«UNO DE ESOS DÍAS EN QUE TODO ES UN ESTROPICIO». El Viento Contador de Roberto Yacomuzzi.

«…aunque se queje, aunque se lamente angustiado, el viento –me parece, aquí- tiene más de humanidad que de naturaleza, porque el hombre tiene, también, de naturaleza y hasta llega a una letalidad que ni la naturaleza del viento. Las peores tormentas y vientos son las del humano, que no pueden cesar».

 

 

Escribe 
AMILCAR MORETTI

                 El viento que sopla fuerte por fuera y por dentro. La voz de una narración, un cuento casi, que comienza casi en habla común y charla descriptiva y confesional, y por el minuto y medio, su mitad, se eleva al igual que se hace intenso el viento cuando quiere borrar, castigar, arrasar, protestar. O limpiar y comenzar de nuevo. El viento así es Dolor. Duele. Ese ventarrón que no es justo ni injusto, que eso es cosa de hombres, pero que igual lastima, y mucho, y algunas veces, quizás pocas, sirve para refrescar el alma y limpiar el malestar innato.

        Voz clara y decidida la de Laura Albarracín, en una no buscada contraposición a la versión Liliana Herrero, más hablada y cortada con tajos precisos. A medio camino, el minuto y medio, Albarracín entona alto y continuado y hace ilación de palabra con palabra casi sin respiro, como un viento que deja sin aire o sin pausa para tomar impulso y entonces se hace forma de representar al viento mismo. Con las babas del diablo, esos tejidos de arañitas que lleva Don Viento y sirve tanto para viajar como para trenzar mecedoras a través de las cuales pueden confundirse las cosas. Porque la mirada se empaña o desea ensoñarse para ver algo diferente, que no duela tanto. Como un engaño de caricia.

                    La canción, el poema de Roberto Yacomuzzi es una confesión de dolor que se pone en alfabeto, literalidades y metáforas y elipsis para adjudicarle, o cederle, a la naturaleza, al Viento el telar de angustia, los fantasmas y todo este estropicio. El viento que viaja doliente pero arrasa cuando quiere o cuando pasa y, con culpa, sigue su camino de demolición de cosas y amores, de tiempos. Pero, aunque se queje, aunque se lamente angustiado, el viento –me parece, aquí- tiene más de humanidad que de naturaleza, porque el hombre tiene, también, de naturaleza y hasta llega a una letalidad que ni la naturaleza del viento. Las peores tormentas y vientos son las del humano, que no pueden cesar. Albarracín en alto y con límpida resolución no le teme al tema y lo cuenta cantado para que escuchen todos, todos los que saben escuchar al viento del hombre, sus significados y sentidos.

Autor: Amilcar Moretti

AMILCAR MORETTI: Escritor, periodista y fotógrafo Sitio web central: ERÓTICA DE LA CULTURA www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana.Crítico de cultura, cine, arte y sociología de lo cotidiano durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador en el 2010, autor y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA magazine de cultura, erótica y política. Blog complementario: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com AMILCAR MORETTI Writer, journalist and photographer Central website: EROTICA OF CULTURE www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. Buenos Aires. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer. Female nude photographer in an everyday situation. Critic of culture, cinema, art and sociology of the everyday for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) of Argentina. Creator in 2010, author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA magazine of culture, erotic and politics. Complementary blog: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s