El viejo Lu, Shou Tiao Chuang

ROSSMANNBÜRO MAGAZINE

Pasa el día sentado frente al fuego cuando es invierno

y recostado en una hamaca que colgó bajo los sauces en verano.

Apenas puede leer lo que él mismo ha escrito,

sus ojos cansados ya no buscan más en el horizonte la llegada de amigos.

Sabe que la mayoría han muerto y los que siguen vivos, como él,

ya no pueden ir a ningún lado.

Cada tanto una vecina pasa más que nada para curiosear,

le pregunta si comió, cómo está, si le duelen los huesos…

Chácharas de vieja, dice él, y contesta displicente,

pero el día que la vecina no golpea su puerta

se pregunta qué habrá sucedido.

Dos veces al día camina con pasos flojos

hasta la costa del río y trae unos baldes de agua.

Es poco lo que consume,

casi toda el agua se va en regar unas verduras

que apenas se distinguen de los yuyos……

Ver la entrada original 636 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: