mandamiento del estricto cacerolero: evadir cargas impositivas. El que tiene plata no tiene que pagar impuestos, los que no tienen, sí deben pagar dado que si no cómo harían los que tienen dinero para tenerlo, o tener más.

 

 

 

OTRA PRUEBA DE LA DICTADURA

KIRCHNERISTA

 

 

                   Que “nadie hace la plata trabajando” es una sentencia de veracidad reconocida desde que el filósofo Luis Barrionuevo tuvo el valor de enunciarla por televisión (la categorización de filósofo proviene de la reflexión de Jorge Abelardo Ramos, ensayista y polemista de la “izquierda nacional” fallecido años atrás). Hay que complementar tal aseveración con aquella otra que alude a un comportamiento paralelo de igual naturaleza: el que más (dinero) tiene menos quiere pagar, en especial impuestos. La idea del que tiene dinero, en diferente grado de acumulación, es que poseer mucho dinero implica una diferenciación ontológica, propia del “ser” cuya sustancia o esencia es “tener dinero”. Tal condición implica un “natural” y “sagrado” privilegio que, en el ordenamiento burgués, ha reemplazado al  privilegio de sangre de la antigua aristocracia desautorizada desde la Revolución Francesa y sus respectivos guillotinamientos. Estas excepcionalidades aristocráticas de inspiración natural sagrada (se era -o es- Rey por designio divino) no se contradicen con similares y complementarios  privilegios de la burguesía, clase plebeya, por cierto. En suma: para tener dinero no hay que pagar, en particular impuestos. De otro modo se torna más difícil poseer dicha riqueza o sobrante. Por el contrario, los que no tienen dinero sí deben pagar impuestos, dado que así se facilita y hasta permite, en muchos casos, que otros -los que eluden las cargas impositivas- puedan acumular o poseer aún más capital. Dicho de modo grueso: los pobres deben pagar impuestos, porque si no no se puede vivir en una sociedad ordenada como necesitan los ricos o medio ricos.  Y en casos desagradables de gentes, ya no ciudadanos (al menos en merecimiento), que no puedan pagar sus obligaciones deben ser separados e invisibilizados de modos indirectos o bien de manera material y clara, como su ubicación detrás de un muro defensivo y antiagresivo frente a la desagradable visión que brinda la pobreza, que, dicho sea de paso, siempre existió y siempre existirá. (Ver sobre este último aspecto el post siguiente)

AMILCAR MORETTI, martes 22 de enero 2013. La Plata. Argentina.

 

 

 

                    Hecha la pertinente aclaración, hago mención de la breve información aparecida en  página 9 el sábado 19 de enero pasado en la edición impresa del diario “Página12” de Buenos Aires:

 

 

EVASIÓN EN LA COSTA (BONAERENSE)

 

 

     “La AFIP detectó que la mitad de los balnearios de Pinamar, Cariló y Villa Gesell se encuentran mal inscriptos en el Monotributo y que tienen un elevado nivel de informalidad laboral, informó ayer (por el viernes 18) el organismo.  En total, la AFIP verificó la situación irregular de 53 balnearios, algunos de los cuales se encuentran en las playas más exclusivas del país. Por ejemplo, en Cariló se destaca el caso de un reconocido balneario donde se verificó que el establecimiento percibe alrededor de 30.000 mil pesos como ingresos diarios, pero está inscripto en una categoría que le permitía facturar hasta 144 mil pesos anuales, o 2.400 pesos por día para los dos meses que dura el verano. Esto motivará la inmediata exclusión del régimen de Monotributo y la inscripción en el IVA y Ganancias del contribuyente y sus socios.”

 

 

 

 

“LAS COSAS TIENEN QUE CAMBIAR”

 

 

 

 

 

 

 

CURTIS STIGERS en Munich, presentación del 8 de julio del 2012. Nacido en 1965 en Idaho, Estados Unidos, Curtis Stigers ha sido considerado como uno de los cantantes de jazz que ha dado un nuevo perfil a la especialidad. Saxofonista y guitarrista, además de compositor, Stigers comenzó a destacar a principios de la década del 90 del siglo pasado.  Ha cantado con Elton John, Eric Clapton, Prince, Rod Stewart y Jose Cocker, entre otros. Trabaja tanto el standars jazz como el blues y el rock. Lo hace con una voz y presencia física especiales, tiene vigor y humor crítico en sus posturas escénicas.

3 comentarios to “mandamiento del estricto cacerolero: evadir cargas impositivas. El que tiene plata no tiene que pagar impuestos, los que no tienen, sí deben pagar dado que si no cómo harían los que tienen dinero para tenerlo, o tener más.”

  1. Chango Says:

    Robar significa también NO pagar impuestos!!!!!

    Me gusta

  2. Barrionuevo es un sinverguenza confeso que suele ser consultado por varios periodistas, de su igual condiciòn. La mayorìa de los gremialistas (admito que hay excepciones) tienen similares “principios” que los suyos y son propietarios de fortunas nunca investigadas. Pero es cierto que los mayores evasores son los privados: empresarios, profesionales, deportistas, gente del espectàculo, etc. Ademàs, es hora que los jueces no sean eximidos de los tributos, y que a la Iglesia Católica le quiten sus irritantes privilegios.

    Me gusta

  3. Carlos Diaz Says:

    Yo también suelo llamarlo filósofo. O por lo menos filósofo práctico o de boliche. Recordar su otra sentencia: “Si dejamos de robar por dos años el país sale adelante”.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: