vos me calentás… (todas lo dicen y al cantarlo parece que acaban… ¡Qué lo parió!, diría Mendieta). DORIS DAY, según pasan los años

 

 

 

 

 

                DIANA KRALL

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto por Amílcar Moretti. Agosto- 29 de diciembre 2010. Argentina. (La Plata)

Foto por Amílcar Moretti. Agosto- 29 de diciembre 2010. Argentina. (La Plata)

 

 

 

 

 

Amílcar Moretti. Registrada en agosto pasado y procesada esta madrugada de 19.Argentina.

Amílcar Moretti. Registrada en agosto pasado y procesada esta madrugada de 19.Argentina.

 

 

 

 

 

Amílcar Moretti, 2012.

Amílcar Moretti, 2012.

 

 

 

 

 

Amílcar Moretti, 2012.

Amílcar Moretti, 2012.

 

 

 

 

Modelo: CINDY, la China latina afro-íberoamericana

 

 

 

(miércoles 19 diciembre 2012. Madrugada. Aryentain) 

 

 

                    AMEL LARRIEUX

 

 

 

 

 

 

 

               JONI MITCHEL

 

 

 

 

 

 

 

                DORIS DAY

 

 

 

 

 

 

 

           BILLIE HOLIDAY

 

 

 

 

 

 

 

 

SÉ QUE SON BOLUDECES,

MIS BOLUDECES, PERO…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios to “vos me calentás… (todas lo dicen y al cantarlo parece que acaban… ¡Qué lo parió!, diría Mendieta). DORIS DAY, según pasan los años”

  1. “El despertar de la criada” (1887) es uno de los cuadros más vigorosos de la historia de la pintura argentina. Fue hecho por Eduardo Sívori (1847-1918) durante su estancia en París, donde lo presentó con considerable suceso. En la capital de Francia recibió críticas elogiosas pero también fue considerado de “mal gusto” por mostrar un desnudo de mujer de clase popular con un cuerpo sensual y atractivo pero forjado en el trabajo. Los desnudos de “buen gusto” siempre fueron considerados los ocultadores y artificiosos, alejados de los cuerpos reales. Hoy ese lugar de falsificación y trivialidad serían los modelos de belleza de la revista “Gente”, publicación masiva y vulgar de las clases medias burras y con cierta capacidad de consumo.

    Me gusta

    • Es extraño y curioso verse citado a uno mismo. Me han leído textos que escribí y publiqué hace 20 años o 30 años, y los he reconocido, apenas, por algún detalle o cierto énfasis peculiar del lector amigo.

      Reconozco que esos textos míos de años atrás a veces me han dado vergüenza por lo mal escritos, o bien por las incertezas que afirmo con convicción. Otros textos me han resultado muy pero muy bien escritos. Lo digo con vanidad y orgullo.

      Este es el caso del pequeño escrito que me han reenviado, que consigno arriba, y que viene a cuento del tema tratado.

      Es un spam.

      Laboratorios farmacéuticos (no sé de qué naturaleza) me hacen llegar decenas de spam todos los días. El servicio de WordPress me avisa y me alerta sobre ello. No deja pasar ningún spam. Me alerta también sobre remitentes que no conozco y hasta me proporciona indicios de quiénes pueden ser. Igual sucede con mi servidor Netfly, privado.

      Algunos escritos son tan interesantes -no porque estén escritos por mí- que son dignos de ser publicados. Estos laboratorios o vendedores de medicinas por correo o vendedores de propiedades se han dado cuenta que los publico si me envían literatura de valor o interés. Si los lectores no me escriben ellos sí se toman el trabajo.

      Si los publico, si lo hago, ya lo he dicho otras veces, es por el trabajo que se toman de buscar un texto de calidad o aceptable sobre muchos temas, los que yo proponga.

      Se sabe que de mis 40 mil lectores mensuales, me escriben 2 o 3, regularmente. Es decir que 39.997 entran, miran, leen, espían, chusmean, gozan, disfrutan, envidian, odian, se escandalizan, toman nota, me hacen prontuario político y moral, pero no me escriben, menos para elogiar. Elogiar: ¡Nunca! ¿Debatir en la misma línea de pensamiento? ¡Nunca!

      Debo agradecer entonces a mis colaborativos citadores de textos convertidos en spam. Un acto de ingenio publicitario.
      Amílcar Moretti.
      21 diciembre del 2012 que se acaba.

      Me gusta

  2. Carlos Diaz Says:

    La compaginación musical es, como casi siempre, muy buena. Y el final es de mucha nostalgia y ternura, boludez a la que me sumo absolutamente.
    Parece que Doris y Rock se despiden en serio ¿no?…Rock, siempre pensé que fue el actor que debió ser, también, el personaje Superman. Y Doris, estrella de las mayores, bancarse así los noventa, no es para cualquiera. Una diosa.
    Muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: