Tipos violentos, poder, dinero, y minas violentas. Como el viejo eslogan revolucionario: a la violencia del arriba machista, la violencia del abajo machista de la mujer. ¿Somos todos machistas? Tutti infettati dal capitalismo e il potere

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cine por TV

 

 

ÚLTIMA DE LA CHICA DEL BIDÓN NAFTERO

      

 

Por

AMÍLCAR MORETTI

 

(Adelanto de la nota que este domingo 17 publica íntegra el diario EL DÍA de la Argentina.

http://www.eldia.com.ar/espectaculos.aspx

 

 

 

Copia de 1 oct. 2012 mediano. b y n recort. PA010073No es que me haya olvidado de ella. De la tercera y última parte de la más sonada “La chica que soñaba con un fósforo y un bidón de gasolina”, que fue ayer, sábado (según anuncié el miércoles, en mi nota semanal de los miércoles en el diario EL DÍA, de la Argentina). Este domingo a las 22, va el desenlace: “La reina en el palacio de las corrientes de aire”. El viernes, se sabe, fue “Los hombres que no amaban a las mujeres”, las tres sobre la base de la serie de novelas policiales negras del sueco Stieg Larsson, que inspiró versiones en cine escandinavas (estas de ahora en el cable) y de Hollywood.

 

 

 

                 Para gran parte de la crítica “La reina en el palacio de las corrientes de aire”, con la aguerrida muchacha Lisbeth Salander, lanzada a la venganza contra los hombres que le han hecho daño y contra todo el gobierno y las instituciones que se le opongan. Para buena porción de los críticos –repito- esta tercera parte es superior a la de ayer, la segunda (floja es cierto), aunque no alcanza el nivel (relativo) de la primera. De todos modos, lo unánime es que la actriz que sustenta al personaje, Noomi Rapace (y no Noami, como se me escapó en notas anteriores), es la que soporta el peso de “la calidad”. Esto es, construye un personaje que va un poco más allá de la heroína de acción de tanta película burda (igual que la mayoría de varones forzudos) y logra por momentos signar a su personaje con cierta densidad sobre la que no se discierne bien si deriva de la historia de ficción (¡sufrida la muchacha!) o bien de la imaginación espontánea de Rapace, que tira matices aquí y allá, cuando puede o sabe, y sale aprobada en un producto que, seguro, no será recordable.

 

 

 

Nooamí Rapace como Libeth Salander

Nooamí Rapace como Libeth Salander

 

 

 

“Es la Lisbeth Salander idónea. Oscura, fuerte, casi pétrea en su dureza. Una resistencia que avanza más lejos de lo que suele ser habitual en el plano físico y psíquico del común de la gente. Una fuerza de voluntad y una determinación titánicas, que nadie se figuraría contemplando su menudo cuerpo y su extraño aspecto”, se elogia a Rapace en FilmAffinity. “… está forjada de un material atípico, obra y gracia tanto de su temperamento natural, como de los muchos kilos de miseria que la vida le ha echado encima. (…)Personaje magnético y hermético, rabiosamente inteligente, de fachada inescrutable, detractor acérrimo de las injusticias contra las personas indefensas, justiciero a su manera, manera cuya máxima es evitar a toda costa a la policía, las autoridades y los psiquiatras. El silencio obstinado y desafiante de Salander, así como sus frases cargadas con el veneno justo y más certero, son su respuesta y su bofetón a la hipocresía y la corrupción institucionalizadas.”

 

 

 

 

            “El rictus de cada sonrisa levemente esbozada en el rostro de Rapace-Salander, esa sonrisa que no se prodiga en esas facciones entrenadas para no mostrar más que una máscara de impasibilidad, es un signo de triunfo, del hielo que se permite derretirse un poco durante un íntimo momento de satisfacción cuando la autora de dicha sonrisa comprende que, después de todo, existe eso tan costoso llamado “amigos”, “buena fe”, y “conciencia”.”

 

 

Noomi Rapace como Lisbeth Salander

Noomi Rapace como Lisbeth Salander

 

     Más allá del entusiasmo del crítico español, la última parte de “Millennium” va igual este domingo 17 a las 22 por Cinemax.

 

 

 

 

Otras que valen

 

 

In the Bedroom (“En el dormitorio”). A mi entender, es lo mejor de la jornada. No muy vista, bastante rehuída –sospecho- por el público televisivo, más ahora, habla sobre la venganza psicótica de los padres puestos a hacer justicia con sus manos y violencia propias por la muerte de su hijo. El filme, del 2001, es un alegato –y se le nota- contra esas actitudes que tienen que ver con el linchamiento, vieja tradición norteamericana que parece haberse expandido a otras naciones. AXN, este domingo a las 21.

 

 

 

Sol de verano. Una perdida comedia dramática con John Cusack, entre otros. Son varias historias sentimentales y sucede en Escocia. Es una película del 2005 y se mantiene, en su ligereza no del todo profunda pero con matices de interés. Bien para un domingo si la alternativa más provechosa es ver cine por televisión. Cosmo, domingo 17  a las 20.

 

"En el dormitorio". El asesino puede ser una bestia. El asesino del asesino es otra bestia. El primero, quizás el goce de matar. El segundo, el goce de matar.

“En el dormitorio”. El asesino puede ser una bestia. El asesino del asesino es otra bestia. El primero, quizás el goce de matar. El segundo, el goce de matar.

 

 

 

in the bedroom enlahabitacion

 

 

 

La novela de Stieg Larsson

La novela de Stieg Larsson

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: