Desempleo y desasosiego juvenil. Texto e imágenes por AMILCAR MORETTI

NO DEJES DE PASAR POR: www.moretticulturaeros.com.ar

No debe extrañar que el desempleo, la falta de trabajo sostenida en el tiempo en medio de la excepcionalidad de una peste mundial y un ya evidente cambio radical de las formas de organización social, fenomenales y distorsionadas novedades tecnológicas y reconformación geopolítica del mundo con tres potencias capitalistas en pugna, repito, no debe extrañar que los jóvenes transporten un estado de malestar basado en lo central en el sentimiento de que el presente no ofrece posibilidades ni oportunidades y el futuro no puede imaginarse sino de manera gris.      

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI. Madrugada del 19 de enero del 2021. Buenos Aires.


Escribe

AMILCAR MORETTI

     El desempleo ahondado de modo planificado durante la administración política 2015-2019 ha generado en la juventud sentimientos e ideas en confusión, abandono, frustración, en casos con bronca silenciada, que no llega a ser odio, aún. La identidad de un individuo, aún tiempos de digitalización y robotización, se forja en el marco de dos factores: el amor y el trabajo. También el arte, lo creativo en todas sus formas. Este esquema clásico de identidad segura en la sociedad sigue vigente aunque el sistema-mundo insista con la versión de que el trabajo productivo pertenece al pasado -el siglo XX- y el amor se ha disuelto en función de diversidades y amplitudes amatorias que ponen en duda la heterosexualidad gozosa y aún la reproductiva.

     La ausencia de trabajo, es decir de un aparato productivo que incorpore a los individuos para convertirlos en sujetos, personas con una constitución existencial donde prevalezcan las certidumbres, genera un profundo y preocupante grado de vacío e inquietud en toda la población, pero sobre todo los jóvenes que -parece- nadan de nuevo atrapados en un proceso de adolecentización. El trabajo, y el amor, que hacen a la autonomía de la familia, aún persisten como  factores centrales de maduración emocional y existencial. Dan sentido a la vida, aunque ambos estén inmersos en procesos de profundas e imprevisibles transformaciones. 

     No es solo la peste -la pandemia Covid 19- la que genera presión o temor sobre individuos y sociedades. Esta angustia tan presente y evidente, aunque no siempre dicha, ya estaba instalada. En la década del 2010 se atenuó o revirtió en función de las políticas no solo sociales y económicas del gobierno sino también por el desarrollo que recuperó el ámbito de la cultura toda, desde el teatro al cine, desde la danza hasta la música. Esa actividad cultural productiva dio de inmediato frutos en la juventud, hoy de nuevo a la deriva.

     Los cuatro días del 27 al 30 de octubre del 2010 en ocasión de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner mientras su esposa, Cristina Fernández de Kirchner estaba a cargo del poder Ejecutivo, puso en evidencia para todos esa vitalidad juvenil reconstruida en pocos años. Todos nos sorprendimos ante la presencia masiva de adolescentes y jóvenes en una inesperada ocupación de las calles junto a gran parte de las diversas franjas etarias y sociales.

     En ese vuelco de los jóvenes a las calles por un acontecimiento trágico se advirtió que había despertado una -otra- nueva forma de conciencia juvenil, de sentido totalmente opuesto a la interpretación repetida desde los años 90 durante el cavallo-menemismo, cuando se endilgaba a los chicos una absoluta banalidad “apolítica” con actitud pasatista, consumista. Además, lo doloroso de la muerte fue compensado por la vitalidad de los jóvenes en masa, en un fenómeno que aún queda por analizar. Es decir, cómo el pueblo espontáneamente puede revertir el clima lóbrego de un acontecimiento colectivo de dramatismo extremo. Compáreselo si no con el funeral popular callejero de Maradona en noviembre pasado. 

     Por debajo habían germinado otros sentires y entusiasmos en la juventud desde el 2003. La mayoría quedamos sorprendidos y refutados, pero la derecha económica y política -también sin previsiones en ese sentido- comenzó a preocuparse, de algún modo se atemorizó. Otra vez, desde 1945, desde 1955, desde 1973, el peronismo demostraba su inusitada y a la vez acostumbrada capacidad de mutar, de reconvertirse, de renacer. Se fortaleció la tendencia de derecha que, dueña ya de la Ciudad de Buenos Aires, a fines del 2015 se hizo cargo del país con el 51 % de los votos. Cuatro años después estaba casi todo desarmado, más aún la estructura de base, la productiva, la del trabajo formal y asalariado que constituye la parte fuerte de autonomía y seguridad individual y social.

     No debe extrañar que el desempleo, la falta de trabajo sostenida en el tiempo, aún ahora con un gobierno asumido en el 2020 que se esfuerza por reparar y atenuar en medio de la excepcionalidad de una peste mundial y un ya evidente cambio radical de las formas de organización social, fenomenales y distorsionadas novedades tecnológicas y reconformación geopolítica del mundo con tres potencias capitalistas en pugna, repito, no debe extrañar que los jóvenes transporten un estado de malestar basado en lo central en el sentimiento de que el presente no ofrece posibilidades ni oportunidades y el futuro no puede imaginarse sino de manera gris. 

     Hay inquietud, falta certezas, inestabilidad económica, emocional, amorosa y sexual, una creciente limitación de las formas expresivas de la palabra, impedimentos notables para escuchar al otro por ensimismamiento en el propio ruido, obnubilación con tecnologías audiovisuales que funcionan contra la reflexión y el análisis, y otra vez aspectos de retroceso en el pensamiento político que, a prestar mucha atención, puede que vuelva a dar sorpresas. Una de ellas ha sido la continuidad activa en los últimos años del movimiento de mujeres, que ha obtenido grandes logros pero que no ha demostrado ni intentado abarcar aspectos más amplios de la nación toda.

     El de mujeres es el movimiento social más expandido de los últimos años, pero no tiene líder, no tiene conducción ejecutiva propia, como sí la conserva el peronismo desde 1945 como el movimiento argentino más abarcador y que, para continuar su marcha ha de absorber de nuevo a los jóvenes y las mujeres movilizadas en función de un entusiasmo común. No se trata de que todos sean peronistas; nunca se trató de eso. Se trata de guiar a la mayoría en función de sentimientos en común e ideas básicas en sintonía y sincronía para la igualdad y la libertad.

 

Modelo nueva en Erótica de la Cultura: enero 2021.

Imagen compuesta por AMILCAR MORETTI. Madrugada del 19 de enero del 2021. Buenos Aires.

 

Autor: Amilcar Moretti

ERÓTICA DE LA CULTURA Sitio web central (VER): www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana. Columnista con firma en cultura, cine, arte y cuestiones sociales de vida cotidiana durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador, autor único y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA desde el año 2010, magazine de Cultura, Erótica y Política. La convocatoria de modelos femeninas está abierta todo el año. Se pagan honorarios y viáticos para jornadas continuadas de fotografía de autor. Contrato escrito. Consultar y postularse con CV y fotos (.jpg) de rostro y cuerpo en: amilcarmoretti@hotmail.com EROTICA DE LA CULTURA Central website (see): www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. BUENOS AIRES. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer and photographer of female nudity in everyday situations. Columnist with signature in culture, cinema, art and social issues of daily life for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) in Argentina. Creator, sole author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA since 2010, magazine of Culture, Erotica and Politics. The call for female models is open all year. Fees and per diem are paid for continuous author photography sessions. Written contract. Consult and apply with CV and photos (.jpg) of face and body to: amilcarmoretti@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s