La mujer bella desnuda, acostada, desde la cabeza: responsabilidad de mi amigo Luis Fernando Reyes, mexicano, guatemalteco, latinoamericano

 

 

 

 

                Luis Fernando Reyes, de Guatemala, habitante de México, escribe, y lo hace bien. No es solo una cuestión de prolijidad gramático-sintáctica. No solo, apenas, redacción. Digo: escribe bien buenas ideas, buenos conceptos. Tiene ingenio, no superficial (propio de los graciosos, los chistosos, en fin, los boludos). El ingenio de Reyes pasa por la ironía, a veces gruesa y explícita (sin dejar de ser irónico). Es burlón, eso. Burlón: da a entender como crítica centrada aquello con lo que no está de acuerdo -la mejor crítica se refiere a las cosas centrales del humano-, al tiempo que dice -o parece implicar- lo contrario. A ver, para que se comprenda: da a entender que no está de acuerdo, mediante una exageración o intensidad discursiva, aquello sobre lo cual dice, en el modo explícito o denotativo, que sí está de acuerdo. ¿Se entiende? Bueno, eso es -aproximadamente- lo que define el DRAE sobre “ironía”.

 

 

           

              Pero Reyes, con quien nos conectamos a través de la web, es también fotógrafo. Me explico otra vez: le gustan las mujeres, las mujeres bellas -como su esposa y compañera, por caso, por primer y principal caso, claro-. Más aún: le gustan las mujeres bellas desnudas. Y entonces también es fotógrafo. O sea, un creador que insiste con registrar en imágenes externas lo que su ojo percibe en imagen interna, subjetiva. (Yo, que sigo en porfía a favor de la confianza, de tener confianza -no optimismo, sino confianza. Tampoco esperanza, sino confianza-, yo, repito, soy de los que tienen confianza en que se entendió lo que dije sobre fotografía y mujer desnuda bella. Imagen de mujer bella en desnudez e imagen interna captada por el ojo de cada uno que ve en la realidad una bella desnuda mujer.)

 

 

(Creo que no alcanza la aclaración, y eso que soy un hombre que predica la confianza, aún al costo de parecer boludo muchas veces, o Un Ingenuamente Explícito. Quiero decir: ¿habrá aún alguien que pregunte ¿y qué tiene ver la fotografía con la mujer desnuda bella? Todo, o casi todo tiene que ver. La fotografía, como el cine, nació en el desnudo de mujer bella. Lo primero que al hombre (varón) se le ocurrió fue fotografiar el cuerpo de una mujer desnuda.  Igual con el cine. Es como la Creación. La Creación cristina implica a Adán y Eva desnudos. Miren, si no, la pintura Renacentista, o del Pre-Renacimiento hasta hoy. Es el impulso vital. Primero. Sí, también están las flores y los pájaros bellos. Sí, pero más bella es una desnuda mujer bella desnuda muer, bella. Y si hoy hubiera un apocalipsis -que si EE.UU. ataca Irán por ahí habremos de andar- , si hubiera un cataclismo mundial o semiplanetario, la confianza me indica que debajo de la pila de millones de asesinados aparecerá una flor, silvestre pero flor. Pero hasta que no aparezca de nuevo la mujer bella desnuda no volverá a reproducirse el género de los humanos).

 

 

 

                Quise decir que Reyes, en México, que practica la fotografía, me hizo llegar meses atrás una imagen suya, registrada por él, en uno de sus aprendizajes. Y me gusta. Me gusta porque en un gesto sencillo construyó una imagen que no es simple, que connota sugerencias y fuentes e inspiraciones. Y es la imagen de una bella mujer desnuda, acostada en la cama, tomada desde la cabeza, a la altura de su cabeza:

 

 

 

Foto de Luis Fernando Reyes (Guatemala-México)

 

 

 

 

 

                   La idea de Luis F. Reyes, en México, tiene su historia, de al menos unos 500 años. Me refiero a Andrea Mantegna, de mediados del 1.400 en adelante, en Padua, Italia. “Cristo muerto”, con la inversión, idea fundamental, de tomar el cuerpo desde los pies. Reyes, como inspiración heredada, quizás sin saber de la pintura, hizo lo mismo, pero desde la cabeza. O casi lo mismo. Importa el concepto originario que como produjo otro concepto materializado distinto, de un valor que aquí no trato. Hablo de la herencia que vaga por la historia de cabeza en cabeza, de mirada en mirada, de generación en generación en migración, digamos, inconsciente. Las ideas flotan están en el aire, persisten en la cultura: algunos las ven y las retoman. Esa es la historia del arte (y, casi seguro, del humano).

 

 

Va Mantegna:

 

 

 

Cristo muerto, de Andrea Mantegna.

 

 

 

 

Cristo muerto. Mantegna, detalle, pies.

 

 

 

 

No creo que Freddy Alborta pensara en Mantenga cuando tomó la célebre foto de Ernesto Guevara asesinado en Bolivia en 1967. Pero ahí está la idea de transmisión cultural

 

 

 

 

Detalle de la foto de Freddy Alborta, boliviano (1932-2005)

 

 

 

 

Vuelvo a Luis Reyes, hoy, en México. (la imagen es de autor no identificado)

 

 

 

 

(autor no identificado)

 

 

 

 

Imagen de la obra “Osama Bin Laden” de los escultores cubanos Julio y Manolo castro y Alberto Lorente, en mayo pasado, en la XI Bienal de La Habana.

 

 

 

 

Obra de Hillary White. Mantegna- Los Muppets.

 

 

 

Texto y selección de fotos por AMÍLCAR MORETTI. Madrugada del martes 23 de octubre 2012. Argentina (a 60 kms. de Buenos Aires)

5 comentarios to “La mujer bella desnuda, acostada, desde la cabeza: responsabilidad de mi amigo Luis Fernando Reyes, mexicano, guatemalteco, latinoamericano”

  1. En la foto arriba dice la muerte de Cristo, quien fue asesinado de verdad en la cruz con clavos y sin agua pero dice la muerte. en la foto de Cheguevara dice asesinado en bolivia y el fue herido y posteriormente muerto en batalla ya que el era un guerrillero eso lo sabemos todos que hubo una batalla en la higuera donde fue herido de muerte y luego muerto es otra historia.
    mdfe./

    Me gusta

    • “La muerte de Cristo” es el título con que se conoce en todas las historias del arte el clásico de Mantegna. No puedo cambiar el nombre de un cuadro.

      Esta observación, de parte del lector, puede deberse a desconocimiento, prejuicios o ideología. De cualquier modo, una pintura se llama de un modo y no de otro, salvo aclaración, y cuando se la denomina, según largas tradiciones, de diversas maneras.

      En cuanto a Ernesto Guevara fue herido en combate, luego llevado a un cuarto precario y allí fue fusilado indefenso, sin juicio. Es decir, homicidio. Toda la documentación desclasificada y conocida indica que la orden fue de la CIA. No hubo proceso. No hubo condena judicial a muerte. Fue asesinato.

      En la vida real -no en la pintura de Mantegna- puede, sí, observarse o apreciarse que la muerte y tortura de Cristo fue asesinato.

      Me gusta

  2. Néstor O. Fernàndez Says:

    Sumo mis congratulaciones.

    Me gusta

  3. Carlos Diaz Says:

    Muy buen material, el tuyo y el de Reyes. Felicitaciones y gracias.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: