LA AGRESIÓN BLANCA: expresiones colectivas de protesta callejera con brutal contenido de odio social y deseo de muerte que los grandes medios ocultaron por considerar que debilitarían las razones invocadas por los reclamantes

 

 

 

 

 

Foto Ceci estelles. Cacerolazo 13 set. 2012. Revista “Anfibia”, de la Universidad Nacional de San Martín

 

 

 

                “Es difícil entender el odio y más difícil aún es entender su naturalización o su minimización por parte de columnistas e intelectuales de la oposición. Fueron pocos los que tuvieron el reflejo o la valentía de señalarlo. Algunos incluso llegaron a tratar de ocultarlo. El canal TN de Clarín fijó sus cámaras desde el principio hasta el final sobre la marcha de los caceroleros, pero le quitó el sonido y no hizo entrevistas a los manifestantes. Unos días después, en un programa de ese canal se presentó un panel con supuestos caceroleros espontáneos donde todo estaba guionado. Ninguno se superpuso, como si se hubieran distribuido previamente los temas. Los periodistas disfrazaron todavía más la mentira acusando de “oficialistas” a los demás canales que difundieron entrevistas de caceroleros histéricos. Si les da vergüenza ser partícipes y beneficiarios de ese odio, más les valdría reflexionar sobre esa cuestión, en vez de operar para ocultarlo.

 

 

 

 

            “En los últimos treinta años hubo manifestaciones opositoras contra todos los gobiernos. En el caso de Menem, marchaban familiares de víctimas de la dictadura cuyos asesinos habían sido indultados por su gobierno y decenas de miles de desocupados que habían perdido sus trabajos por sus políticas. Tenían muchos más motivos para el odio que estos caceroleros, pero nunca en esas manifestaciones se escucharon expresiones criminales como las que se manifestaron en el cacerolazo. Nunca se le deseó la muerte a Menem ni a su familia y lo mismo con De la Rúa.

                    “Fue repugnante escuchar esas consignas y fue repugnante ver cómo algunos periodistas que se jactan de civilizados se callaron y se hicieron cómplices de esos actos miserables de exaltación de la muerte. El mismo grupo social y la misma cultura que festejaba el cáncer de Evita sesenta años atrás. A la Presidenta no se le perdona un chiste mínimo, pero a ese grupo social le está permitido convertir en consigna política la muerte del otro.

 

 

 

 

           “Esa fue una expresión del odio. Porque otra de las explicaciones del odio es el tono de los grandes medios encrespados por la pérdida de privilegios que implica la Ley de Servicios Audiovisuales. Se puede hacer mucha teoría sobre el tema. Y a eso se dedica la periodista Mariana Moyano. La bajeza expresada en la forma revanchista con que informaron sobre un robo en su domicilio termina por confirmar, si alguien todavía tenía dudas, que la propiedad de los medios no puede estar concentrada ni monopolizada, que es necesario que haya diversidad y educación.

 

 

 

 

                 “La mayoría de los grandes medios festejaron que le haya sucedido esa desgracia a una periodista que cuestionaba la manera en que los medios operaban sobre el tema de la inseguridad. Pero lo más rastrero fue que en varios de los noticieros se divulgaba la dirección de esa periodista, como si estuvieran convocando a que se repitieran los hechos. Igual de rastrero fue que inventaran que entre los pocos objetos robados hubiera dólares. Una “periodista K” con dólares constituye algo muy regocijante, aunque sea mentira.”

 

(de Luis Bruschtein. Fragmento de su nota “Odiólar”, de la cual se consignan otros párrafos en el post anterior. Diario Página12, sábado 22 de setiembre del 2012. Leer completa en: 
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-204010-2012-09-22.html

 

 

 

Foto de Ceci Estelles. Cacerolera del 13 de setiembre 2012. Revista “Anfibia”. Vale prestar atención al rostro de esta joven cacerolera de la ciudad de Buenos Aires. Habilita para un profundo estudio sobre la expresividad de la imagen como indagador de pensamientos, sentimientos y humores de ciudadanos que ingresan en la política callejera por la vía del individualismo de derecha aún, a veces, bajo discursos y vocabulario progresistas. Un fenómeno social que hay que tener muy en cuenta para determinar qué tipo de “conciencia política” se ha conformado, de dónde proviene, qué probabilidades de permanencia contiene y cuáles son los límites y riesgos de su accionar para la profundización de una democracia de igualdad social.

 

 

 

Imágenes

 

“La polémica por las fotos de Cecilia Estalles”

 

 

“La fotógrafa Cecilia Estalles fue al cacerolazo del jueves (13 de setiembre) y sacó decenas de fotos. Las publicó en Facebook y luego recibió mensajes en los que le pidieron que bajara las imágenes de la web, que sabían dónde vivía, que conocían su dirección. Ella escribió en su muro: “Facebook me advirtió que si no las bajo me saca la cuenta. ¿A quién lastiman las imágenes? ¿Inventé personas y situaciones? ¿Las obligue a posar? No, y es sólo una opinión visual. En algo estoy de acuerdo con el Sr. Facebook: en estas imágenes hay cosas obscenas”. En la red se armó una campaña para que no la censuraran Anfibia publica las fotos…”

(de la revista “Anfibia”, de la Universidad Nacional de San Martín.
http://www.revistaanfibia.com/cronica/cacerolas-rebelion-y-felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: