Tony Kelly y sus video-clips de fantasía cotidiana norteamericana rumbo a…

 

 

 

 

 

Escribe

AMÍLCAR MORETTI

Miércoles 26 diciembre 2012

Argentina. La Plata.

 

 

        Amilcar Moretti. (BLOG) oct. 2012 PA010073 ¿Se puede en un video clip de poco más más de minuto y medio definir la ilusión de vida cotidiana de los Estados Unidos para sus propios habitantes, primero, y para gran parte del mundo después? Sí, se puede. Las fantasías -el ex “sueño (norte)americano”-, hoy fagocitado por una estructural crisis de modo de acumulación de capital y por un estallido suicida individual-colectivo, en simultáneo con guerras horrorosas en el exterior contra naciones débiles, se sustenta en imágenes, en especial, y también sonidos. Estridencias muy seductoras que fascinan al que mira y escucha, con colores, formas, vibraciones, ondulaciones, objetos, todo envuelto en un vértigo que no es otra cosa que el frenesí, a su vez no otra cosa que llenar el vacío que, si se siente, se torna angustia peligrosa.

 

 

 

              Tony Kelly es un fotógrafo y cineasta nacido en Irlanda en 1975 que- como puede verse y escucharse más abajo en su video “California Soul”- aprovecha la estética pop (Warhol en adelante, más algunos antecedentes, y todos los que transforman objetos en arte, ¿o el arte en un caro objeto de museo?), y la mezcla con lo kitsch. Los objetos pop y kitsh del seriado consumo brilloso y llamativo, como el “animal print”, son los puntos fuertes de la estética de de Kelly. En ese punto su campo de artificiosidad y pensamiento crítico es amplio, ambiguo y ambivalente. No aclara del todo si ama dicha estética (la ama, en verdad) o la detesta y hace notar sus fallos, sus carencias, sus vacíos y hasta herejías. No tanto las herejías religiosas de esa cultura del consumo basada en la santificación de la propiedad y la violencia. Hay sí lugar en Kelly para la herejía religiosa pero a la manera del comediante de la corte, que puede observar y parodiar a sus amos hasta el fino límite de no irritarlos. Pero más que nada son las herejías de una “civilización estadounidense” que parece querer arrastrar al planeta todo hacia la debacle, con multitud de evidencias y acontecimientos, pero que -en paradoja colosal- nadie, muchos, la mayoría no ven, no creen, no pueden ni quieren imaginar.

 

 

                En “California Soul” Kelly con colores contrastantes, escenas reales y ficcionadas, movimiento nervioso, alegría drogona, velocidad hacia la nada de la excitación por la excitación misma, el sexo como mirada y no como disfrute de la comunicación en el acto mismo mismo de coger, sensualidad como sustituto de contacto con la carnalidad, mercado brillante en reemplazo de divinidades, vértigo en lugar de reflexión, compone un universo casi grotesco o cómico y a la vez atrayente para la mayoría, como tarjeta de turismo. El clip comienza con un dedo (un pene, fálico) que se dirige a ser chupado por unos pulposos labios rojos, una fugacidad de skeit, el eskeiter pibe rubio que afronta cámara con rostro sobrador, el culo hermoso en short rojo de la chica que flota en rollers , la mujer alegre de disparar su escopeta a repetición detrás de una bandera norteamericana, el cultor del físico en la piscina y al sol, la nena con pantalones brillantes color rosa que mueve la pelvis en la calle ante la supervisión aprobatoria de la madre, el disfrazado de  clown Obama y Michael Jackson que ondula en la -siempre- vacía vía pública, la chica sexy que despierta y se despereza en el sofá de su venta de garaje callejera, los ancianos divertidos, la chica feliz que pasea en su descapotado y te hace el dedo en fuck you, la religión infaltable que cae en forma de un cartel que dice “Jesús te ama” (la “iluminación cristiana es el golpe-gag cómico de un cartel publicitario sobre la cabeza de un transeúnte en bermudas y corbata), los hip-hoperos callejeros, el policía, la deseada chica de azotea y el ama de casa pulposa que pasa su máquina de jardín que le produce movimientos sexuales orgásmicos, son todos detalles de un universo de acción frenética en que el movimiento, el color, el sonido y el ruido, la velocidad y la cámara que no se detiene te convocan a acelerar la máquina a 180, 220 o 260 kilómetros por ahora y arremeter hacia ese mundo-ilusión-promesa-mentira que, dicen, parece, se viene abajo.  

 

 

<p><a href=”http://vimeo.com/39907460″>California Soul directed by Tony Kelly</a> from <a href=”http://vimeo.com/tonykellyphotography”>Tony Kelly</a> on <a href=”http://vimeo.com”>Vimeo</a>.</p>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: