MASHA KLIOUS, una chica de Ucrania. Foto por AMÍLCAR MORETTI, hace unos días

 

 

 

 

Por Amílcar Moretti. Enero 2013. La Plata. Argentina.

Por Amílcar Moretti. Enero 2013. La Plata. Argentina.

 

 

 

 

Comentario
de AMÍLCAR MORETTI

 

 

              Amilcar Moretti. (BLOG) oct. 2012 PA010073¿Hay que buscar un pretexto para mostrar desnuda a Masha Klious? No, la razón es su propia corporalidad desnuda. Nacida en Ucrania -sus padres son de allá, venidos a la Argentina tras la disolución de la Unión Soviética-, Masha es rubia y de piel blanquísima. Es una de esas mujeres que, como dice García Márquez, hace recordar o descubrir al varón “el placer inverosímil de contemplar el cuerpo de una mujer (dormida) sin los apremios del deseo o los estorbos del pudor” (1). La desnudez de Masha no requiere de excusas, y su registro fotográfico sería degradado si la intencionalidad fuese lo primario y explícito de lo genital. Masha en desnudez es sexualidad de belleza o belleza de la sexualidad en sentido amplio (algo distinto de lo genital). Resulta que su blancura me lleva a imaginar deseables angelicalidades, sin importar si son posibles o no. No “creo” en la angelología pero, supongo para mí, que ciertas formas exteriores -¿puras apariencias?- traducen ingenuidades e inocencias tal vez fabulosas (de fábula), maravillosas (de maravilla, de irrealidad, la irrealidad de lo extraordinario). Al registrar de un modo -mi modo- a mujercitas como Masha lo que yo hago, siempre, es quitarlas de lo terrenal y colocarlas en el territorio del antiguo “final feliz” de tanta película de Hollywood. El Happy End de Hollywood, cuando está bien hecho, no admite preguntarse si es veraz o no, ni siquiera si es o no probable; su única razón valedera o creíble es que nos resulte, aunque sea de modo fugaz, verosímil. A mí -y a muchos- nos ayuda a sobrevivir. Es -según la psicología de grupo, creo- un “ejercicio operativo”, una ejercitación dramática planificada para ingresar al descanso y la reparación para luego, de modo consciente, reingresar relajado y activo  a mi sentido de lo real y otra vez afrontar, estimulado, el conflicto de cualquier existencia normal y también, extraordinaria, si uno lo quiere así. 

 

 

(1) Página 32 de “Memoria de mis putas tristes” de Gabriel García Márquez, en Ed. Sudamericana, Clarín, noviembre 2007, Argentina). 

 

 

 

Amílcar Moretti, enero 2013. Argentina.

Amílcar Moretti, enero 2013. Argentina.

 

 

 

 

 

 

 

 

Amílcar Moretti, 2013. Argentina.

Amílcar Moretti, 2013. Argentina.

 

 

 

Imágenes y comentarios por AMÍLCAR MORETTI. Hoy sábado, 2 de febrero 2013. Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: