chica de “Entrevistas de Playboy” lee a Marlon Brando y me hace una pregunta. Foto por AMÍLCAR MORETTI

 

 

 

 

La chica de “Entrevistas de Playboy” (Emecé, 1982), en un parque jardín que no es el de Hugh Hefner. Es más lindo y acogedor. Además no hay tantas mujeres.

 

 

 

 

          La chica de “Entrevistas de Playboy” (traducción al castellano de editorial Emecé, en abril de 1982, en Buenos aires Ciudad), me pregunta sobre una declaración del gran actor Marlon Brando, gran revolución a mediados del siglo en el cine de Hollywood (y de allí al mundo), durante la entrevista que le realizó en enero de 1979 Lawrence Grobel.

          Me mete en realidad en un aprieto intelectual, porque la avispada muchacha, mientras posa desnuda en medio del verde del parque-jardín, al llegar a la página 270 de la mencionada edición, me lee el siguiente pensamiento de Brando: 

 

           “…por alguna razón, nosotros nos sentimos superiores a los niños y también tenemos un sentido de propiedad frente a ellos. Las mujeres sienten por sus hijos lo mismo que sentimos nosotros frente a ellas. Es mío. Las mujeres del movimiento femenino, algunas de ellas, afirman que no son propiedad de su marido, pero luego, inconscientemente, aluden a sus hijos como “míos”. Utilizan para sus niños el mismo tipo de lenguaje de detestarían que usen sus maridos respecto a ellas.”

                Me quedo atónito, ya que al terminar la lectura del breve fragmento, me interroga -según dije- sobre cuál es mi idea al respecto. Tras unos segundos, me siento en el césped, dejo la cámara a un lado y hablo durante media hora. Así fue como perdí treinta minutos de registro de fotografías de ella. En verdad, el párrafo que me leyó había sido subrayado por mí, según anoté en la primera página, el 23 de agosto de 1982. 

               Recuerdo también que cuando ya oscurecía y la sesión había terminado, la muchacha, mientras camina desnuda delante mío en dirección al interior de mi hogar, se detiene un momento, gira a medias y me pregunta: “¿Por qué lo hacés?”. “¿Qué cosa?”, le replico. “Sacar fotos de desnudo”. “Muy simple”, le digo: “Para conocer a la mujer”. Al querer darle más explicaciones, con un gesto de negación, la chica  se da vuelta y retoma el paso al tiempo que me dice: “No, no, ya está claro.”

(por AMÍLCAR MORETTI. Madrugada 10 de noviembre 2012).

Foto de muchacha Playboy por Amílcar Moretti.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: