ERIC HOBSBAWM, gran pensador mundial, murió el lunes. Se sabe: otros quedan, quizás mejores

 

 

 

 

 

 

 

 

           “Para algunas personas de mi edad, vivir a lo largo del siglo XX supuso una lección increíblemente excepcional del impacto de las fuerzas históricas auténticas. En los treinta años siguientes de la Segunda Guerra Mundial, el mundo y los que iban a vivir en él cambiaron más rápida y fundamentalmente que en cualquier otro período de extensión similar de la historia de la humanidad. Los que tienen más o menos mi edad en unos cuantos países del hemisferio norte constituyen la primera generación de personas que han vivido realmente como adultos ese lanzamiento extraordinario del lanzamiento del cohete del colectivo humano a unas órbitas de convulsión social y cultural sin precedentes, que el mundo experimenta en la actualidad. Somos la única generación que hemos vivido el momento histórico en el que las normas y las convenciones, que hasta entonces habían mantenido unidos a los seres humanos en familias, comunidades y sociedades, dejaron de operar. Si alguien quiere saber cómo fue esa época, solo nosotros se lo podemos contar. Si alguien cree que puede remontarse a aquellos días nosotros podemos confirmarle que no es posible.”

(ERIC HOBSBAWN, pág. 376 de “Años interesantes. Una vida en el siglo XX”. Crítica-Planeta, 2003, Buenos Aires)

 

 

 

ERIC HOBSBAWM (9 de junio 1917-lunes 1 de

octubre 2012)

 

 

 

 

 

 

 

ERIC HOBSBAWM, británico, aunque nació en Egipto y se crió en Viena y Berlín. Recién en 1933 se radicó en Londres (era de familia judía) para graduarse en Cambridge y ser docente e integrante de la Universidad de Londres y de la Academia Británica, además de profesor emérito de la New Scholl Social Research (Nueva Escuela de Investigaciones Sociales), en el Greenwich Village del Bajo Manhattan, Estados Unidos, hasta su muerte a los 95 años. La New School fue creada precisamente en 1933 para asilar a grandes pensadores, filósofos y científicos perseguidos o en peligro por la ultraderecha. Toda una lección para un político banal y olvidable como el argentino Macri, Hobsbawm se integró a ese instituto privado norteamericano como un pensador marxista, uno de los más destacados dados por Europa durante el siglo XX en la disciplina de historia. Sus libros más conocidos, como “La Era de la Revolución:  Europa 1789-1848” (1962) y “La Era del Capital: 1848-1875”  (1975), fueron traducidas al castellano en España desde mediados de los años setenta, y junto a “La Era del Imperio: 1875-1914” (1987) a la que se sumó “La historia del siglo XX”, recién alcanzaron difusión entre los universitarios con el retorno de la democracia en 1983, tras la última dictadura militar.  

                  Las imágenes de Woody Allen en su madurez de ingreso en su período tardío, de modo sugestivo, me resultan semejantes a las del último Eric Hobsbawm. No solo en lo visual. No es que Allen sea marxista, aunque alguna de sus ingeniosidades más cáusticas y penetrantes resulten de alto contenido en cuanto a la puesta en cuestión del sistema todo. Allen es un humorista inteligente, con algunas películas muy bien hechas. Hobsbawm, en cambio, fue un pensador dedicado a la historia con una visión severa aunque amena en su lectura y consecuente siempre con una forma de pensar arriesgada, que debió sufrir la decepción por ell fracaso de la utopía socialista llevada a cabo en los términos imaginados e instalados hace cien años.

Por Amílcar Moretti. Martes 2 de octubre 2012. Argentina (a 60 kms. de Buenos Aires)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: