CHURIKOVA, DIANA, una imagen. Foto por Amílcar Moretti.

 

 

 

Foto por Amílcar Moretti. Modelo: Diana Churikova. De Ucrania. Foto viernes 7 de junio 2013. Argentina.

Foto por Amílcar Moretti. Modelo: Diana Churikova. De Ucrania. Foto viernes 7 de junio 2013. Argentina.

 

 

PEQUEÑO TRIBUTO A CHURIKOVA 

 

Por

AMÍLCAR MORETTI

               

                 Blog Amilcar Moretti. 25 feb. 2012. P2250098Churikova, Diana, es descendiente de padre ruso y madre ucraniana de ascendencia “chinesa”, como ella pronuncia en su buen castellano, con algunas pequeñas imperfecciones. Sus padres ahora viven en San Petersburgo, antes Leningrado, la Venecia rusa cuyo gran museo de arte Hermitage tan bien reflejó hace unos años el cineasta Zhajarov, que bien conoce Churikova. Ella es nacida en Ucrania, y habitante y formada hasta los 18 años en esta república eslava que limita con Polonia, Eslovaquia y Hungría hacia el oeste; con Rumania y Moldavia al suroeste; con el mar Negro y el mar de Azov al sur; y con Rusia hacia el este, y con Bielorrusia al norte. Esta nación de 48 millones de ciudadanos tiene a Kiev como ciudad capital y más grande. Los ucranianos datan al menos de 4.500 años antes de Cristo y forman parte de las culturas eslavas orientales, siendo el estado Rus de Kiev el más importante de toda Eoropa entre los siglos IX y XII. Al parecer, Ucrania fue el granero de la Grecia Clásica del siglo IV antes de Cristo.

 

 

               El padre de Diana Churikova, ruso ucraniano, reconoce al menos unas 1.500 generaciones de antecesores. Esta morocha de “piel de nieve” se formó en danza clásica, un componente cultural muy fuerte durante la integración de su país a la ex Unión Soviética (comunista). Viaja por el mundo desde los 18 años. Ha trabajado en giras por largos meses en países africanos  como Marruecos y otros del centro del continente negro. Vivió años en Italia, en especial Venecia, y también en Turquía. Menciona otros países con diferentes elencos y géneros, también el varieté francés (el aquí llamado género “de revista”). Estuvo su tiempo en Francia y también por períodos extensos en países árabes y por unos años en República Dominicana, cuando llegó por primera vez a América.

             En Buenos Aires reside desde hace tres años. Desde su formación clásica ha posado para diferentes fotógrafos del mundo, tanto en desnudo como desde escenarios de clásico. Prepara valijas para Japón y dice que su memoria está conformada por buenos momentos y figuras o personajes, dado que su trashumancia le permite olvidar con mayor facilidad las situaciones y encuentros con personas desagradables.

            El vientre de Churikova, firme pero sin musculatura físicoculturista viril sino de muelle acogimiento, luce un notorio dragón, que -interpreta- simboliza tanto la felicidad como el volar. Acaso, la felicidad de volar, de no tener un sitio estable. Tal vez, lo itinerante, el cambio de lugar por propio esfuerzo y decisión para no echar raíces y, entonces, ser feliz, sin ataduras. Viajera, itinerante, migrante (y no inmigrante), migratoria circular como ave, sin lugar específico. Su presencia física trasmite seguridad, según noté, más al parecer construida y emanada de su constante trato con diversos humanos, escenarios naturales diferentes y situaciones urbanas y laborales impredecibles. Multioficiante de la danza -desde al tango al belly dance (danzas de “odaliscas”, dicho más popular) en sus tres variantes árabes, explica. Enumera bailes folclóricos de orígenes difíciles de precisar para el que escucha, yo.

            Churikova se perfecciona en Buenos Aires en tango, buscando la sutileza de algunos pasos, al tiempo que se sostiene con el  desempeño de múltiples tareas corporales en materia de equilibrio, expresión, armonizacion y curación mediante contacto y comunicación de diverso origen e igual búsqueda, desde el yoga al shiatzu y otras disciplinas corporales. Es culta, con buena base de ilustración y puede opinar con soltura sobre Putin, su particular ejercicio de poder, la célebre KGB y su actual sucesor: SVR. Putin fue titular de KGB durante la era comunista. Ella expone con tranquilidad, alejada de prejuicios y desinformación boba “vendida” en Ocidente (el Oeste) sobre las notables diferencias veraces entre la igualdad y pleno empleo de los años leninistas-estalinistas y sus sentidas coacciones a la libertad individual,y  la actual “libertad” de mercado con escalofriantes niveles de desocupación laboral, incertidumbre generalizada aún sobre el futuro próximo ante la falta de perspectivas, el ordenamiento de Putin de una forma “zarista” (Churikova no menciona dicho concepto) y la epidemia del alcoholismo que junto a la pobreza y la miseria ha crecido en la Rusia actual, tras la disolución del socialismo de hierro.

           Al pedir su opinión, es notable escucharla observar que en Argentina no hay inseguridad delictiva, como sí existe en otras ciudades del mundo, Moscú mismo, o algunas ciudades de Italia, para no mencionar el caso extremo de República Dominicana donde el robo y el aquí llamado “arrebato” implica un juego cotidiano de sangre y vida. Yo, a modo de ejemplo por la ignorante desinformación de buena parte de nuestra clase media, le señalo los casos reales de escalofriante inseguridad de amplias zonas de Río de Janeiro o San Pablo, ambas en Brasil, o en Venezuela (desde mucho antes de Chávez) producto de la política de mercado y de desocupación de la misma derecha actual, además de ciudades claves de Colombia. Por momentos, al escuchar a Churikova, en su juicio prudente de simple observadora respetuosa, uno se duele de la desinformación-deformación prejuiciosa, necia, burra, discriminatoria social-racial de gran parte de la clase media argentina. La gran diferencia entre una persona de cultura reflexiva y sensible y la simple instrucción institucionalizada de tanto ignorante cerril de pequeña burguesía, franja esta última tan retrógrada que, aún con el beneficio -único en el mundo- de una formación universitaria gratuita, es capaz de sostener   la antiética miserable de la arancelización de esas mismas universidades argentinas que permiten al cacerolero típico porteño salir hoy a protestar en libertad con ropa de marca y panza llena. 

 

Texto y foto por Amílcar Moretti, viernes 7 de junio 2013. Argentina.

 

 

Una

nueva

ERÓTICA DE LA CULTURA

PRONTO

EN POCOS DÍAS

¡Sólo 

resta

que

AMÍLCAR MORETTI

decida 

fecha 

de lanzamiento!

 

 

 

2 comentarios to “CHURIKOVA, DIANA, una imagen. Foto por Amílcar Moretti.”

  1. ¿Para cuando un videito xxx o mas fotitos asi? ME ENCANTO ESTA PRECIOSURA.

    Me gusta

    • No hago pornografía. No hago videos. No hago videos porno. Es muy difícil hacer algo expresivo y dramático con el género pornográfico. Casi imposible. Si pudiera sacar algún valor expresivo-dramático de lo pornográfico, lo intentaría. Pero no es mi cualidad. En cuanto a Diana Churikova es rusa de Rusia, y no no sé si aún reside en Buenos Aires. Es bailarina de ballet y está casada desde hace años con un bailarín de ballet. Es una mujer seria, honesta, decente, muy trabajadora y bella, con una madurez física esplendorosa. Hace tiempo que no sé nada de ella. Ha viajado por todo el mundo. Es inteligente, perceptiva y culta. Sabe también de política rusa e internacional.
      Si lo que te deleita o entretiene es la pornografía, debes consultar otros sitios web. No me necesitas a mí, y pierdes el tiempo. Google en cambio puede ayudarte.
      AMILCAR MORETTI.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: