Cine en TV: EL AMOR Y EL TIEMPO. Este domingo a las 22: “Te amaré por siempre”, para sentimentales y romanticones en la era de las relatividades

 

 

 

 

 

 

 

 

El amor en el tiempo

 

Escribe 
AMILCAR MORETTI

 

(Fragmento en adelanto a la nota que el diario EL DIA, este domingo, publicará en su Revista de los Domingos, sección Espectáculos. Es la columna “Cine en TV”. Ver: http://www.eldia.com.ar del 21 de abril)

 

 

El amor envuelto en el tiempo, o arrollado por el tiempo, desvanecido por él o bien permanente en una invisible eternidad. Un tema clásico en el cine, o en el cine de Hollywood. “Te amaré por siempre”, del 2009, es una de esas películas, es decir, de esas en que el amor confronta con la dimensión temporal. O bien, el transcurrir usa sus armas “naturales” para enfrentar al amor humano, eventual y contingente por naturaleza, configurado a término, contrario a la eternidad, constante solo en la subjetividad afectiva, desafío a lo infinito por parte de infinito.

 

 

       “Te amaré por siempre”, en horario central de la noche de este domingo, no es una gran película pero se deja llevar, o uno/a puede subirse a ella, y no creer y hasta desconfiar pero quedar circunstancialmente detenido en esa ficción de fantasía. Él (Eric Bana) es un bibliotecario con la capacidad “genética” (la genética, en el cine, y quizás en el mundo, sirve hoy “para todo”) de moverse en el tiempo, de adelante para atrás y al revés, sin a veces quererlo o desearlo. Es su destino y es su libertad. Pudiera vivir sin compromisos, sin temor a equivocarse. Pero él quiere quedarse en un lugar, en un tiempo, cansado de “irse”. Más cuando ama, lo que lo convierte en sujeto de dolor.

 

 

         Y ella (Rachel McAdams), bonita, sabe que está enamorada de ese hombre “del tiempo”. No se desanima, supone que vencerá, que su sentimiento se impondrá en todos los momentos. Tiene razón, pero no excluye la distancia, y no incluye por necesidad el cuerpo físico. Puede no estar y amar. Otra forma del dolor o de la esperanza, según se mire. Amar solo, en el tiempo, tal vez pueda “esperarse”, pero en el espacio (otra dimensión humana) se dificulta. El padecer hace sentir, aunque ¡no es eso, también, el amor? El amor, la afectividad autorizan, y el padecimiento trabaja límites imprecisos y de gran peso sobre la espalda de los amantes.

         

          “Te amaré por siempre”, TNT este domingo a las 22.

 

 

teamareporsiempre-500x500

 

 

 

te amaré por siempre2

 

 

 

Viernes 19 de abril 2013. AMILCAR MORETTI, madrugada. La Plata, Argentina.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: