RETRACCIÓN (o acaso, continuidad de una modalidad regresiva e irresponsable, desbordante de miedo y fantasmas)

 

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI

 

Jueves 28 de febrero 2013
a Plata (a 60 kms. de Buenos Aires)
Argentina

 

 

 

          Amilcar Moretti . P2250093Acaso, cierta retracción observable ante Erótica de la Cultura Blog. Conjeturo, para discernir con alguna certidumbre (pura costumbre), que se debe a mi definición como “cristinista”. Peronista, kirchnerista, pero más que nada, en esa línea, “cristinista”. El periodismo -esto se supone creer- debe mantener una prudente -e imaginaria- “objetividad”, un distanciamiento que no referencie compromisos sospechados o sospechosos. Tal objetividad, tengo la convicción, no existe. En cualquier caso, sí es posible la generalización de definiciones, el no precisarse, no ser definitivo, en fin, no jugarse ni siquiera en los dichos, salvo que resulte egoísta y conveniente (lo cual no es jugarse, justamente). Soy “cristinista” por socialista, peronista, radical popular y nacional (yrigoyenista), kirchnerista, laicista, igualitarista, libertario y distribucionista.

         

               No gano dinero, si interesa repetirlo, por estar aquí, por escribir en este, mi sitio. No me pagan por fotografiar aquí a bellas muchachas en su esplendor con quienes rindo tributo a lo femenino. Yo invierto mi dinero por ser y estar aquí. Y mucho más que eso, diré. Prefiero mis dos lectores leales, compañeros ellos, que tres mil diarios que no conozco y cuyos seguimiento en continuidad y consecuencia ignoro.

               Pudo suponerse que hay en Erótica de la Cultura un “exceso de sexualidad” (?). “¡Tanta mujer desnuda!”, me subrayó desalentada una lectora. Tanta mujer desnuda por mí fotografiada, es una observación más precisa. Pero no, o sí, pero solo en parte. Más revulsivo puede ser mi “cristinismo” reconocido por decisión y voluntad propias. Por convicción y por creer que es lo más justo en estos años. Según observo, puede ser aceptado ser “peronista”, que en generalidad abstracta significa casi cualquier destino y conformación, como por ejemplo, menemismo-duhaldismo. Lo no aceptable es ser “cristinista”, kirchnerista peronista de Cristina Fernández de Kirchner.

                Yo no soy empleado ni recibo paga por pensarme cristinista. Solo pienso, creo y confío en mi percepción histórico-social. Por eso me defino así: cristinista, en lo epocal, en la particularidad y situacionismo históricos. No existe el no compromiso con el momento. Existe sí el distraído, deliberado o no, el “me borro”, aquella neutralidad -disimulo, argucia- de la no implicación pública. Por lo demás, conozco sí mucho gorilaje despectivo hecho público a la vez que mantenido por la administración o fondos públicos kirchneristas (¿democracia?).

              Este sitio digital -mi lugar- lleva mi esfuerzo mental y físico, muchas horas de trabajo (aparte de otros trabajos, que agradezco), mi dinero, décadas de lecturas y escritura, conocimiento, información, reflexión. No voy a cambiar todo eso tan valioso por lectores, o visitantes digitales.  No gano dinero en este proyecto elegido con trabajo y preocupantes decisiones. Al contrario: invierto aquí y hago un notable esfuerzo material e intelectual en la inversión. Donde la mayoría elige un auto nuevo o unas vacaciones en lindos paisajes, o residencia nueva, yo invierto en Erótica de la Cultura. Más aún, está planificado y en realización una nueva configuración de Erótica de la Cultura, que incluye preocupaciones, deseo y gastos de los cuales gozo al tiempo que implican  nuevas preocupaciones y ocupaciones.

               Si quisiera profundizar o ampliar sobre la aparente retracción podría unir ambos supuestos que repelen -una especie de “Off” ideológico- en el territorio cercano de lectores y visitantes: al cristinismo, el erotismo. En cierto entendimiento, ambas categorías -nociones, espacios, valoraciones, seguridades-: cristinismo y erotismo, erotismo y cristinismo son antagónicos con lo  intelectual, con el periodismo crítico. No aptos para un intelectual, periodista independiente o simple hombre de la cultura. “Independiente”, aplicado hoy al periodismo, es un calificativo de enmerdados significado y sentidos. Sin dudas, ahora en Argentina es más jugado y comprometido un periodista o intelectual kirchnerista, o de apoyo aún crítico a la Presidenta, que un opositor de izquierda, por mencionar una posición (izquierda) que hace tiempo fue riesgosa si no fatídica.

            Si es así -lo cual es más que interesante para definir, por ejemplo, a toda una ciudad o gran franja territorial de lectores, consumidores, mirones y curiosos, y seguidores digitales-,  el asunto se convierte en una construcción social y cultural de significado y destino nítidos y cruciales. Hay que pensar entonces en una cuestión que define más a toda una ciudad, por ejemplo, que a una individualidad de la cultura, yo en este caso.

 

2 comentarios to “RETRACCIÓN (o acaso, continuidad de una modalidad regresiva e irresponsable, desbordante de miedo y fantasmas)”

  1. Carlos Diaz Says:

    Por si alguno estaba distraído ¿no?…Yo nó, estoy muy cerca.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: