Bueno como cualquier tipo común: ¿quiere que le cuente?

 

 

 

 

Té con Hitler y Eva Braum,  ambos felices, de humor, satisfechos, contentos.

Té con Hitler y Eva Braum, ambos felices, de humor, satisfechos, contentos.

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI

Madrugada del sábado 24 de febrero 2013
Argentina

 

 

           Amilcar Moretti. (BLOG) oct. 2012 PA010073Hitler podía ser un buen tipo. ¿No? La foto lo muestra así, y es de la norteamericana LIFE, acaso -seguro- la mejor revista del mundo en la historia del periodismo gráfico. “Bueno, pero después se demostró que Hitler no era una persona decente, ya que por ejemplo encerró y gaseó a por lo menos 6 millones de judíos, más comunistas, liberales socialistas, homosexuales, gitanos, discapacitados físicos y mentales”. Sí, ya sé, ya sé, pero en su momento “fue” bueno, un buen tipo. No solo lo apoyaba gran parte de la ciudadanía alemana. También buena cantidad de honestos individuos en países con tradición democrática republicana liberal, como Gran Bretaña (ver, por ejemplo, la película “La Mansión Howard”). Y en Estados Unidos había no pocos simpatizantes del nazismo (el que no crea, vea “Focus” -se consigue en devedé y la pasan por cable-, esa película del 2001 con William Macy en que, ya en el final de la Segunda Guerra Mundial, se muestra el grado de antisemitismo de los norteamericanos de las clases obrera y medias. Está basada en un texto del gran Arthur Miller. ¿Alguna pregunta?).

 

             En la imagen, en compañía de Eva Braum, en su residencia de descanso en los Alpes, Hitler es un buen tipo. Toma el té, come escones o masas  vienesas, y a su lado su mujer Eva Braum sonríe, ríe, alegre. El gesto de Hitler es apacible. Un tipo de buen humor, contento. Ambos están satisfechos, salvo el empleado de servicio, que aparece solícito aunque no pueda verse su rostro, muy significativo en estos casos (o en todos los casos). En fin, que lo que quiero decir es que Hitler fue -o apareció durante mucho tiempo para muchísima gente- como un buen hombre, un político necesario y ejecutivo, especial para tiempos difíciles. En Argentina el nazismo tuvo también sus simpatías implícitas en algunos sectores de la población. No el partido Nacional Socialista alemán sino varios de los valores que este defendía y enarbolaba. Más todavía hubo simpatías con lo mussoliniano, quizás por la herencia inmigratoria italiana. No se veía a ambos movimientos como algo nefasto. A lo sumo, como rígidos y quizás autoritarios pero, digamos, necesarios, aceptables, como sucedió también -y sucede -acá (muchísimo menos) y en España- con Franco y el franquismo.

 

 

 

            No digo, repito, gente con la bandera con la esvástica en la calle. No.
Pero sí mucha gente, muchos ciudadanos que creyeron o confiaron -les parecieron atinentes, “normales”, justos- los valores constituyentes públicos del nazi-fascismo y franquismo. Orden, paz social y persecución de los subversivos del orden pacífico (los comunistas, en esa época). ¿Quién puede estar en contra del Orden, la Paz Social y los alteradores del equilibrio pacífico de una comunidad? Bueno, eso lo representó, en gran medida, Hitler y el nazismo. Y así se difundía en  los medios de comunicación,  que formateaban y formatean la conciencia colectiva. ¿Por qué habría que desconfiar de Hitler si mi diario preferido no lo presenta como un monstruo? O si lo hace, aparece como un comentario o la opinión de alguien “politizado”, “ideologizado”. Además, no mencionaban los medios todos los días en grandes titulares las atrocidades de los campos de exterminio. ¿Cómo habría de informarse y saber la gran mayoría de la población, casi toda democrática? Así, entonces, Hitler, por mucho tiempo, demasiado, fue un buen tipo. 

 

           Además, el mundo está lleno de buenas personas, decentes, honradas, decorosas. Y que generan hechos de ese tono y sustancia. Estados Unidos si invade Afganistán es porque allí son todos talibanes que les ponen sábanas negras en la cabeza a las mujeres. Esa puede llegar a ser una buena razón para matar a todos, o casi, los afganos. Si Francia bombardea Libia, bueno sucede que allí Kadaffi era un tirano y había que destruir todo y que después de arreglen, que no vamos a decir nada en los diarios sobre lo que quedó y lo que es Libia hoy, y seguro Ud. no quiere saber, ¿o quiere que le cuente? No le hablo de Mali. Tampoco de Palestina y las acciones de Israel. Ni mencionarle lo que desean hacer con 75 millones de iraníes, gente muy civilizada, con muy buenas universidades, considerable desarrollo social  y una herencia cultural y artística de las más valiosas de la humanidad. Por eso, Hitler también era bueno, o, al menos, tenía momentos buenos, como cualquier tipo común. (Y esto último creo que es lo más preocupante: “Bueno como cualquier tipo común”).

 

3 comentarios to “Bueno como cualquier tipo común: ¿quiere que le cuente?”

  1. A muchos politicos actuales,la prensa monopólica los vende como buenos tipos,y quizas lo sean,pero si tuvieran el poder no titubearían en firmar para que desaparezcan muchos derechos que hoy tenemos,ej:El futbol para todos,o la asiganción universal por hijo.

    Me gusta

  2. Otro excelente aporte de esta pàgina que, casi sin excepciones, merece elogios a granel… Para no abundar en detalles, aquì, en nuestra Argentina, mucha gente aplaudìa (con su voto o con una sonrisa) a Carlos Menem, un emblema de la corrupciòn, del antipatriotismo, de lo màs repudiable de la polìtica. Les resultaba dicharachero, simpàtico, etc., siendo un entreguista del patriomio nacional, lacayo de los Estados Unidos, etc. En sìntesis, los pueblos suelen incurrir en errores de gran magnitud, como los mencionados. Y Menem y quienes fueron sus funcionarios,llenos de plata mal habida, siguen tranquilamente por estas calles, y varios de ellos están en sitiales de privilegios de este mejor gobierno: Pichetto, entre tantos…

    Me gusta

  3. Carlos Diaz Says:

    Gran página. Muchas gracias.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: