“Pero la cuestión de fondo es la política en las escuelas. O, mejor, cuánta y qué política se puede hacer en ese ámbito.”

 

 

 

 

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha instalado un número de teléfono para que se hagan denuncias sobre actividades y conversaciones políticas en las escuelas. La medida es idéntica a anteriores puestas en práctica por la última dictadura militar (30 mil desaparecidos de la izquierda y el progresismo). El procedimiento es socialmente disgregador y éticamente envilecedor, porque alienta la delación (política) del vecino y colega. Es muy probable que mucha población apoye acciones de este tipo. En el fondo es una cuestión política: consiste en que no se trate, discuta, observe y analice nada desde cierta óptica, mirada o pensamiento crítico y reflexivo (progresista), y considera que no es político todo aquello que se haga desde la derecha (política) instalada o legitimar masivamente como “natural”, “normal” y de “sentido común”. El “apoliticismo” que se pretende es la derecha misma, es de derecha. El pensamiento de derecha, restaurador, retardatario, reaccionario y fascista pasa a ser así “natural” y “normal”; todo lo que lo cuestione es político, “anormal”, “antinatural”.  Se trata de una vieja y practicada imposición autoritaria, opuesto a la esencia de la democracia (por otra parte liberal-burguesa) como tal.  (Amílcar Moretti, lunes 3 de setiembre 2012, La Plata). 

CUESTIÓN DE POLÍTICA

 

 

Enrique C. Vázquez *

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-202342-2012-09-01.html

 

 

“La puesta en funcionamiento de un 0800 por parte del Gobierno de la Ciudad para que cualquiera denuncie la difusión de ideas políticas en las escuelas constituye una medida que debería preocupar a todo aquel que comulgue con valores democráticos y republicanos.

 

 

 

                 “Desde un punto de vista formal, la iniciativa del Ministerio de Educación no se corresponde con los mecanismos habituales para recibir reclamos y revisar situaciones problemáticas en el sistema educativo.

 

  

 

                       “Si el ministro Bullrich quisiera saber si en un colegio de la ciudad hay militantes políticos que realizan propaganda o actividades que, desde su óptica, son inconvenientes, debería solicitar información al director del área y, por extensión, a los supervisores y directivos escolares. Y si un miembro de la comunidad está en desacuerdo con alguna actividad que se desarrolla dentro del ámbito escolar, el camino razonable es dirigirse al colegio y plantear sus inquietudes a las autoridades del establecimiento. Habilitar un 0800 para “denunciar”, salteándose los mecanismos institucionales establecidos, parecería indicar que se descree de la voluntad de diálogo de los directivos escolares con la comunidad y del buen funcionamiento de la vía jerárquica.

 

 

 

                “Pero la cuestión de fondo es la política en las escuelas. O, mejor, cuánta y qué política se puede hacer en ese ámbito.

 

  

 

                  “Recientemente llegó a las escuelas medias un instructivo que promueve y pauta la organización de los centros de estudiantes. Sin embargo, la política parece ser, para quienes gestionan la Ciudad, un peligro del que los adolescentes deberían ser preservados.

 

 

  

                  “Es lícito, entonces, preguntarse: ¿de qué deben ser protegidos los estudiantes? ¿De la política en general? ¿De la política partidaria? ¿Hay una forma de participación política sana (la “nueva forma” de hacer política tan declamada) y otra que debe denunciarse? ¿Cuál es el límite que separa a una de otra? ¿Es negativo para la democracia que haya partidos que difundan sus ideas? Si la política partidaria y la consecuente propagación de ideas son inherentes a la democracia, ¿que los jóvenes la aprendan y ejerciten en los colegios entraña algún riesgo? Finalmente, ¿qué Formación para la Ciudadanía vamos a enseñar de aquí en más? ¿Habrá un capítulo para ejercitar entre los adolescentes la práctica denunciadora?

 

  

 

                  “La propuesta oficial parece responder más a una “sintonía fina” con la prédica de cierta prensa y reforzar su identificación con un electorado para el que “política”, “partidos”, “propaganda” resultan desagradables, que a una acción práctica efectiva para evitar la entrada de la “mala” política en los colegios.

 

 

 

                    “El ministro Bullrich objetó que en las escuelas públicas se realice proselitismo político, en horario escolar y con fondos públicos. Si vamos a debatir esta cuestión, pongamos también en la balanza el adoctrinamiento ideológico-religioso-político que se realiza en los colegios confesionales de gestión privada, que funcionan con subsidios del Estado, que pagamos todos. ¿Estará evaluando el gobierno habilitar un 0800 para proteger los derechos de los jóvenes que asisten a esas instituciones?”

 

* Vicerrector del Colegio Nº 4 D.E. 9 Nicolás Avellaneda.

 

 

                “Pero la cuestión de fondo es la política en las escuelas. O, mejor, cuánta y qué política se puede hacer en ese ámbito.” (…) “El ministro Bullrich objetó que en las escuelas públicas se realice proselitismo político, en horario escolar y con fondos públicos. Si vamos a debatir esta cuestión, pongamos también en la balanza el adoctrinamiento ideológico-religioso-político que se realiza en los colegios confesionales de gestión privada, que funcionan con subsidios del Estado, que pagamos todos. ¿Estará evaluando el gobierno habilitar un 0800 para proteger los derechos de los jóvenes que asisten a esas instituciones?”

2 comentarios to ““Pero la cuestión de fondo es la política en las escuelas. O, mejor, cuánta y qué política se puede hacer en ese ámbito.””

  1. -Las tres figuras políticas con mejor imagen hoy en la Argentina son la Presidenta, Macri y Scioli. Pero Scioli y Macri tienen un sesgo ideológico de centroderecha. ¿Será que la sociedad tiene en la mira a líderes que contradicen el modelo que impera desde hace nueve años en la Argentina?

    Me gusta

    • Interesante planteo.

      A veces sospecho que puede ser así, como tu dices.

      Te aclaro, por si hiciese falta, que a mí me parece castastrófica la posibilidad de eso que mencionas. Pero en ocasiones dudo y creo intuir que puede ser como tu dices. Lo resumiría así: si por tan poco cambio (igualitario -el de los últimos 9 años que tu mencionas) tamaño caceroleo de clases medias-, ¡lo que sería ante un igualitarismo humanitarista radical o más intenso!

      Y también, reconozco a favor de estos nueve años de política argentina, debe ser mucho lo hecho, dado tamaña inquietud y rechazo social en amplias capas de clase media no es por nada sino por acciones concretas que ellas visualizan como perturbadoras de sus intereses, lo cual no es así (se trata, en fin, de aumentar la demanda con subsidios sociales a los desposeídos para activar el consumo y por tanto la producción nacional y la recuperación del pleno empleo).

      ¡Y por favor, no aludamos en esta circunstancia a las capas sociales más pobres, que de ellas suele acordarse la derecha o las franjas consumistas solo al apelar a argumentos (extraños a su herencia e intereses) para criticar gestiones de reforma social distributiva como la de la última década. Es claro: los subsidios a los pobres -en general con dinero de la ANSES, es decir dinero del salario de los trabajadores que aportan, sin empleados públicos; y con dinero de las retenciones a la soja, principamente entre los cereales y oleaginosas, lo cual es oportuno dado lo irracional de dedicar el campo argentino a la producción de soja y no de cereales más activos en la alimentación interna e internacional). En fin, es claro: el dinero y subsidios a los desposeídos(que Cavallo- Menem regalaban a los bancos vía AFJP)son estimuladores del consumo en el mercado interno, por lo cual al activarse el aparato productivo industrial se benefician todos: las patronales por más ganancias, los obreros por ocupación y las clases medias empleadas por mayor consumo.

      En fin, que tu observación -mateneida en el territorio de la reflexión crítica- es un más que interesante tópico.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: