MUCHOS MUEREN DE FRÍO EN SUS CASAS EN ARGENTINA POR MEDIDAS DEL GOBIERNO VOTADO POR EL 51% HACE SIETE MESES

 

                        Muertos de frío en sus casas en cantidad nunca vista se producen en mi país, la Argentina, por las políticas aplicadas por el gobierno ultraconservador votado por el 51%. No pueden pagar las nuevas tarifas de gas para sus calefactores y estufas ya que fueron aumentadas entre el 400% y el 2.000%. A los muertos por hipotermia (repito, dentro de sus casas, no personas sin techo en las calles) se suman los muertos por gripe y bronqueolitis (niños) en número nunca vistos, mucho menos en la anterior década conducida por el matrimonio de Cristina Fernández de Kirchner y Néstor Kirchner.

 

 

 

 

                     UN 51% HA VOTADO UN GOBIERNO QUE PRODUCE LA MUERTE DE VECINOS POR FRÍO EN SUS CASAS AL NO PODER PAGAR LAS TARIFAS DE SUS ESTUFAS O CALEFACTORES A GAS

 

 

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

 

 

 

 

                    Los diarios y la televisión no mencionan esta desgracia social en primera plana, ni hacen notar su gravedad inusitada en un país que como mínimo en los últimos 50 años llevó la delantera en materia social y laboral en América del Sur, específicamente desde 1945. En cambio, lo destacó el periodista Roberto Navarro en su programa televisivo “El destape”, en el canal C5N, una emisora pequeña pero que, en ese espacio de forma independiente, concentra hoy la información que no publican los grandes medios que motivaron el voto del 51% de los sufragantes que han contribuído a la muerte con sufrimiento de sus connacionales.

 

 

 

 

                            Hoy, vale destacarlo, como durante la década de los 90, la del ex presidente Menem (el antecedente y modelo latinoamericano del italiano Berlusconi, dicho esto para que el extranjero que lee tenga una idea), hoy, repito, casi nadie dice en voz alta que votó al gobierno que ya lleva seis meses de gestión y que, en poco tiempo más, acabará con el capital público acumulado para pagar las jubilaciones y retiros, que en cambio pagó a los “fondos buitres” (holdouts) y que aumentó ya la deuda externa con grandes intereses en 20 mil millones de dólares.

 

 

 

 

                    Además, con el apoyo de los diputados “peronistas” o “kirchneristas” del anterior gobierno aprobó la venta a extranjeros de gran parte del territorio nacional, en especial la Patagonia. La Argentina, así, quedaría desmembrada, achicada, fraccionada legalmente. Todo votado por el 51% de la población que hoy mira para otro lado, no habla, está desinformada o directamente no le interesa o aprueba lo que se hace.

 

 

 

 

                    Sólo en la provincia de Córdoba, en el centro-norte del país, pegada a Buenos Aires, en el invierno recién comenzado informaron médicos que ya se registraron 20 (veinte) muertos por hipotermia (enfriamiento) dentro de sus casas, algo que -se informó- nunca había sucedido en Córdoba. Cabe subrayar que se trata de una de las provincias más desarrolladas de Argentina y fue la que definió con sus votos la elección del actual gobierno que con seis meses de gestión ahora con sus políticas de tarifas  de gas, electricidad y agua altísimas contribuye a que muera su población. Son tarifas prohibitivas para un salario o jubilación o pensión comunes.

 

 

 

 

 

                      Esta calamidad se completa con más tragedia: al 2 de julio, ya habían muerto en Argentina 164 personas por gripe, la cifra más alta desde hace diez años, es decir, mientras gobernaban Néstor o Cristina Kirchner, que se preocupó mucho por el tema, y que recibió el 51 % de votos en contra porque -según el razonamiento vulgar del populacho de clase media y baja- les molestaba “la cadena”, como así se llama a la transmisión obligatoria en los medios audiovisuales de los mensajes presidenciales o de altísima importancia para informar a la nación. Se trata de algo que en circunstancias en que lo determina la gravedad o necesidad de informar a su población, hace cualquier país de mediano desarrollo cultural y mediático, en especial si ese gobierno tiene a toda la gran prensa en contra y callan las informaciones oficiales. El ciudadano que no está interesado, puede apagar o retirarse del televisor por unos minutos o unas horas.

 

 

 

 

 

                       Infobae, un medio informativo no a favor de los Kirchner, dijo lo mismo sobre los 164 muertos por gripe A en poco tiempo, lo que significa MORIRSE DE FRÍO (Y NO DE AMOR, como se titulan el libro y la película francesas muy difundidas en su momento). Sucede también que por el aumento de decidido en sus cuotas mensuales por las Obras Sociales y de Salud muchas personas han dejado de pagar, imposibilitadas de hacerlo por sus ingresos disminuidos. Acuden entonces a los hospitales públicos gratuitos (que no existen por ejemplo en Estados Unidos, algo que desconoce la mayoría de los argentinos), pero estos establecimientos están desbordados de enfermos y no tienen camas disponibles, en un momento en que comienzan a sufrirse también disminuciones en los aportes del gobierno a la salud, la educación y la cultura.

 

 

 

 

 

                  En cuanto a la temible bronqueolitis, una temible enfermedad de las vías respiratorias en niños, el diario de Córdoba “La Voz del Interior” (que pertenece al diario Clarín, principal enemigo del kirchnerismo) informó de la muerte ya de 5 (cinco) niños.

 

 

 

 

                  El periodista Navarro, en el pequeño canal C5N informó que hoy en Argentina, con el deterioro de la situación económica de los últimos seis meses, hay 16 millones de pobres para una población de 40 millones. De esos 16 millones en la pobreza reciben tarifas sociales (con subsidios del Estado, pagados por los propios ciudadanos con sus impuestos) solamente 3 millones. O sea, 13 millones parecen están condenados a no poder prender sus calefactores y estufas a gas. Calentarse con leña o carbón dentro de una vivienda por lo general produce -ya ha sucedido esta vez- muertes por intoxicación de monóxido de carbono. Se trata de una regresión bruta que, quizás, ha sorprendido a parte del 51 % que votó al gobierno, pero que la mayoría de ese 51% no conoce, no le interesa o está en el fondo de acuerdo por aquello de que “si no puedes pagarlo -aunque sea comida- no lo compres. Si no puedes comer, yo no tengo la culpa”.

 

 

 

 

                         En fin, parece por ahora un retroceso a 1920. Hay quien menciona la meta de retroceder a 1890 o 1916, año este último en que se impuso por ley el voto universal, obligatorio y secreto que dio el triunfo al primer gobierno de clases populares (en ese momento muchos italianos y españoles inmigrantes huidos de Europa por hambrunas), el de la Unión Cívica Radical, nacido como partido popular hace un siglo y en las elecciones de los últimos seis meses con apoyo y alianza a la clase de empresarios y ejecutivos de empresas del actual gobierno cuyas medidas producen muertos de frío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: