“ATTENBERG”, cine griego de nueva generación: “Zorba” ya no hace falta; es antiguo y tiene sustitutos

Escena de iniciación sexual de la protagonista de la griega "Attenberg", que se estrena esta noche de miércoles en I-Sat.

Escena de iniciación sexual de la protagonista de la griega “Attenberg”, que se estrena esta noche de miércoles en I-Sat.

 

 

 

(fragmento de la nota escrita especialmente para el diario EL DIA, de la Argentina, publicada hoy 20 de marzo 2013, en la ciudad de La Plata)

http://www.eldia.com.ar/edis/20130320/Cine-mundo-nuevos-no-ven-espectaculos11.htm

 

 

Cine por TV

CINE Y MUNDO NUEVOS: NO SE VEN

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

                 

                 “Attenberg”, esta noche de miércoles, a las 22. Hay un cine nuevo en el mundo. Sucede que el circuito comercial no lo incorpora. Pero la televisión, siempre acusada de convencional y conservadora, muchas veces -al menos la de cable- propone compensaciones. La dificultad persiste en que hay que saber encontrar, o estar informado de dichos resarcimientos fílmicos. El ciclo Primer Plano de I-Sat proyecta esta noche “Attenberg” de la directora griega Athina Rachel Tsangari, poco y nada conocida aquí.

 

             Athina Rachel Tsangari está relacionada con ese otro cineasta griego, Giorgios Lanthimos, autor de -ya vista en TV.- “Canino”, esa peculiar película “a lo Pasolini recargado” sobre una familia de la burguesía griega, secuestrada por el padre y esposo en una residencia. Entre otras cosas, no deja salir a sus dos hijos -ya más que adolescentes- quienes desconocen todo del mundo. Con su esposa sucede algo similar, solo que ella parece una especie de “cosa” que, a veces, se usa de muñeca sexual inflable. La hija, además, es obligada a ser amante del padre. El final de “Canino”, que se vio también en la televisión de cable, parece ofrecer un “esperanza”, aunque no es del todo seguro.

 

"Attenberg" o "La vida según Attenberg", el nuevo cine de Grecia.

“Attenberg” o “La vida según Attenberg”, el nuevo cine de Grecia.

                 

                  Tanto Lanthimos como Tsangari no desentonan con sus películas  con la explosión de la crisis en la Grecia real de hoy. En el caso de “Attenberg” el asunto es entre una chica de poco más de veinte años y su padre, un arquitecto enfermo de cáncer terminal. Esta es una parte. La otra es la relación de la muchacha con una compañera que tiene experiencia sexual, al contrario de la protagonista, bella por cierto, que desconoce todo sobre el amor y el cuerpo, como si fuese una niña. Tanto ha sido su retraimiento y aislamiento que la muchacha ignora todo lo referido al placer y el cuerpo en intimidad es misterio y sorpresa.

 

                  Pero “Attenberg” no puede calificarse de película de “iniciación sexual”: en caso de serlo, también es muchas más cosas cosas. Las situaciones actuadas por las dos chicas -como repetidos pases de bailes en la calle, imitación anacrónica de películas de varias décadas atrás y documentales del inglés Attemborough-, tienen un toque delirante o de comicidad chaplinesca -“fuera de lugar” en un drama- a la manera de muchos cineastas actuales de vanguardia de China o Corea del Sur. Se mezclan los géneros del cine y se presenta una libertad expresiva que tiene tanto que ver con el escape de la rutina como con el desconcierto y el vacío. Si no hay drogas, puede suponerse en el discurso, bueno es el “absurdo” para encubrir el vacío de los jóvenes.

 

¿Soledad o supremacía de la mujer? JUgar, pero no en serio. Jugar por jugar, y por desconcierto. "Attenberg", esta noche.

¿Soledad o supremacía de la mujer? JUgar, pero no en serio. Jugar por jugar, y por desconcierto. “Attenberg”, esta noche.

                 

                   ¿“Attemberg” es un drama? No lo parece del todo. Lo ya dicho, más un verismo urbano muy apreciable (al igual que en el actual nuevo cine de Rumania) parece insinuar que lo que hay hoy en Grecia o Europa no funciona, y que ese malestar encarna en jóvenes que desean algo nuevo, sin que sepan qué es.

Hoy miércoles 20 a las 22, I-Sat

 

 

 

La directora Athina Rachel Tsangari, de Grecia, autora de "Attenberg".

La directora Athina Rachel Tsangari, de Grecia, autora de “Attenberg”.

                             

               “Attenberg” no es una película de iniciación sexual y mucho menos sobre una chica lesbiana, como podrían hacer suponer de modo equivocado algunas imágenes. Es mucho más que eso. Además, en materia de desconcierto y abandono (en el sentido de “abandónico”, como sentimiento que conlleva la certeza angustiosa de que nada puede hacerse), el filme de la cineasta Athina R. Tsangari habla de muchas cuestiones, entre ellas de la vida de un arquitecto que se termina en medio de un cáncer que no le sorprende demasiado, y que le pide ayuda y sostenimiento sexual-afectivo a su única hija, una muchacha mayor, de más de 23 años. El asunto es que ella, mujer bella y plena, no sabe nada de sexo, ni siquiera de sus propios órganos sexuales y menos de cómo proporcionarse placer. Una amiga la ayuda en ese rápido aprendizaje y mientras un humano “nace” a la vida, otro (el padre) se va hacia la muerte sin haber vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: