INUNDACIÓN DE LA PLATA: Sentencia previa. ¿Y qué hacemos si llueve otra vez?

 

 

 

 

La Plata: cerrada por duelo. Foto Clarin-La Nacion.

La Plata: cerrada por duelo. Foto Clarin-La Nación.

 

 

 

“O INVENTAMOS O PERECEMOS”

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

 

 

               Amilcar Moretti. (BLOG) oct. 2012 PA010073Sí, sí, ¿pero qué hacemos si llueve otra vez? “¿”Que esta vez -martes 2 de abril- llovió mucho? ¿Que fue excepcional”? Sí, sí, nos dimos cuenta. De manera cruel -para unos más, mucho más -velan sus muertos- y para otros menos-, nos dimos cuenta que fue una caída de lluvia extraordinaria, no frecuente. Muchos perdieron todo, y 350 mil personas se vieron afectadas por la subida del agua en casi toda la ciudad, en el centro, en la periferia, en la zona norte, en la del sur, bueno, en toda la ciudad, aún en muchas que nunca se habían inundado. Hubo al menos 60 muertos y al principio más de 100 desaparecidos. Corren ya leyendas urbanas: cuerpos que flotaban en las calles con el agua torrentosa, gente sorprendida y ahogada en el interior de sus casas, otra que permaneció -quiso refugiarse- en el auto y pereció también (las puertas no se abren una vez que el auto está bajo el agua, solo cabe bajar los vidrios, esperar que ingrese el aluvión de agua y mierda, y después recién escapar a  nado, ¿pero quién? ¿Bruce Willis?). Leyendas urbanas de terror, que se ampliarán y perdurarán, pero que son ciertas, verdaderas en su medida. ¿Dónde está la gente de muchos asentamientos de indocumentados habitantes de casillas precarias a la orilla de los arroyos que desbordaron? ¿Dónde están? Nadie puede dar respuesta: no hay identificación ni constancia de su existencia antes del agua, mucho menos ahora que ni sus ranchos han quedado.

 

 

De El Siglo.com, Tucumán

De El Siglo.com, Tucumán

 

 

                     En fin, todo eso -el horror- lo sabemos, más o menos, pero lo sabemos. El horror no se puede agrandar, exagerar. El horror, una vez instalado, no se mide. Es el Horror. Es como la ESMA: se pueden haber visto siete torturados, cuatro violadas, 15 arrojados de un avión, en fin, el Horror. Después de eso el Horror no aumenta: se instala. Y el agua -no la lluvia, copiosa, por copiosa que haya sido- me sospecho que es en gran medida obra y resultado del hombre. De algunos y, al fin y al cabo, de la sociedad toda. Unos pueden ser responsables directos por obras enadecuadas, por obras no hechas aun con advertencia de su imprescindibilidad para evitar anegamientos, porque otros dejaron hacer, en fin, muchas razones que primero tocan a los que mandan porque los elegimos. Estos son más responsables, en la ciudad. Y el resto porque creyó que asfaltar todo y despreocuparse de dragar arroyos, entubarlos,  ampliarlos, dejarlos correr su curso normal, protestar por edificios en torre que arrasaron y deforman el casco original de una ciudad histórica que no estuvo nunca preparada y ni siquiera pensada, cien años antes, por la explosión de ¿Progreso? ¿Progreso? Pavimentación sin siquiera buen escurrimiento de aguas no es progreso, es atraso, una trampa, la ruina, senda al desastre.

 

 

 

                 Sí, sí, lo sé, lo sabemos, llovieron 300-400 milímetros en tres, cuatro horas. Ningún desagote ni corrimiento de aguas dio abasto. Pero muchas calles, muchísimas, la mayoría no estaban preparadas ni tendidas para una lluvia intensa. Sucede nada más que hasta ahora había llovido menos que 300-400 milímetros en tres horas. Pero cuando llovió 150 o 200 en ocho horas se inundó lo mismo, menos, pero se inundó, no metro y medio o dos metros pero sí 10, 20 centímetros, en menos zonas, pero se inundó. Era cuestión de tiempo que ocurriese la catástrofe. Ocurrió una vez, va a volver a ocurrir.

 

 

 

La presidenta a estar con las víctimas más afectadas es considerada, es natural, única salvadora, alguien -única- a quien aferrarse. De abelfer.files.wordpress.com

La presidenta a estar con las víctimas más afectadas es considerada, es natural, única salvadora, alguien -única- a quien aferrarse. De abelfer.files.wordpress.com

 

 

 

                         Bueno, claro, ya entendimos: 400 milímetros en 3 o 4 horas. ¿Pero qué va a pasar cuando lluevan, por ejemplo, 200 milímetros en una hora?  ¿O 130 milímetros en veinte minutos? O 370 milímetros en 2 horas y media y no en cuatro. Porque va a volver a suceder. No se sabe si dentro de diez años -cuando la ciudad esté en peor estado, porque ha de persistir gran parte de la deforme y desequilibrada, sin control, tendencia actual de crecimiento-, no se sabe si dentro de diez años, o en seis meses, la semana que viene o mañana pero seguro, seguro va a volver a llover mucho. Así, como estamos, va a volver la catástrofe. Lloverá de nuevo fuerte. ¿Y qué se hace entonces? ¿Compramos botes y salvavidas y nos pertrechamos con equipos de supervivencia, vestimenta impermeable, 30 metros de soga, cuchillo de monte, alimentos en lata, antibióticos, vendas, agua envasada? Y pensar cada uno en nuestro propio Wilson (ver “Náufrago”, con Tom Hanks mientras habla con su pelota).

 

 

 

De eldiario24.com

De eldiario24.com

 

 

                   Creo que por una cuestión de votos, de la necesidad de ser elegidos en los próximos comicios, las autoridades más cercanas, a cargo de modo directo de la representación de la ciudadanía -un millón de ciudadanos, cifra más, cifra menos- han prestado atención a que la próxima tormenta de lluvia puede ser la última para sus carreras o trayectorias políticas, si es que ésta del 2 de abril ya no lo fue. La memoria del horror queda. No solo quedaron al garete pichichos y mascotas, que fueron los primeros que se dieron cuenta de lo que venía y cómo iba a terminar todo. Por eso se perdieron o murieron muchas mascotas. Sólo que los perritos no sabían hacia dónde huir, o todos los lugares fueron su trampa, porque la ciudad toda se convirtió en una trampa. O porque en una esquina los ahogó una ola. Hubo muchachos que surfeaban. Los perros, los bebés, los ancianos, los adultos sin deportes de ocio no, no pudieron surfear, al igual que muchos perrunos y gatunos. Alguna vaca flotó muerta y fue carneada por vecinos pobres. Se habían salvado del agua pero no tenían qué comer, no tenían nada.

 

 

 

Sur con escoba o remo. La Plata. AFP.

Sur urbano a remo. La Plata. AFP.

 

 

 

 

                             Es probable, es deseable, que hagan obras, reformas. Se harán. Serán paliativos, casi seguro. Prevenciones para el corto lapso. En principio no está mal. Hay que evitar, pronto, ya, que se repitan en tiempo perentorio las consecuencias de la lluvia: lluvias habrá igual, hay que detener o manejar las consecuencias,ya. También, quizás, se tomen medidas y se formen equipos para reacciones inmediatas ante la catástrofe. Y se preste mucha atención a la necesidad de alertar a la población, de informarla preventivamente aunque después el clima y la meteorología cambien sus decisiones. Prevenir, alertar, hacer las obras mínimas, es la preparatoria, el alivio perentorio, la prevención indispensable al alcance de una ciudad rica como la capital de la provincia más grande y rica de la Argentina.

 

 

 

El azote de día. Como un ciclón en una isla del Pacífico. De Infobae.com

El azote de día. Como un ciclón en una isla del Pacífico. De Infobae.com

 

 

 

 

                “No es la naturaleza. Sí llueve porque la naturaleza, a veces, llueve o lleva implícito el fenómeno de que caiga agua desde el cielo. De nuevo, claro, sí, por supuesto. Pero si llueve en una ciudad superasfaltada, una ciudad de cemento con los desagotes, alcantarillas y cañerías comunitarias pluviales desactualizados, insuficientes para la “modernidad” o en precario estado. Si llueve en una ciudad que en los últimos años ha crecido mucho y sin orden en materia de construcción de grandes y altísimas torres, por ejemplo en la zona céntrica y aledaños. Si el crecimiento de la economía -bienvenido, siempre- ha generado un impulso notable de la industria de la construcción (muy movilizadora de otras actividades), pero sin control ni supervisión. Si el parque automotor aumentó en el lustro último de una manera fenomenal y desproporcionada porque al modelo de economía kirchnerista le va bien y viene en crecimiento y en el proceso de consumo general es ahora más fácil comprarse un auto nuevo. Si la industria del automóvil (800 mil unidades por año, un millón, y más) y casi la mitad de los coches se vende en el mercado interno. Si un frente de veinte o treinta metros en vez de presentar tres casas con 15 habitantes, cede lugar a una torre de 20 pisos con cuatro departamentos por nivel y 350 habitantes. Si el sistema de desagüe pluvial y el sanitario se mezclan (es muy común que los desagotes de lluvia en vez de ir a la calle vayan al sistema cloacal). Si el sistema pluvial está hecho para determinada estructura ciudadana con tal cantidad de inmuebles y habitantes y no para el doble o el triple. Si los espacios verdes y plazas se achican o desaparecen, si los bulevares distintivos de la ciudad se ven amenazados de desaparecer, si los árboles son talados por los vecinos porque “ensucian” con sus hojas o rompen las estúpidas veredas. Si el cemento está en todas partes y hay veredas sin siquiera las cazuelas obligatorias para los dos árboles del común frentista. Si todo esto se produce y se da junto, y se acumula durante años y años, es posible que si llueve un poco de más, o llueve mucho, o aún llueve más todavía, es posible, es probable, es casi seguro que la ciudad se va a anegar, y que los autos que no dejan correr el agua comiencen a flotar y que la gente con menos posibilidades y en zonas más alejadas, o simplemente desprevenida, es casi una garantía que se ahogue, que se muera, que sea ejecutada por una ciudad y el desequilibrio organizado y el crecimiento desigual de un sistema.” (ver nota del autor en este Blog: https://amilcarmoretti.wordpress.com/2013/04/05/lluvia-copiosa-y-prolongada-tormenta-de-victimas-con-sentencia-previa-al-agua-del-cielo/

 

 

 

El azote de día. Como un ciclón en una isla del Pacífico. De Infobae.com

El azote de día. Como un ciclón en una isla del Pacífico. De Infobae.com

 

 

 

 

Las calles, lagos. De tendencia.blogspot.com

Las calles, lagos. De tendencia.blogspot.com

 

 

 

Lagos nocturnos. De Taringa.com

Lagos nocturnos. De Taringa.com

 

 

 

                      Hay que refundar la ciudad. No podemos decir que el crecimiento económico -la construcción, que moviliza muchas ramas industriales, y la industria automotriz, que lidera el crecimiento industrial argentino desde hace décadas-, no puede decirse que el crecimiento económico debe detenerse, “enfriar la economía”, como suele decirse. Así, lo único que se logrará es que no se inunden los de buenos ingresos, porque los pobres, sin trabajo por el “enfriamiento de la economía”, van a sufrir más. Eso no puede plantearse ahora. Es el modelo que se heredó. Y se le agregaron muchos aportes fundamentales en el período kirchnerista para poder bajar el desempleo, fortalecer la destruida industria nacional del 1989-2001 y comenzar una redistribución de los ingresos para que la mayoría tenga trabajo y así alimente a su familia, levante su techo y aumente el consumo.

 

 

 

                 Porque si echamos a los pobres o los expulsamos por falta de trabajo, si se les paga sueldos de hambre y sin protección previsional y social, el consumo va a bajar de nuevo. Y cerrarán las industrias chicas, que son las que ocupan más mano de obra. Y habrá que importar y consumirá menos gente. Y entonces habrá que pedir plata prestada porque habrá menos impuestos al haber menos trabajo. Y de nuevo volvemos a los 90 y después al 2001 o, si no, un nuevo genocidio: matar a los pobres y a los sin trabajo que protesten.

 

 

 

Lagos nocturnos. De Taringa.com

Lagos nocturnos. De Taringa.com

 

 

 

 

Vecina espera el micro urbano subida a un caño del parador. La plaza central de la ciudad, inundada. De La Nación.com

Vecina espera el micro urbano subida a un caño del parador. La plaza central de la ciudad, inundada. De La Nación.com

 

 

 

 

LO que quedó del común de los vecinos. Lo que ya no tiene. La Nación. com

LO que quedó del común de los vecinos. Lo que ya no tiene. La Nación. com

 

 

 

 

                       “Pero ¡Ojo!, esto de ahora no es de ahora. Si le buscamos razones y precedentes cercanos basta remitirse al menemato y a gran parte de lo que vino después. O se ha crecido para los pudientes, con lujosos edificios en torre. O no se invirtió lo suficiente en el bienestar público y comunitario, como es ampliar y ensanchar y renovar los sistemas cloacales y de desagote. O no hay prohibición de construir en determinados sitios, o de ingresar en auto -miles de autos- en determinadas zonas (esta última “prohibición” es típica en Nueva York, y pasa por ser una ciudad supermoderna y ultraliberal cosmopolita). O si se construye de manera extensiva sin planificación ni control. O no hay servicios públicos de asesoramiento gratuitos para orientar a los menos favorecidos -que tienen derecho a su económica y digna vivienda-. Si los ricos hacen lo que quieren, la clase media idiota y consumista imita a los más ricos, y si los pobres hacen lo que pueden y como pueden y donde pueden, entonces la organización social-urbana comunitaria termina por convertirse en un reverendo caos, una urbanidad a cada momento a punto de colapsar. Caen dos, tres, diez o mil gotas de más, o un digno ciudadano va un día varias veces al baño por despeño diarreico, y entonces, si se da todo eso junto y al mismo tiempo y en la misma ciudad, se acumula por años y décadas, entonces el aleteo de una mariposa se convierte en un terremoto que no puede detenerse porque está hecho para que no se detenga, porque está hecho para que llueva como si fuera la Final del Mundo, porque una ciudad también es susceptible de “ser llovida” pero si se inunda toda es porque algo -mucho, por mucho tiempo- falla y no sólo porque un día cayó mucha, pero muchísima agua.” (ver nota antes citada del autor del blog)

 

 

 

LO que quedó del común de los vecinos. Lo que ya no tiene. La Nación. com

LO que quedó del común de los vecinos. Lo que ya no tiene. La Nación. com

 

 

 

 

Los vecinos esperan. Clarín, foto de Hernán Rojas.

Los vecinos esperan. Clarín, foto de Hernán Rojas.

 

 

 

La presidenta se hizo presente, se junto a la gente simple y debatió con ella, como uno más. Clarin.

La presidenta se hizo presente, se junto a la gente simple y debatió con ella, como uno más. Clarin.

 

 

 

 

                    Refundar la ciudad. Trazarla de nuevo para conservar el sueño de tipos como Dardo Rocha. Retomar la idea de la ciudad modelo, respetar lo que imaginaron adelantados como Rocha y sus amigos y pensar la reconstrucción y conservación de la ciudad para los próximo cien años. Ya mismo llamar a un concurso abierto mundial de arquitectos, urbanistas, ingenieros, diseñadores, artistas, antropólogos, arqueólogos, geólogos, astrónomos, ambientalistas y, sobre la idea de la ciudad inaugural de poco antes del siglo XX, rehacer y extender y crear todo lo que haga falta. Abunda la riqueza. Mal repartida todavía, pero sobra la riqueza. Aumentar el impuesto a los grandes propietarios de la tierra y aumentar las retenciones a la soja y al oro y minerales y destinar eso a la remodelación de la ciudad modelo para el siglo XXI, preparada para el XXII.

 

                     Corrijo: no mundial, hay que convocar a un concurso de profesionales latinoamericanos, los mejores del Subcontinente, y hacer de la Ciudad otra vez una ciudad modelo. Ahora ni siquiera habrá que importar intelectuales ni pensadores ni técnicos. Tampoco mano de obra.  Sería el Nuevo Sueño de Oro. La Nueva Quimera del Oro. Concurriría mano de obra de todos los países hermanos, buenos y laboriosos trabajadores. Se puede gestionar -no hay que tenerle miedo en estos casos- un préstamo de organismos mundiales a pagar, si no hay plata de retenciones de soja, a pagar con los inventos, descubrimientos, proyectos e invenciones a los que están acostumbrados  nuestros universitarios en la que es la segunda Universidad pública de la Argentina. Hacer aún una Universidad más rica, como la que hubo en 1900, más amplia, modélica. Y tan o más popular y masiva que la de ahora habilitada por Perón en 1946. Podemos completar pagos con conocimiento si los sojeros y terratenientes no quieren contribuir. Y podría denunciárselos, escrachárselos uno a uno por egoístas si no hay fuerza política para que colaboren en su medida y fáciles posibilidades. Si Cuba ha logrado con 3 mil médicos cedidos a Venezuela cambiar salud por petróleo, nosotros -si no alcanza con las vacas, la soja, los cereales y petróleo, el oro, que alcanzan, por supuesto- podemos pagar -en parte- con conocimiento, creando al mismo tiempo nuestro propio conocimiento (el que nos convenga a nosotros, a nuestro territorio e identidad) y vender conocimiento a gusto y necesidad del cliente, por ejemplo a un suizo, que supongo ha de tener diferentes requerimientos que un camboyano. No sé, es una idea. Debe haber otras. Las hay, claro, además de que en la Argentina, como suele decirse desde hace décadas, “está todo estudiado”. No por nada cuando la dictadura de 1976 derrocó al gobierno constitucional de Isabel Perón lo primero que hizo Martínez de Hoz fue mandar a quemar estudios y proyectos sobre la pampa y sus propietarios, investigaciones que calculaban al detalle cuál podía ser la renta potencial y la distribución equitativa.

 

 

 

La presidenta se hizo presente, se junto a la gente simple y debatió con ella, como uno más. Clarin.

La presidenta se hizo presente, se junto a la gente simple y debatió con ella, como uno más. Clarin.

 

 

 

 

El sueño del auto propio. Foto de Daniel Forneri, Clarín.

El sueño del auto propio. Foto de Daniel Forneri, Clarín.

 

 

 

 

Cada calle, un río. En el centro también. Clarín-La Nación.

Cada calle, un río. En el centro también. Clarín-La Nación.

 

 

 

               Riqueza sobra. Se ha salido casi de la deuda externa. La provincia puede rever otra vez la no hecha contribución impositiva de las grandes extensiones territoriales. Los que menos pagan son las más ricos. Y presionan a la Legislatura. Riqueza sobra y más aún el potencial. Se debe refundar la ciudad. Dardo Rocha espera. Hay Dardos Rocha nuevos, muchachas y muchachos aún. Se los vio a toda hora en estos días en ayuda  de las víctimas y damnificados de la inundación. Salieron solos. No los llevó La Cámpora. No solo La Cámpora. Salió la mayoría de los pibes. Hicieron auténtica militancia. Buena política. Porque la mejor política es la de la solidaridad. La práctica de la ayuda al otro. No la limosna del domingo. No. Sino ayudar en solidaridad, en comunidad, pero si al mismo tiempo -la única forma de que se repita y permanezca esa solidaridad- se advierte claramente como los ricos, los que esquivan retenciones y bajan proporciones de impuestos a los ricos, si se ve, lo ven todos, que esos, aún a regañadientes, aportan gran parte.

 

 

 

                 Hay riqueza y hay potencial. Se forman nuevos dirigentes. Hay talento, hay conocimiento.  Ahora hay que acertar con la decisión política en el momento justo. Y en eso va a ser decisorio que la población se ponga de acuerdo toda y reclame y exija apoyando al gobierno cuando el gobierno tenga que hacer frente a los que tienen el poder. Y si se da ese apoyo y esa circunstancia, no quepa la menor duda que la Señora Yegua va a presidir y va a tirar como ninguna/o hasta la Refundación plena. Y no solo porque sea buena para esas tareas, sino porque le gusta y es inteligente y perceptiva como ninguna para hacerse cargo de esas situaciones y relaciones de fuerza. Lo que falta aún es el pueblo, si se quiere, la conciencia colectiva ciudadana. 

 

Jueves 11 de abril 2013. Argentina. Ciudad de La Plata (a 60 kms. al sur de Buenos Aires)

 

La Plata inundada. Telefé.com

La Plata inundada. Telefé.com

 

 

 

Diario La Nacion

Diario La Nacion

 

 

 

Infonews.com

Infonews.com

 

 

 

Diario Uno.com

Diario Uno.com

 

 

 

La videoteca hogareña a la basura. La Nacion.com

La videoteca hogareña a la basura. La Nación.com

 

 

 

 

Hay que hacer el duelo y empezar a pensar la Refundación de La Plata y la celebración ante el mundo.

Hay que hacer el duelo y empezar a pensar la Refundación de La Plata y la celebración ante el mundo.

2 comentarios to “INUNDACIÓN DE LA PLATA: Sentencia previa. ¿Y qué hacemos si llueve otra vez?”

  1. Joaquin Says:

    Hola, Amilcar…
    Lamentablemente no me dio para leer toda tu nota porque me pareció demasiado larga y, disculpame, sin pretender ofender algo delirante, pero si me pareció oportuno preguntarte por el tema del progreso y este temita de la inundación, porque hasta donde yo sé el progreso pasa también por la construcción de infraestructura hidráulica y al parecer vos hablas de lo bien que estamos y todo eso… pero Amilcar, parece que ni defensa civil tenemos y es evidente que solo contamos con la ayuda de nuestros vecinos y que para nuestro gobierno solo somos buenos pibes que se encargan de votarlos cada cuatro años…
    Amilcar ¿te acordas que te mencionaba hace unos meses el asuntito tan irrelevante de la soja, el despoblamiento rural y el hacinamiento social en las ciudades al que nos ha conducido tu adorada cristina? ¿te acordas como me insultaste?
    Lástima…
    ahora no tenemos a nadie de la izquierda progresista que se anime a contar los muertos…

    Vos los apoyas, Amilcar…
    Yo te hago responsable de esto…
    Tu pluma solo intenta achatar pensamientos rebeldes y les da poder y vos, de algún modo, también estas matando gente…

    Me gusta

  2. Viviana Says:

    Que voy a decir…si siempre es lo mismo…cada vez que tenemos la oportunidad de elegir a nuestros representantes lo hacemos con esperanza, con la ilusion inocente de que va a cumplir con sus obligaciones sin intentar solo, como tantos otros que pasaron, llenarse los bolsillos, llenar los de sus amigos y conocidos, y conocidos de conocidos, e irse sin mas…esto que acaba de pasar muestra a las claras, que todo es asi. Quiero y exijo obras ya para mi ciudad, mi familia entera, incluyendo mis padres, mis hermanos, mis sobrinos,mi marido y mi hija de 9 años, corrieron peligros de vida al atravesar el nuevo rio correntoso que se genero debajo del distribuidor…por eso exijo obras ya!para que esto no vuelva a suceder…ni un muerto mas en la ciudad!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: