La iglesia católica mide cada palabra porque conoce “el daño que se le puede hacer al gobierno” (palabras del cardenal argentino Primatesta al dictador Videla, según Horacio Verbitsky

 

 

 

 

           “En mayo de 1976 catorce de los 57 obispos que asistieron a la Asamblea Plenaria del Episcopado informaron sobre los secuestros, torturas y asesinatos que sucedían en sus diócesis desde el golpe de marzo, pero una vez enterados, por votación de 38 contra 19 decidieron no difundirlo.”

(de “Genocidios”, nota del periodista Horacio Verbitsky del 3 de junio del 2012, diario Página/12)

 

 

Cardenal Raúl Primatesta

Cardenal Raúl Primatesta

 

 

 

               “En 1937, aquel nuncio en Polonia devenido Papa (1) firmó la Encíclica “Mit brennender Sorge”, que ni siquiera menciona la persecución a los judíos (por los nazis) y, lejos de condenar al racismo, lo considera “necesario y honorable”. Pío XI sólo dijo allí que la Iglesia era una y la misma para todas las razas y las naciones. Es decir, puso el acento en la Iglesia y no en el racismo nazi. Una ambivalente referencia a Cristo decía que “tomó Su naturaleza humana de un pueblo que lo crucificaría”, lo cual reforzaba el antisemitismo teológico en el que, como señala Rafecas (2), se basaba Hitler. “Mit brennender Sorge” informaba que el Episcopado alemán había recomendado moderación y sopesado cada palabra para no endurecer con su severidad el corazón de los fieles. El cardenal Raúl Primatesta usó casi la misma frase cuando le dijo a Videla que la Iglesia medía cada palabra porque conocía “el daño que se le puede hacer al gobierno”. Aunque la Encíclica reclamaba por el envío de sacerdotes a campos de concentración, anunciaba que seguiría con su mano tendida para restaurar la paz entre la Iglesia y el Estado nazi. Aun este texto conciliador disgustó al presidente del Episcopado alemán, cardenal Adolf Bertram, quien había sugerido que en vez de una Encíclica Pío XI enviara una carta reservada a Hitler. La reserva, el ocultamiento de todo lo que sus integrantes sabían, fue también la política central del Episcopado argentino en la década de 1970. En mayo de 1976 catorce de los 57 obispos que asistieron a la Asamblea Plenaria del Episcopado informaron sobre los secuestros, torturas y asesinatos que sucedían en sus diócesis desde el golpe de marzo, pero una vez enterados, por votación de 38 contra 19 decidieron no difundirlo.”

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-195514-2012-06-03.html

 

(1) Cardenal Achile Ratti, Papa Pío Xi entre 1922 y 1939, período coincidente con el entremedio entre la Primera y la Segunda Guerras Mundiales.

(2) El juz federal Daniel Rafecas, autor del libro “Historia de la solución final” (2012), investigación y ensayo a las que dedicó una década de trabajo.

Curas hacen saludo nazi. A la derecha, Goebbels.

Curas hacen saludo nazi. A la derecha, Goebbels.

Primatesta al lado de Menéndez; (tercero a la der.), Videla.

Primatesta al lado de Menéndez; (tercero a la der.), Videla.

 

 

Sábado 1 de diciembre 2012. Argentina.

4 comentarios to “La iglesia católica mide cada palabra porque conoce “el daño que se le puede hacer al gobierno” (palabras del cardenal argentino Primatesta al dictador Videla, según Horacio Verbitsky”

  1. Luis Chango Cárdenas Says:

    Creo a mi modesto entender ,que esto de encomendarnos a Dios,es parte de la colonización cultural que hemos sufrido.Nuestros antepasados americanos,o sea los aborígenes se encomendaban a las fuerzas de la naturaleza,hacían sacrificios,desollaban a las criaturas para ofrendarlas a los dioses,que casi siempre eran fuerzas de la naturaleza.Creo que en el ser humano siempre existirá un ser supremo a encomendarnos a fin que nos dé las fuerzas necesarias para alcanzar algún logro que nos hemos propuesto,solamente esto y quizás sea porque no nos han enseñado que es a través nuestro y nuestra propia voluntad que es posible llegar a ese logro,con sacrificio,preparación,educación,madurez,sensatez,esfuerzo,etc.Cuando a partir de estas premisas logremos que todos los humanos podramos llegar a conseguir algo que nos hemos propuesto,creo que sera a partir de alli que empezaremos a dejar los dioses de lado y por supuesto tambien a los gurú y a los brujos,que tan nefastos son como algunos curas.(jerarquia eclesiastica).Un abrazo y buen año que se inicia para todos!!!!!!

    Me gusta

  2. Carlos Diaz Says:

    Me parece acertado lo que dice Fernández: si hay un cataclismo, tsunami, un terremoto y mueren diez mil, parece que es por obra de la naturaleza, que se enojó o de Satanás. Ahora, si se salva uno dicen que fue un milagro, “gracias a Dios”. Este, que es omnisciente, omnipresente y omnipotente, no tiene nada que ver con la catástrofe, pero sí con la salvación de alguno. ¿Qué habrán hecho de malo los otros (generalmente pobres ) para ser víctimas y que habrá hecho de bueno el que se salvó, “gracias a Dios”?
    En el deporte también casi todos piden el apoyo divino, pero, por lo que se ve, lo recibe uno solo, el que gana. ¿Qué habrá hecho de bueno para complacer a la divinidad, que lo favoreció con el triunfo y qué habrán hecho de malo los que no alcanzaron la victoria?
    Extraños prorrateos de ayuda divina.
    Y otro caso curioso: un extraordinario periodista, admirado fervorosamente y premiado con frecuencia, conduce un programa de radio matinal y, cuando termina, se despide diciendo: “Hasta mañana si Dios quiere”. Siempre pienso: Que va a ser si Dios quiere, será si los empresarios dueños de la radio quieren. A menos que en este caso efectivamente intervenga su dios para protegerlo, pues sus principios y comentarios son exactamente contrarios a los que sustentan sus patrones…

    Me gusta

  3. Néstor O. Fernàndez Says:

    Tengo el peor de los conceptos de la Iglesia Católica. Naturalmente, me refiero a su jerarquìa, desde el Vaticano hasta nuestro paìs. Siempre ha estado del lado de la oligarquìa y apoyado todos los golpes antidemocráticos, lo mismo que militares y civiles influìdos por su prédica. No ignoro que hay hombres y mujeres rescatables en su seno (incluìdos màrtires), pero las prèdicas suelen ser nefastas, propiciando la resignaciòn ante los infortunios y catástrofes màs diversas. Como siempre decimos con un amigo: “Dios está para las buenas…”. Con las tragedias e injusticias, nada que ver.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: