Cuchi en la cocina decide al final prepararle mate al Leguizamón. (Cinco fotos por AMÍLCAR MORETTI)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autorretrato. Amílcar Moretti.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Modelo: Florencia Bobadilla.  (En Salta dicen que el “trapito de nube oscura, la sombra de la Viuda, entre refucilos” -lenguaje poético del  Leguizamón-   impide el buen funcionamiento de sus rutinarios modos de comunicación a distancia. Y verla es más que imposible, por lo fugadora que es, como si el Moretti, pobre anciano, fuera el mismo Lucifer, el de Estanislao del Campo. Así que el Rubio Soria -dice el mismo Legui- anda “difunto y sin sepultura”, como en “noche parda de las brujas”, y aunque la nombrada que se me hizo conocer a mí no es precisamente “pedigüeña de amores”, anda también temeroso de asustarse y de que ella le clave “en el medio del pecho, mismo que garras las uñas”. Bah, todo esto es lo que opina el Cuchi Leguizamón. Yo en verdad no lo sé. Cada vez entiendo menos. O casa vez entiendo más.)

(1) La Florencia es distinta a la Hortensia (del arbusto del mismo nombre). La Hortensia es una flor hermosa, en corimbos terminales, con corola rosa o azulada, que va poco a poco perdiendo color hasta quedar casi blanca. Es planta originaria del Japón.

(Las fotos de este post fueron registradas el 14 de setiembre 2011, en La Plata, a 60 kms. de Buenos Aires. Su edición se hizo recién hoy domingo 30 de setiembre del 2012, en horas de la madrugada.)

Fotos por AMÍLCAR MORETTI. Domingo 30 de setiembre del 2012. Argentina (a 60 kms. de Buenos Aires, a punto de convertirse -y por obra y gracia de su electorado- en una nueva Ciudad Choronga superadora de todas las habidas al presente.)

 

 

 

Zamba para la viuda – Cuchi Leguizamon

¿Quién es la viuda?

“La leyenda dice que la Viuda, sería el alma en pena de una mujer o de una bruja, que al quedar sola y abandonada al morir el amor de su vida; enloqueció de pena y rabia, y por ello decidió vengarse de todo hombre. Fue así como se dice que producto del odio eterno que sentía hacia los hombres, antes de morir habría hecho un pacto con el diablo para seguir con su venganza; el cual la habría transformado en este terrorífico espectro endemoniado.

 

 

“Desde ese día los jinetes solitarios de las zonas rurales de Chile, siempre tienen temor de que al transitar solitarios por algún camino en las noches, se produzca un encuentro con la fatídica Viuda. Por ello siempre tienen cuidado de vigilar que no aparezca en el camino la figura de una mujer que se dice llevaría un vestido negro que la cubre enteramente; y a la cual no se le puede ver el rostro ni ninguna parte del cuerpo hasta que se este muy cerca de ella, y ya sea demasiado tarde para escapar.

 

 

 

“Si a pesar del cuidado del jinete, o por su descuido, ella logra acercársele; la forma en que atacaría a los jinetes sería usando su poder para obligar al caballo a que se niege a seguir su camino rápidamente o se detenga. Posteriormente el caballo lanzaría fuertes relinchos y se desbocaría en alborotada carrera; guiado ahora, por la magia de la Viuda, que en ese momento ya estaría encaramada en las ancas del caballo. Así el caballo sería guiado por la Viuda hasta el más próximo barranco, en donde se precipitarían el jinete y su caballo; encontrándose al día siguiente sus cuerpos sin vida en el fondo de la quebrada.

 

 

 

 

“Sin embargo a pesar de su venganza, también se cuenta que de vez en cuando, inevitablemente con el pasar del tiempo, siempre vuelve a extrañar el afecto masculino; lo que la llevaría a calmar momentáneamente su odio, para acercarse a los poblados en busca de algún peatón trasnochador. En estas ocasiones, se dice que desde las ventanas ella puede ser vista por los moradores, quienes atemorizados, lograrían observar su horrible pálida y cadavérica cara, con grandes ojos brillantes y movedizos, y su horrible cabellera amarrada con un velo negro que cae hasta barrer el suelo, junto a su largo vestido.

 

 

 

“Se dice que ella se movilizaría sobre el suelo, tan rápido que sería imposible alcanzarla o arrancar de ella, si ella así no lo permite. Los varones solitarios, o los varones valientes o tontos que la perseguirían, serían atraídos y posteriormente atrapados a las afuera de los poblados; lugar en donde ella tendría una relación amorosa con él hombre. Al día siguiente se dice que el hombre se sentiría aturdido como si estuviera ebrio, y con el rostro y manos arañados, y sus ropas parcialmente descosidas y desabrochadas. Aun así, estos hombres tienen la suerte de encontrarse vivos; a diferencia de los infortunados que la encuentran en los caminos solitarios, cuando ella esta nuevamente cumpliendo su venganza.

En estos últimos tiempos igualmente se dice que la Viuda también se encaramaría a los automóviles, que van manejados por hombres solitarios, especialmente si llevan algunos grados de alcohol en la sangre.”

(Subido por luisalfredosegovia2, el  23 setiembre del 2010, a Youtube)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: