MARITA VERÓN: la infamia de suponer que hay prostitución organizada en Argentina con complicidad policial, política y judicial. Sólo hay prostitutas en la dictadura de Cuba, donde se vieron tres jineteras en un hotel para turistas extranjeros ricos, algunos argentinos

 

 

 

 

Marita Verón, chica argentina secuestrada y prostituída, nunca  existió..

Marita Verón, chica argentina secuestrada y prostituida, nunca existió.

 

 

 

Susana Trimarco, madre de marita Verón, muchacha secuestrada y prostituida, aún no encontrada.

Susana Trimarco, madre de Marita Verón, muchacha secuestrada y prostituida, aún no encontrada.

 

 

 

 

Caso Marita Verón: todos los acusados

fueron absueltos

 

http://www.lanacion.com.ar/1535947-el-veredicto-en-el-caso-marita-veron

 

 

“La Sala II de la Cámara Penal de Tucumán realizó la lectura de la sentencia a los 13 imputados en el caso por el secuestro y sometimiento a la prostitución de María de los Ángeles “Marita” Verón: todos los procesados fueron absueltos.”

 

 

 

“Tras una demora de cuatro horas, la secretaria de la Cámara Penal de Tucumán leyó la sentencia a los 13 imputados por el secuestro y sometimiento de la joven a la prostitución; el fiscal y la querella habían pedido 25 años de prisión; hubo insultos y un fuerte repudio de parte de los allegados a Susana Trimarco, la madre de la víctima.”

 

 

(Aclaración: se ha cambiado el orden de precedencia de los párrafos consignados en la información original)

 

 

Amílcar Moretti. Martes 11 de diciembre 2012. Argentina.

 

5 comentarios to “MARITA VERÓN: la infamia de suponer que hay prostitución organizada en Argentina con complicidad policial, política y judicial. Sólo hay prostitutas en la dictadura de Cuba, donde se vieron tres jineteras en un hotel para turistas extranjeros ricos, algunos argentinos”

  1. Uno de los momentos de mayor tensión en la audiencia fue cuando el letrado Gustavo Posse indicó que las excavaciones realizadas en La Rioja en busca del cuerpo de Verón hacían presumir su muerte y Trimarco lo increpó al señalar: “Es muy violento que diga que mi hija está muerta, si usted lo sabe, dígame dónde está”. La estrategia defensiva fue buscar contradicciones en los relatos de Trimarco para descalificarlos, pero logró sortear esta argucia judicial, aunque con algunos baches en sus respuestas.

    Me gusta

  2. Néstor O. Fernàndez Says:

    Para no extenderme en consideraciones, dirè que puede haber funcionarios en la Justicia de probada honestidad y capacidad para ejercer los respectivos cargos. Pero son los menos, en todos los àmbitos del Poder Judicial. Yo mismo soy vìctima de esta situaciòn, junto a otros compañeros. Un fallo judicial tiene ya cuatro años, pero todavìa no sabemos què monto nos corresponde ni cuàndo lo cobraremos. Y la mayorìa de los “beneficiados” tiene entre 65 y 90 años, con varios muertos en el camino, y otros cerca de la partida definitiva. Comparto lo expresado por quienes me anteceden: jueces con privilegios inadmisibles, con retribuciones envidiables, con cargos a perpetuidad, etc.

    Me gusta

  3. AMILCAR: ME PERMITO ENVIARTE LA OPINION DEL DOCTOR Antonio J. Barrera Nicholson – ABOGADO DERECHO LABORAL – INTEGRANTE GRUPO 14 bis – DOCENTE UNIVERSITARIO – PUBLICADA EN SU FACEBOOK PERSONAL EN LA FECHA:
    “Voy a ser políticamente incorrecto.
    Me frunce el alma que se hable de democratizar el poder judicial sin explicar como se hace para lograrlo.
    Y me frunce hasta la cuarta generación que se sugiera más que explicitamente que los jueces que fallaron en el caso de Marita Verón pudieron haber incurrido en ilícitos.
    Me parece que la investidura presidencial requiere de quien la ejerce un poco más de
    prudencia.
    No se trata de desconocer que hay jueces venales, acomodaticios, conservadores y etc. etc. Los que hacemos derecho del trabajo sabemos bastante de estas cosas, no obstante no andamos revoleando acusaciones sin las pruebas correspondientes. No se puede tirar la honra de nadie a los chanchos.
    Así como no estuve de acuerdo con la cerrada defensa de los jueces que fueron recusados con causa y sí lo estuve con la ‘contradeclaración’, debo señalar mi profunda preocupación por las manifestaciones del día de hoy.
    Hay que tener en cuenta, además, que el ejercicio de la magistratura (y en un punto la de la profesión también) es una especie de contienda, donde unos pierden otros ganan (o viceversa). Acá el que pierde nunca piensa (o casi nunca) que se hizo justicia.
    En estos términos ¿cómo se democratiza? y peor aún ¿cómo se controla el desempeño de los magistrados? ¿Por la opinión de los que ganan? ¿Por la opinión de los que pierden?
    La inamovibilidad de los jueces es una garantía de la justicia imparcial. Es lo que posibilita que los jueces puedan resolver al margen de las presiones que pudieren ejercerse sobre ellos. Cuestionar la inamovibilidad es renunciar, sin más, a toda posibilidad de ecuanimidad.
    ¿Se pensó que pasaría con jueces cuya permanencia en el cargo dependa de la opinión de terceros, cualesquiera sean estos? A no dudarlo, para preservar su continuidad en la función procurarán, en forma más o menos desembozada, quedar bien con los poderes de turno, jurídicos o de facto.
    Si se sostiene que demasiadas veces, en la actualidad, los jueces resultan acomodaticios a pesar de tener estabilidad en el cargo, no quisiera ni siquiera imaginar que pudiera pasar si ella no existiera.
    Tampoco resulta exactamente cierto que los jueces sean juzgados por sus pares, lo son por los Consejos de la Magistratura en la Nación y por los diversos mecanismos reglamentados en cada provincia que incluye la participación del poder político y profesionales del derecho como mínimo.
    Debiéramos pensar, a partir de un justo reconocimiento de las falencias funcionales que presenta el Poder Judicial, que es necesario curar al enfermo, no matarlo.
    Debiérase pensar en un sistema de selección que permita ampliar la base social de selección de magistrados y funcionarios. No sólo concursar para todos los cargos sino que dichos concursos sea abiertos a miembros ajenos al Poder Judicial y controlados de manera más amplia que por los propios jueces.
    Además resulta indispensable e impostergable que se emparejen el valor de los antecedentes de quien pertenecen al Poder Judicial y quienes vienen de la profesión.
    Dos ejemplos, sencillos, de como se podría ampliar el espectro social de quienes aspiren a hacer carrera en la justicia.
    Resulta también indispensable un ejercicio más adecuado de los diversos sistemas de control y juzgamiento de magistrados; tal vez la necesidad de una mayor transparencia de la vida de cada uno; pero la democratización -propuesta huérfana de toda precisión- como la supresión de la estabilidad parecen el seguro camino del agravamiento de la cuestión.
    Que de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.
    Antonio J. Barrera Nicholson

    Me gusta

  4. Carlos Diaz Says:

    No se si estos jueces fueron sobornados, aunque se sospecha. Lo que sí estoy seguro es de que éstos y los que los precedieron deben ser destituídos por inútiles, por incapaces. Diez años y no hallaron un responsable…¡Ni uno! Y eso de los tiempos judiciales , a los que se eqwuipara rusueñamente con los vaticanos, como si la justicia o la falta de ella fuera un chiste, no debe tolerarse más. No puede ser que se dicte una medida cautelar, que es algo de emergencia y la mantengan por tres años y que las instancias superiores del juez que la perpetró se limiten a manifestar cierto malestar o desacuerdo…¡y nada más! Esa forma de proceder no se soporta en ningún otro ámbito, en el más pequeño comercio a un empleado , por una minucia, podrían echarlo. ¡Y estos tipos son vitalicios! Salvo que tengan “mala conducta” ¿Qué carajo es la “mala conducta” de estos sujetos? ¿Se tiran pedos en las audiencias? ¿Le pegan a los chicos y a las viejitas en la calle?
    Me sumo a la corriente de renovación del Poder Judicial. Esta gente forma una casta aristocrática, nobiliarioa, monárquica, y tienen algunos hábitos de la edad media. ¿Ustedes pusieron la atención en el lenguaje que es común en el ambiente putrefacto de la mayor parte de este poder (convengamos que, hasta ahora, tolerado por los otros dos y los medios y debe ser porque forma parte de la telaraña del poder): Su Señoría, Será justicia. Per saltum, Casación (¿qué carajo es casación?), subrogancia. Cuando todos decimos “abocarse”, cuando nos dedicamos a algo ellos no, para ellos es “avocarse”, con “V” corta. In límine, prima fascie, “Llamará autos para sentencia”, prevaricato (que la mayoría no sabe qué es, pero es algo malo). Deberíamos obligarlos a que hablen en castellano y de una manera que los entienda cualquiera.
    Se están por modificar en el Congreso los Códigos, no estaría mal que se limpiara toda esta basura de los procedimientos y del lenguaje. Y si a alguno no le gusta, que deje “la toga” y se vaya a vender chuenga a la cancha. Y nada de jubilaciones de privilegio ni mandato vitalicio ni exentos de los impuestos que pagan los demás, porque son iguales ante la ley, principio esencial del derecho que, ¡oh curiosidad!, no rige para ellos….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: