PERONISMO: EL PEREGRINAJE OBLIGADO A LAS FUENTES DE LOS HUMILDES. Escribe AMILCAR MORETTI

                 “Los hombres proceden tan bien como estén de bien informados. Una situación equivocada conduce a errores en la apreciación y en los hechos”. (Pág. 47)
             “En la política (…), como en casi todas las cosas de la vida, hay verdades aparentes y una verdad real. El secreto de la conducción que lleva al éxito está en desentrañar la realidad entre la ficción. Una falsa información, basada en una verdad aparente, satisface y halaga a veces el propio pensamiento, pero no ayuda a triunfar. El éxito se elabora y construye sobre la realidad u no sobre las falsas apariencias, por halagadoras que estas sean”. (Pág. 66)
               “Es menester que el político se resigne a menudo a imponer solo la mitad de lo que desea dejando que la voluntad de los demás decida sobre el otro 50 por ciento. Su habilidad reside entonces en que la mitad que elija esté formada por cosas fundamentales”. (Pág.109)

JUAN PERÓN
“Política y estrategia”
Ed. Aquarius, 1973  (1)

(Imagen de Perfil)

 

Esta nota complementa la publicada anteanoche en EROTICA DE LA CULTURA
https://www.moretticulturaeros.com.ar/las-elecciones-del-12-y-el-despues-que-deberia-venir-escribe-amilcar-moretti/

 
Escribe 
AMILCAR MORETTI

                   Si casi el 35 por ciento de los electores no fue fue votar el domingo último significa que más de diez millones argentinos decidieron darle la espalda a los políticos, en especial al gobierno peronista. Cierto que fueron las elecciones primarias y en las definitivas -en noviembre- suele aumentar el número de sufragantes.

                   De esos 10 millones que se abstuvieron por disconformidad, desaliento o simplemente por la dramática imposibilidad económica para el traslado hasta las urnas, al menos dos millones son del principal distrito electoral, la provincia de Buenos Aires, con doce millones de electores.

                         Unos nueve millones residen en la primera y tercera secciones alrededor de la ciudad de Buenos Aires, casi el 80 por ciento de los empadronados de la Provincia. Muchos, pero muchos de ellos, son peronistas o dirigen allí su adhesión primaria: el peronismo, mayor movimiento de masas de orientación popular y principios estatistas y nacionalistas de Íberoamérica.

Imagen de Ambito Financiero)

                    El peronismo ha sido tradicionalmente el partido de los humildes y los obreros: Si en un país con 42 por ciento de pobreza, es decir, 19 millones de pobres, unos diez millones se desinteresan por aquellos que han de conducir sus destinos, quiere decir en principio que no tienen esperanza en que su sufragio modifique su condición de necesidad.

             Ese desaliento conviene a la “antipolítica”, o sea a la política de derecha que defenestra a la política en general porque ve en ella una posible regulación que se interponga en su acumulación de riqueza. La política, en las democracias, regula, trata de establecer equilibrios entre ricos y pobres, entre las diferentes franjas de la clase media, y esto molesta al neoliberalismo o al nuevo capitalismo neofeudal definido por la concentración extrema de riqueza en la siempre llamada oligarquía o plutocracia.

                       Ante este escenario desfavorable para el peronismo o justicialismo, un populismo de singular cuño entre el capitalismo y el extinto comunismo, pueden plantearse algunas preguntas. ¿No habrá que reconocer que la centralidad del peronismo ya no es la clase obrera? El movimiento creado por Perón en 1945, que hasta ahora ha vencido al tiempo, más aún que el comunismo de Marx, Engels y Lenín, estableció la justicia social (no la igualdad completa) con partes iguales entre trabajo y capital. 

           Esto tuvo especial vigencia y éxito en la etapa industrial de la segunda posguerra mundial. Convertido el capital en el siglo XXI en una acumulación financiera al estilo casino-timba, el trabajo, el proletariado comenzaron a mermar su importancia. Si no hay capital productivo no hay clase obrera. La revolución tecnológica de los últimos 20 años disminuyó el peso de lo industrial productivo, o en todo caso lo concentró en algunos grande países, China ahora en escala monumental. Si hay ricos en vez de burguesía y empleados que se ocupan de las labores en lugar de obreros y proletarios, necesariamente la clase obrera no puede ser -por inexistencia o falta de peso- la “columna vertebral” del peronismo, según lo definía el propio Perón.

(Imagen de Agenda 365)


Argentina es un país con una amplia clase media cuyos valores -de consumos y modas, materiales o simbólicos, especialmente- contagian al resto de la comunidad. El obrero industrial peronista ascendía a clase media y enviaba a sus hijos a una universidad gratuita. Se convirtieron en pequeños burgueses, con o sin memoria peronista. Al desindustrializarse el país por las políticas de desmantelamiento del aparato productivo y la libre importación de los gobiernos conservadores y neoliberales, esta clase media extendida comenzó a restringirse y a caer de nuevo en la pobreza o la desocupación, sin renunciar a sus valores de clase media.
Grave y dolorosa ambigüedad, ambivalencia y contradicción que pone en cuestión el concepto de “conciencia de clase”. Hay ahora en cambio un apoliticismo lumpen y, en casos, filofascista y retardatario en cuanto a igualdad social, aunque todo siempre voluble, contingente y, hay que decirlo, de derivaciones peligrosas dadas sus vacilaciones y cambios.

                     Con un peronismo actual de clase media y clase obrera, con trabajadores sindicalizados y dirigencias gremiales burocratizadas, abroqueladas en las ventajas de las que no ha podido despojarlas el capitalismo financiero, con ricos lúmpenes dados a la especulación, vuelve la pregunta planteada: ¿Y si la columna vertebral del peronismo es o debe ser ya otra que la clase obrera organizada?

              19 millones de pobres y entre ellos 5 millones de indigentes que no les alcanza para alimentarse (el 60 por ciento de los niños hasta 14 años están en esa situación, lo que los erige en los principales y mayoritarios DISCRIMINADOS EN ARGENTINA). Hay que pensar entonces si este peronismo siglo XXI no debe volver a sus orígenes en medio de una gran revolución tecnológica y tecnocrática: Regresar a los humildes de Eva Perón, los desheredados de Evita, los deshauciados, los olvidados de la tierra, los cabecitas negras y descamisados de Eva.
El peronismo en 1945 explotó como un gran y perdurable movimiento de masas porque lo primero que hizo fue no solo reconocer y ampliar los derechos de los obreros, sino ir hacia los centros de pobreza e indigencia tanto con asistencia social inmediata y sostenida como con la inserción en el mundo del trabajo de esos millones de descartados. Así, los descartados recobraron su dignidad y se convirtieron en obreros, obreros que votaban peronismo.

“Se iba a llamar el Monumento al Descamisado -o Monumento al Trabajador- y lo concibió Evita en 1951. Bajo la gigantesca estatua de un trabajador, una tumba guardaría, literal, los restos de un descamisado. La “abanderada de los humildes” se había inspirado en una visita a Les Invalides, en París, donde descansan los restos de Napoleón. Al italiano León Tommasi, su escultor favorito, le exigió:
– “Que sea el mayor del mundo. Tiene que culminar con la figura del Descamisado. En el monumento mismo haremos el Museo del Peronismo. Habrá una cripta para que allí descansen los restos de un descamisado auténtico, de aquellos que cayeron en las jornadas de la Revolución. Allí espero descansar también yo cuando muera. Con 137 metros, sería casi tan alto como la catedral de Notre Dame. La base, de 100 metros de diámetro, superaría al Luna Park. “Contaría con escaleras helicoidales y 14 ascensores, tantos como las extintas Torres Gemelas neoyorquinas, y un sarcófago de 400 kilos de plata”, describió una nota de Radar el 10 de octubre de 2004. El descamisado mediría 67 metros y pesaría 43.000 toneladas. Era “un viril trabajador, esbelto, sobrio, aseado, delante de su herramienta –un yunque–, con la camisa arremangada y puños firmemente apretados”. Los cimientos se hicieron con 400.000 kilos de hierro y 4.000 metros cúbicos de hormigón. Todavía están ahí, en el hueco dejado por la primitiva cancha de River, entre Libertador, Figueroa Alcorta, Tagle y Libres del Sur.
Todo volvió a frustrarse con el golpe militar de septiembre de 1955. La “Libertadora” tiró al Riachuelo las esculturas que había terminado Tommasi. Décadas después, las rescataron obreros de Obras Públicas, para llevarlas a la ex quinta 17 de Octubre de Perón”. (de BigBang News.com)

                      Esos descartados han sido los protagonistas probables de las abstención en las elecciones del domingo último. Son los votantes,  naturales sujetos del peronismo en lo esencial de su estructura. El peronismo no es marxismo, aunque socialice y sea equitativo en la distribución de riqueza. El peronismo siempre se ha definido como cristiano, desde esa alegoría del reparto de panes y peces.

                  Tal vez haya que volver a las fuentes: los humildes. No ir a buscar de manera contingente a votantes retraídos o desmovilizados por el olvido y el descarte, sino ir de modo activo y urgente a escuchar y dialogar con los nuevos protagonistas invisibilizados y hambreados, e integrarlos a nuevas formas de trabajo y, en consecuencia, reactivar su memoria peronista de tres o cuatro generaciones atrás. Allí están los votos. Se llama actualización doctrinaria. Imprescindible para mantener los mismos principios de justicia social, independencia y soberanía. 

(1) JUAN PERÓN. “Política y estrategia. Apuntes para una doctrina de la guerra”. Editorial Aquarius. Buenos Aires, marzo de 1973.

MONUMENTO AL DESCAMISADO QUE TENDRÍA 67 METROS Y PESARÍA 43.000 TONELADAS.

Autor: Amilcar Moretti

AMILCAR MORETTI: Escritor, periodista y fotógrafo Sitio web central: ERÓTICA DE LA CULTURA www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana.Crítico de cultura, cine, arte y sociología de lo cotidiano durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador en el 2010, autor y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA magazine de cultura, erótica y política. Blog complementario: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com AMILCAR MORETTI Writer, journalist and photographer Central website: EROTICA OF CULTURE www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. Buenos Aires. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer. Female nude photographer in an everyday situation. Critic of culture, cinema, art and sociology of the everyday for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) of Argentina. Creator in 2010, author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA magazine of culture, erotic and politics. Complementary blog: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s