancias, solo en algunos casos, pueden empardar lo que ya oscureció a falta de esencias y corajes y perseverancias: para jocosidad sombría, entre sombras secretas, de avaricias, codicias, vidrieras, lujos y biyuya de mercado blue. 

 

 

                El Tango es eso. La conflictividad no sincronizable entre los cuerpos que se mueven y movilizan y se tocan y rozan pero no se funden, que necesitan de abrazo y contoneo deslizante para permanecer uno cuando en realidad no dejan de ser dos.

              Y mientras la música es sexual y trata de fundir, sin resultado, las letras explicitan los desgarros, los fracasos, las esterilidades, las heridas abiertas y que cierran pero no albergan, los pozos secos y los resentimientos que reemplazan como quien no quiere la cosa el amor por la Muerte. Erotismo.

           Y sombras, apenas siluetas dibujadas sobre una tela que nunca será cuerpos ni dará carnalidad, sino solo apenas sueños, a la necesidad de buscar a la otra/otro. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(texto de la promoción de programación)

         “…Una velada especial, secreta. Ésta noche es LA NOCHE.


“Las amantes se preparan. La cita es en una milonga perdida de La Boca, en la cual los arquetipos tangueros aún siguen dejándose ver…
“La presencia de estas mujeres, entregadas a la mutua seducción en semejante lugar, comienza a inquietar a los habitués. Algunos bailan olvidados del mundo, en brazos de la música. Otros beben sus penas, sus alegrias, o hacen sus negocios. Y otros, aferrados a sus prejuicios, fisgonean morbosamente con miradas inquisidoras…
 
“Luego, hacia el final de la noche, en la intimidad del cuarto, el juego se pondrá más caliente y atrevido…
 


Intérpretes:
MARÍA FLORENCIA HARDOY,
DIANA HERNÁNDEZ
GABRIEL VON FERNÁNDEZ

 
Música Original:
PESCANTE TANGO:
PATRICIA PANKONIN
+ DIEGO SUAREZ
Producción musical:
SANTIAGO MIGUEL BARBOZA
Escenografía:
OSCURAS DEVOCIONES
+ JULIETA TABUSH
+ DIEGO SALVA
+ MARTÍN SANTILLÁN
Diseño de Vestuario:
BRUNO CHAVEZ COUTURE
Producción ejecutiva y Asistencia de dirección:
MARÍA BELÉN GROBA
Fotografía:
JOR VID + LORENA COKA
Comunicación:
URSULA IMAGEN
 
Concepto y dirección:
GABRIEL VON FERNÁNDEZ
 

           

Texto de opinión y juicio por AMÍLCAR MORETTI, MADRUGADA DEL SÁBADO 20 DE OCTUBRE 2012. Argentina.                  

A %d blogueros les gusta esto: