SENTENCIA PREVIA: INUNDACIÓN DE LA PLATA, ARGENTINA. O la conciencia colectiva (el pueblo) capta la peligrosidad de los acontecimientos climáticos extremos que se repetirán y adapta a ellos la regulación del crecimiento urbano de ricos y pobres, empresas e individuos, o sobrevendrá un colapso que nos exterminará o dispersará a todos. Ya ha pasado en Nueva Orleans y por otras razones en Detroit, ambos en Estados Unidos.

La dispersión y éxodo en La Plata, a frente a una lluvia intensa. Ciudades y provincias del interior argentinos, con muchísimo menos potencial y riqueza que Buenos Aires y La Plata, se lanzaron de inmediato a una recolección inimaginable de elementos para hacer frente a las primeras necesidades de las víctimas porteñas y platenses. 4, 5, 6 y 7 de abril 2013.

La dispersión y éxodo en La Plata, a frente a una lluvia intensa. Ciudades y provincias del interior argentinas, con muchísimo menos potencial y riqueza que Buenos Aires Ciudad y La Plata, se lanzaron de inmediato a una recolección de volumen inimaginable de elementos para hacer frente a las primeras necesidades de las víctimas porteñas y platenses. 4, 5, 6 y 7 de abril 2013.

 

 

 

                 “En la publicación “El cambio climático en Argentina”, editado por la Secretaría de Medio Ambiente en 2007, el profesor emérito de la UBA e investigador superior del Conicet Vicente Barros plantea que “el problema de la mayor frecuencia de precipitaciones extremas es de gran impacto y cabe preguntarse por qué no ha habido toda la adaptación necesaria”. Agrega que “además de las características propias de la idiosincrasia nacional, habría que explorar en qué medida, un aumento en la frecuencia de los fenómenos extremos puede ser captado por la conciencia colectiva y si esta captación sólo se registra cuando en alguna ocasión, los eventos extremos superen significativamente un cierto umbral de daño”.

 

                    “En el caso de Buenos Aires, estos eventos extremos se vienen repitiendo desde hace varios años. En La Plata es la primera vez que se produce con un caudal que duplicó cualquier marca histórica. Como sea, en el ámbito técnico en Argentina se detectó este problema hace varios años. Los técnicos hablan de “captación” por la conciencia colectiva y de “adaptación”, en cuanto a políticas urbanísticas.

                       “Quizás el golpe en La Plata haya sido más inesperado; en Buenos Aires, la repetición de estos fenómenos hizo que los ciudadanos tuvieran más conciencia y que se hayan realizado obras, pero no han sido suficientes, tampoco hay una estrategia permanente de respuesta inmediata, como quedó en evidencia, y la regulación urbanística para impedir o atenuar las consecuencias de estos cataclismos no existe. Por el contrario, las inundaciones en el Barrio Mitre, en la Capital, donde murió una vecina, se originan en el abuso del mercado inmobiliario que permitió la construcción de un shopping sin los mínimos recaudos ambientales.

 

                       “La Ciudad Autónoma de Buenos Aires es el caso más extremo por la repetición de estos fenómenos, sobre todo en el otoño, pero los 800 centros urbanos principales de este país, incluida La Plata, se encuentran sobre, o junto, a alguna vía de agua importante y ninguna de esas ciudades tiene ese tipo de estrategias.

                  “La idea de cambio climático en muchas zonas ha servido para ampliar la frontera agrícola, pero no para concientizar a los gobernantes de los riesgos eventuales o para prever un desarrollo urbanístico que atenúe los efectos devastadores de una inundación. Esto en términos técnicos significa respetar el curso natural del agua sin instalar barrios precarios sobre ellos ni interrumpirlos con grandes emprendimientos inmobiliarios. Es difícil encontrar pautas nacionales más que para establecer la obligación de regular el desarrollo urbanístico en función de estos parámetros. Las regulaciones más concretas dependen de las autoridades municipales que están en contacto directo con el territorio y que son las que han manejado esas normativas en los centros urbanos.

 

                   “En ese aspecto, la política está en deuda con la sociedad porque, a pesar de la repetición de estos eventos y de las advertencias técnicas desde hace varios años, no ha incorporado este tema a sus programas. A esta altura ya no se trata sólo de prometer más o menos obras, sino de políticas permanentes de lo que los técnicos llaman “adaptabilidad” a los efectos del cambio climático.”

 

 

(por Luis Bruschtein, fragmento de su nota “El temporal”, este  sábado 6 de abril del 2013, en el diario Página12, de Buenos Aires, al referirse a la tormenta de agua que inundó por primera vez toda la ciudad de La Plata, capital de la principal y más rica provincia argentina, la de Buenos Aires, región que en la práctica alimenta o tiene potencial para alimentar a todo el mundo, y aún para regalar comida o venderla a valores muy bajos si la política económica mundial lo permitiera. La Plata, fundada hace 130 años, a finales del siglo 19, fue diseñada como una ciudad modelo y por décadas conservó esas características, aún hoy de avanzada en muchos aspectos, entre ellos la disposición de espacios verdes y construcciones.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-217442-2013-04-06.html)

 

 

El éxodo inimaginable de platenses. ¿Qué hubieran dicho los fundadores de la ciudad, a fines del siglo 19, al ver lo que hicieron con su joya urbana los herederos de las elites a cargo de la conducción en apenas poco más de cien años después?

El éxodo inimaginable de platenses. ¿Qué hubieran dicho los fundadores de la ciudad, a fines del siglo 19, al ver lo que hicieron con su joya urbana los herederos de las elites a cargo de la conducción en apenas poco más de cien años después?

 

 

 

Sábado 6 de abril 2013. Argentina.

 

Una respuesta to “SENTENCIA PREVIA: INUNDACIÓN DE LA PLATA, ARGENTINA. O la conciencia colectiva (el pueblo) capta la peligrosidad de los acontecimientos climáticos extremos que se repetirán y adapta a ellos la regulación del crecimiento urbano de ricos y pobres, empresas e individuos, o sobrevendrá un colapso que nos exterminará o dispersará a todos. Ya ha pasado en Nueva Orleans y por otras razones en Detroit, ambos en Estados Unidos.”

  1. Sugiero que el gobierno nacional convoque a expertos en urbanismo, cientìficos y tècnicos de las màs variadas disciplinas para que realizan propuestas de obras necesarias e imprescindibles. y que éstas se ejecuten, no que sean arrojadas a la basura u olvidadas en cajones de buròcratas, como ocurre siempre o casis siempre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: