Archivo para kuksas en villa elisa la plata argentina

¿QUÉ HARÁ UD. SIN SU KUKSA ÍNTIMA, CÁLIDA Y TIERNA? LA KUKSA O COPA O TAZA QUE LE HARÁ SENTIR QUE EL BEBER ES NUTRIRSE CON TODOS LO SENTIDOS. Espacio Inmaterial, en Villa Elisa. Pasee, relájese y disfrute.

Posted in ACTUALIDAD, ARTE, CULTURA, EROTICA, MUJER, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , , , , , , , , on 26 julio, 2017 by Amilcar Moretti

        EL GOCE DE UNA KUKSA TOMADA POR SU MANO MIENTRAS BEBE SU CALDO CALIENTE O TRAGO PREFERIDO, SOLO O ACOMPAÑADO, SIENTIENDO QUE EL LÍQUIDO EN ESA IRREPRODUCIBLE COPA DE JACARANDÁ LO REMONTA AL SUEÑO VIKINGO QUE UD. LLEVA GUARDADO POR ADENTRO, FANTASIA INCONFESABLEMENTE.

 

UNA KUKSA DE JACARANDÁ EN VILLA ELISA, PARA UD.  BEBERÁ DE MANERA SÓLIDA, CÁLIDA Y AFECTIVA, SINTIENDO EN SU MANO QUE NO ESTÁ SOLO (AUNQUE BEBA SOLO) SINO ENSOÑADO CON ESE ABEDUL, ACÁ JACARANDÁ, DE LOS ANTIGUOS ESCANDINAVOS DEL NORTE. ESA KUKSA ES SOLO SUYA, SU MODELO PROPIO Y PERSONAL, INTRANSFERIBLE SI UD. LO DESEA. O COMPARTIDO CON SU PAREJA, DE A DOS (O CUANTOS SEAN, TIENE SU ÍNTIMA LIBERTAD), PORQUE NO HAY COMO LA AFECTIVIDAD Y EL BEBER CON TODO EL CUERPO Y TODOS LOS CUERPOS AMADOS. BEBER EN GOCE ASCÉTICO O HEDONISTA HA DE SALVARLO, MOMENTÁNEAMENTE, DEVLA CRUEL RUTINA DEL VIDRIO.

KUKSAS, COPA O CUENCO DE MADERA DE JACARANDÁ, EN MODELO INSPIRADO EN EL UTENSILIO ESCANDINAVO EN ABEDUL. LA SENSUALIDAD DE UN CUBIERTO FEMENINO QUE EMBELLECE EL ACTO HEDÓNICO O ASCÉTICO DE COMER CON TODOS LOS SENTIDOS, NO SOLO EL PALADAR Y EL GUSTO.

 

 

KUKSA DE

JACARANDÁ

Escribe
AMILCAR MORETTI
Villa Elisa, La Plata (tranqulizador itinerario desde BUENOS AIRES CIUDAD)

#woodworking #jacaranda #kuksa #wood

 

Y lo/a podés comprar acá cerquita, en VILLA ELISA, práctico, de líneas adorablemente torneadas, suave, sólido. “La” kuksa es un copa originariamente del norte de escandinavia hecha en abedul, aquí en segura madera de jacarandá. A mí me inspira para caldos calientes, pero se puede beber un buen oporto o un ron Havana Selección de Maestros de $1.500 la botella de 700 cc, o… lo que desees. Beber, comer -lo sé aún yo, cuya lujuria creativa y selectiva no pasa por lo digestivo sino por la mirada afectiva-, tiene que ver con la puesta en escena, y, digamos, el “clima”. Con quién bebés, dónde, a qué hora, tu ánimo, los que te rodean, el adentro y el afuera espacial del lugar, y, claro, la “vajilla”, la “cristalería”. Un cuenco copa de jacarandá distingue al que bebe y lo que bebés. Ese recipiente de madera compone una estética integral (estética, no cosmética), una reflexión sobre el refinamiento de los sentidos. Una kuksa de jacarandá completa tu circuito háptico, es decir que ayuda a vivir una suerte de Sindrome de Stendhal pero sin desmayos ni fiebres florentinas (esto último, en febrículas, puede ser optativo, depende…). Una kuksa (copa) así tallada es háptica, ¿eh? ¿Está claro? Bueno, quiere decir que el beber con y en ella compone una experiencia estética, o su aprendizaje, multisensorial. Es cuando sentís el arte no solo con el oído o la mirada, sino con el cuerpo todo. Una kuksa te hace un elegido. Y ojo que no solo es para hedonistas sino también para puritanos excelsos. Refina naturales y asépticas perversiones al fin y al cabo culturales. La cultura no es un libro solamente, puede ser también una kuksa bien entonada con el líquido que te complete, momentáneamente, claro. La sensación de lo que pueda faltarte es otro asunto, pero en el momento de la kuksa proviene el vahído sensible.

AMILCAR MORETTI

http://www.moretticulturaeros.com.ar
https://amilcarmoretti.wordpress.com

A %d blogueros les gusta esto: