CARTA A JULIA. Por Amílcar Moretti

 

 

 

 

 

Hola. Lo del porro y la bicleteada es gracioso.

 

Digo, si no se golpeó fuerte la cabeza… suena gracioso.

 

 

¡Está genial! Se va a tener que comprar una bici fija y poner un colchón de cada lado. Total, con el porro ni se va a dar cuenta.

 

 

Lo de La Fin del Mundo, está bien, que te agarre un atardecer lindo dándole a la bicicleta todos juntos.

 

Me decís que es friki.

 

Y se me acaba de ocurrir lo siguiente: con lo que pasa en Europa (se han tenido que volver varios), lo locos que están en Estados Unidos, y los bombardeos a Palestina, Siria y todo eso, más Africa, se me ocurrió pensar, DE NUEVO, que nosotros estamos bien!!!!! ¡¡¡Qué lo parió!!!!

 

Que en la mitad de un quilombo mundial, los argentinos salgan a bicicletear por Buenos Aires, me parece ALEGRE, FELIZ.

 

Yo siempre me acuerdo de una frase de Leonardo Favio sobre la época de Perón (1945-1955): “Vivíamos en el Paraíso y no nos habíamos dado cuenta!”   Y yo conocí la última parte de Perón, de 1950 a 1955, y te puedo asegurar que todo lo que vino después, 30 mil desaparecidos incluidos, salvo algunos momentos (parte del gobierno del viejo Illia -1964-1966) fue todo una porquería.

 

Hasta te diría que esto de ahora -con todo lo que falta hacer- es lo más parecido al Paraíso que yo he conocido. Y te lo digo en serio.

 

¡Que en la Argentina funcionen gratis 40 universidades públicas, totalmente gratis, es único en el mundo! ¡No existe! ¡No te lo creen en otro lado! El otro día, un italiano del norte, revolucionario de cerca de Milán, me escribe al Messenger y me dice que le explique lo que pasa aquí. Le cuento de su país (Italia) y de España y le explico esto del peronismo (que es un quilombo que nadie entiende pero que se regenera solo desde hace 75 años, único en el mundo y diferente a todo). Le escribí y luego lo publiqué en el blog mío. El italiano no lo podía creer y me dijo que lo sacó en su canal de TV. y ¿sabés qué? Me preguntó lo siguiente: “¿Y dígame? ¿Cómo podemos hacer aquí en Italia?” ¿Entendés? El tipo que desciende de la Antigua Roma y los Césares, le pregunta a un argentino “¿cómo y que carajos hacemos ahora?”

 

 

Bueno, hija, un beso a todos.

 

Por aquí bien y con fuerza.

 

Papá

 

 

(P.D. Te hago una confesión: creo sinceramente que mientras Cristina Kirchner siga con ganas y fuerzas, estamos bien. Y que, de entre mientras, hay que poner mucho cemento en los cimientos, para que no se venga abajo si algún día falta. Yo me acuerdo que eso repetía Evita en el balcón una y otra vez porque ella se moría y Perón se quedaba solo. Creo que el pueblo la entendió, luchó de todas las formas, mataron a miles, se retiró cuando la lucha era desigual pero se conservaba en la cabeza y en el corazón, se aguantó las traiciones y los vendepatrias (así les decía Evita), esperó, esperó mucho, se cagó de hambre, sufrió humillaciones, cayó en profundas depresiones, pasó por grandes descreimientos, y al final, todavía, el cemento está fuerte y veo muchos pibes chicos que tienen fuerza, alegría y ganas. Todo eso está muy bien. Contrarresta todo lo otro. Una modelo de Puerto Rico me dijo que lo que admiraba de Argentina era que nosotros protestábamos, salíamos a pedir, gritábamos, golpeábamos bombos, cortábamos calles, esas cosas. Que allá nadie hace eso y todos se aguantan. Y a lo sumo, como los colombianos, se tratan ceremoniosamente y después se recontracagan a tiros desde hace 40 años.)

 

 

 

Julia, su foto, su flor

Julia, su foto, su flor

 

 

 

 

Julia, su foto, su flor

Julia, su foto, su flor

 

 

 

 

 

Julia, su foto, sus cactus

Julia, su foto, sus cactus

 

 

 

 

Julia, su foto, su Dolores

Julia, su foto, su Dolores

 

 

 

 

 

 

Julia, su foto, su Oli

Julia, su foto, su Oli

 

 

 

Sábado 22 de diciembre 2012. Medianoche. Argentina.

Una respuesta to “CARTA A JULIA. Por Amílcar Moretti”

  1. Estimo que vamos por el buen camino, o que no hay otros de acuerdo a la realidad actual y no a los delirios de algunos. Falta mucho para lograr una mayor justicia social, pero refirma lo expuesto que los sectores oligàrquicos y los más acaudalados protesten. Y que, entre otras cosas, sean enjuiciados tambièn civiles prominentes que fueron funcionarios de rango en la dictadura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: