Archivo para erotica y erotism

ERÓTICA EN BLANCO Y NEGRO: otoño en Buenos Aires, en San Telmo, que ya es invierno del 2017. Imágenes y texto por AMÍLCAR MORETTI

Posted in ARTE, CULTURA, EROTICA, FOTOGRAFIA, LITERATURA, MASCULINIDAD, MUJER, SEXUALIDAD, SOCIEDAD with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 25 junio, 2017 by Amilcar Moretti

ERÓTICA EN BLANCO Y NEGRO: otoño en Buenos Aires, en el barrio de San Telmo, cuando ya es invierno.

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

 

 

(Más imágenes sobre el tema, es decir, sobre la modelo que aquí consigno así como de otra modelo de la ciudad de La Plata, pueden verse, primero, en:

http://moretticulturaeros.com.ar/erotica-en-negro-otono-en-buenos-aires-imagenes-y-texto-por-amilcar-moretti/

y también en:
http://moretticulturaeros.com.ar/erotica-en-blanco-otono-en-la-plata-imagenes-y-texto-por-amilcar-moretti/

 

 

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

 

 

 

 

       Un amigo y compañero de años me inquirió sobre la diferencia que suelo hacer entre LA ERÓTICA y el erotismo. Intenté una primera aproximación cuya versión original puede leerse como en la sección Comentarios de la madrugada de este sábado 24 de mi página web ERÓTICA DE LA CULTURA. Figura al final del post titulado “LA DIFERENCIA ES MÁS QUE SUFICIENTE, AUNQUE ME DISTINGA Y A LA VEZ ME SANCIONE. MIS IMÁGENES DE DESNUDEZ DE MUJER”, después pasar todas las imágenes y texto especial que allí publiqué:

 

http://moretticulturaeros.com.ar/la-diferencia-es-mas-que-suficiente-aunque-me-distinga-y-a-la-vez-me-sancione-mis-imagenes-de-desnudez-de-mujer-imagenes-y-texto-por-amilcar-moretti/

Pregunta atinada. Compleja de responder, de explicar. Desconozco si la Erótica (con mayúscula) y lo erótico se excluyen. En algunos casos, he visto, no. En otros, muchos, son hasta antinómicos. ¿La Erótica? Algo me salva de cualquier explicación que intento, que sienta: casi nadie lee algo, casi nadie lee nada (ignoro cuál de las dos formas es la correcta). Más de tres líneas, o línea y media, es mucho, demasiado. Incluso me ha pasado, lo conté, que me han reprochado tener que escuchar (escucharme) más de un minuto y medio. Interlocutores que se pierden, no pueden concentrarse, se les disuelve el interés, dejan de comprender, dejan de escuchar. Algo que debí prever como “natural”: si no pueden leer más de tres líneas, o tres minutos (ya demasiado) es casi seguro que tampoco puedan escuchar. Han perdido la capacidad, el hábito, la cualidad, ¿la virtud? de leer y de escuchar.

               Se trata de una gran y temible, horrorosa creación de la derecha, por llamarla de algún modo, ya que también -ahora- dudo de cómo calificar o describir a estas “elites” que fijan las normas y hábitos que siguen todos, o casi todos, toditos. Por ahí nos llevan la delantera, y están bastante más adelante que nosotros que somos…somos… menos estoy seguro aún de qué somos, a esta altura. Inseguridad propia aún por la simple y racional regla de que si no hay derecha no hay izquierda, y viceversa. Hay, sí, gente que manda, retardataria, reaccionaria, que tiene el poder y fija las reglas, incomprensibles, no explicables, impiadosas, no argumentadas racionalmente pero todos, toditos, casi todos, si querés, las cumplen. O las cumplimos. ¿Todos de derecha?

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

                ¿Y la Erótica? Ah, la Erótica. Bueno, en principio es un “intento” de disciplina. No quiero decir una “ciencia”. Prefiero decir una disciplina, un modo de conocimiento, de encuadramiento de las cosas y del hombre, del humano, solo del humano. La condición humana no es posible sin Erótica. Y aquí se confunden los límites con el erotismo.

               Sin Eros no hay condición humana. Eros, Psique y cuerpo son casi lo mismo, o juegan tan mezclados que no los podemos nunca poner en orden. Esto no lo inventé ni lo digo yo: los decían los griegos, los de las Grecia Clásica en el siglo V antes de Cristo. Y de ahí venimos, nosotros. Pero los chinos, los árabes, sobre todo los árabes, los africanos, los eslavos, tienen sus eróticas (aquí ya no sé si va con mayúscula inicial o no).

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

            La Erótica vendría ser una especie de racionalidad imposible de Eros, de lo Erótico con mayúscula. Del Amor. Eso, el Amor. Eros, el Dios Eros es el Amor. O sin él no hay amor. Asunto por lo demás imposible, el Amor, digo. El Odio sí es posible y “natural”. La pulsión de muerte, de matar al otro, de imponerse sobre el otro es algo natural del humano, propio del humano. El Odio es más fuerte.

            Y no es que sea escéptico ni nihilista. Simplemente el Odio es más fuerte, más fuerte que el Amor. El amor hay que crearlo, inventarlo, generarlo, y sobre todo mantenerlo, regarlo todos los días. Existen formas “sustitutas”, los afectos y la afectividad (que también incluyen al odio, el rencor, la envidia, el miedo, el deseo de matar, el resentimiento).

             La vulgata, la interpretación vulgar es la que dice o supone que la afectividad incluye solo las formas “amorosas”. No. La vida afectiva del humano incluye el rencor, el odio, el deseo de muerte y destrucción. Tanto que debe contenerlo permanentemente. Para eso se usa el Amor, el llamado amor. Que es más difícil. Es más difícil y trabajoso amar que odiar. Ambos son afectos, conforman la vida afectiva y emocional, de los sentimientos, del humano. La afectividad. Pero se impone casi siempre el Odio, porque el Odio es más fuerte, más natural, más “fácil”.

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

              Y sí, la Erótica. ¿La Erótica? ¿Que carajo es? Es el Deseo, en principio, el deseo en sentido muy amplio, no solo genital. Se vincula, sí, claro, con la sexualidad, no con la genitalidad, al menos de modo necesario y exclusivamente. Ahí otra diferencia. Una cosa es la sexualidad y otra la genitalidad. La genitalidad es solo una de las formas de la sexualidad, quizás la más focalizada, la más geográficamente limitada en el cuerpo, en ciertas partes del cuerpo, aunque debiera abarcar todo el cuerpo.

                 Si observás con mínimo de detalle verás que las mujeres son sexualmente más amplias que el hombre por la sencilla razón de que no se centralizan ni limitan a los genitales. O al menos tienen esa probabilidad, desarrollada o no. Yo he conocido jóvenes muy bellas que me confesaron, al posar desnudas, que era la primera vez que se veían desnudas en un espejo. No conocían su cuerpo, menos aún su sensibilidad. Una especie de “frigidez” generalizada, abarcativa de todo el cuerpo, a punto de estallar a cada momento, por supuesto. A algunas sospecho no les “estalla” nunca.

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

               Los tipos, en tanto, se circunscriben a los genitales, y allí quedan empobrecidos y limitados. Tal vez sea el valor de la pija. La sobrevaloración -¿injusta?- de la pija que se chupa -vale la relación- a todo el resto del cuerpo del varón y lo insensibiliza. Y lo desafectiviza. Debo confesar que yo, después de muchas décadas comencé a darme cuenta que había algo, un sentido, que se llama ternura. y que es muy erotizante. Pero no es frecuente ni siquiera, creo, mayoritario.

              ¿La Erótica? El Deseo, la Pasión, ambos inconclusos, siempre. Debe ser así. Yo siempre digo que Argentina es una Pasión inconclusa. Nunca alcanza a desarrollarse, siempre se frustra. Y hay que comenzar de nuevo. Por ejemplo ahora, que vamos para atrás. La Erótica es la Amatoria, la reflexión y el sentido (de los cinco sentidos, digo) del amor, del cuerpo, de psique. Más las emociones y los sentimientos. (¡Hacés cada pregunta vos? ¿Por qué no me explicás el 30-35% que aún apoya a los votados por el 51% a fines del 2015, eh?). Si no hay Erótica estás muerto. Algo así.

Foto por AMILCAR MORETTI. Editada este domingo 25 de junio del 2017. Registrada en suite del establecimiento Babel Suites del barrio de San Telmo, en Buenos Aires, en la calle México al 800.

              Bueno, esto es un problema filosófico. de la filosofía, digo. Y resulta que yo no soy filósofo. Platón tiene uno de sus “libros”, diálogos, uno de los diálogos de Platón está dedicado a este tema, que él, el iniciador de la filosofía en el llamado occidente, consideraba central: el Amor, eros, la Erótica, en fin. Se llama “El banquete”. Claro, aún se lo discute, se lo debate, desde hace 2.500 años. También podría hablarse de una Erótica de Cristo, basada en el dolor, y seguramente de otra Erótica de Buda o Confucio, digo, no sé. Otra hinduísta.

             El erotismo parece más fácil (y sé muy bien que aún no definí a la Erótica ni respondí tu pregunta). El erotismo está marcado por hábitos sociales, clases sociales, castas, memorias, modas, industrias, consumos, vestidos, calzados, perfumes, tersuras, finezas. Un ejemplo, Ravel y su Bolero. ¿Viste algo más erótico que eso? Mejor, ¿escuchaste? Porque el erotismo también puede ser a través de la música, el sonido, el oído, no solo la mirada, como vulgarmente se cree, o el tacto. El Erotismo escuchado. Ravel. Además, Ravel es táctil. Eróticamente táctil. Se puede tocar el erotismo de su música, más aún si se lo baila. Se lo puede sentir en la piel. O Debussy, más refinado aún. Y el erotismo necesita de tiempo, ocio, refinamiento.

             Y al fin y al cabo no expliqué nada. Lo intento. Es largo, complejo. Y la macana es que no soy filósofo.

Bueno, seguiré en otro capítulo.

El libro de la Erótica se escribe todos los días.

Un abrazo.

 

Amilcar

Chopin – Jazz – Valse No.7 Op.64-2 – Makoto Ozone Ver. – 小曽根真

Yoshi

Publicado el 14 jun. 2012

12月24日(土)ライブ開催決定!

http://yoshi-piano.com/live2016/

Categoría: Música

Licencia de YouTube estándar

A %d blogueros les gusta esto: