La cosecha de mujeres nunca se acaba. (Cuatro) fotos de Amílcar Moretti

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Se acaba el trabajo, se acaban los placeres.

“Se acaba el dinero, se acaban los quereres.

“Se acaba el trabajo, se acaban los placeres.

“Se acaba el dinero, se acaban los quereres.

“Y la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

“la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)”

 

 

 

LA COSECHA DE MUJERES

 

Canta: Pedro Laza y sus Pelayeros

 

Ritmo: Paseo

 

Letra y Música: José María Peñaranda

 

 

 

Se acaba la yuca, se acaba el maíz.

Se acaban los mangos, se acaban los tomates.

Se acaban las ciruelas, se acaban melones.

Se acaban las patillas y se acaba el aguacate

y la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba).

 

Se acaba el trabajo, se acaban los placeres.

Se acaba el dinero, se acaban los quereres.

Se acaba el trabajo, se acaban los placeres.

Se acaba el dinero, se acaban los quereres.

Y la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de las mujeres, (nunca se acaba).

 

Se acaba la yuca, se acaba el maíz.

Se acaban los dineros, se acaba el aguacate.

Se acaban las ciruelas, se acaban los mamones.

Se acaban las patillas, se acaban los tomates

y la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de mujeres, (nunca se acaba)

la cosecha de las mujeres, (nunca se acaba).

 

 

Modelo: Angeles

 

 

Fotos por AMÍLCAR MORETTI. Jueves 23 agosto 2012. Argentina. La Plata (a 60 kms. de Buenos Aires). Madrugada, calor, cielo tormentoso, casi veraniego. Calores, humedades. Silencio pesado, plomizo. El músculo duerme. ¿La ambición descansa? Están matando mucha gente en Siria, después la invadirán, destruirán todo. Arrasarán con una civilización antigua. Dirán que son razones “humanitarias”. Saquearán y robarán todo, otra vez, como en Libia, donde el desorden y la miseria han quedado instalados sin que los diarios y televisoras mencionen la tragedia, ahora sí de dimensiones humanitarias: sin luz, sin agua, sin gas, sin escuelas, ni hospitales, sin trabajo, sin ley. “Se acaba el trabajo”, “se acaba el dinero”, “se acaban las papas”, pero “la cosecha de mujeres (nunca se acaba)”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: