LA POLÍTICA COMO ALEGRÍA ES REVOLUCIONARIA

 

 

 

(del blog “Puede Colaborar. Periodismo impuro”)

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI

 

 

 

              “La alegría es un componente fundamental de las revoluciones. Sin alegría no hay revoluciones perdurables”. Más o menos estas fueron las palabras de un historiador reunido con otros de su especialidad, hace poco, creo que  para el 25 de Mayo o el 9 de Julio nuestros, para definir en una publicación lo que se gestó en la Argentina y el Subcontinente de Sur de América a principios del siglo 19.

          Y es así. Amplío: LA POLITÍCA MISMA DEBE HACERSE DESDE LA ALEGRÍA. Si no hay alegría y entusiasmo en el pensamiento y acción políticos, si no hay alegría bullanguera en las calles (no sólo en la jornada de los triunfos electorales) entonces  hay que formularse con mucha atención algunas reservas reflexivas sobre los condicionantes profundos y sobre el núcleo constitucional y estructural de la política, la política toda, no solo la ocasionalmente en el gobierno.

          Señalo este factor fundamental de la Alegría en la política porque desde hace un tiempo noto en muchos compañeros y simpatizantes de Cristina Fernández de Kirchner una acritud y cara de bronca y gravedad que son, me animaría a conjeturar, “contrarrevolucionarias”. Aún más: esa actitud de apoyo “no alegre” es “antiperonista”. El peronismo con Perón fue siempre, desde la base, festivo y ruidoso, tal vez  fugazmente molesto para el ajeno pero estruendoso y enfático en la demostración feliz de vida.

           Las concentraciones obreras y populares en Plaza de Mayo del 17 de Octubre durante los dos primeros gobiernos de Perón y Eva eran una fiesta, tanto que en un célebre cuento de Borges y Bioy Casares las aludió con el título “La fiesta del monstruo”, desde una perspectiva, digamos, gorila (el cuento, de paso, resulta tan malicioso como bien escrito está. Se inspiraron en “El matadero” de Echeverría, obra perfecta, y grave, nada “alegre”, con o sin elitismo “gorila” según se lo interprete).

          Es conveniente y oportuno que los compañeros, por ejemplo en las redes sociales como Facebook, se desgañiten en el repetitivo señalamiento de las desvergüenzas públicas y privadas de un bodoque como Macri y otros políticos de la derecha pos-noventa, y otros políticos en general. Dado que los medios masivos no hacen notar tales carencias y desaguisados de dichas figuras representativas de un pensamiento y acción políticos, es oportuno que los compañeros practiquen adusta contrainformación cotidiana.  Pero hay que tener mucho cuidado (político) con la cara, el gesto, el modo y los textos siempre -sin excepciones, casi- de matiz poco tratable, huraño, malhumorado, seco, severo, desabrido, para consignar algunos sinónimos de “adusto” según el DRAE. Hay que pretar mucha atención para no repetir lo hecho por “Página12” -al que leo y sigo como  rica fuente desde su aparición-, diario que durante los años del menemo-cavallismo terminó al final por abrumar con depresión, amargura y falta de imaginación política a un público que, día tras día, leía siempre sobre denuncias y corrupciones que, así dichas, llegaron a parecer una fatalidad y destino argentinos, insalvables.

                 Una reflexión crítica radical y profunda permanente es indispensable. Pero debe acompañarse y sucederse de ideas, propuestas y sendas conjeturales hacia el futuro. De lo contrario, la crítica contribuye a la amargura y al desánimo colectivos, reditúa para no encontrar la salida, que siempre la hay o debe inventarse.

              ¡Ojo! La alegría es imaginativa. La alegría es imaginar. No solo hay que denunciar y testimoniar, no únicamente explicar. Hay que apelar a la Alegría, es decir, al Entusiasmo, o sea a la Alegría, a la Imaginación. Imaginar alternativas claras, profundas, radicales, posibles, razonables y oportunas. Es lo que hace siempre la Presidenta Cristina: maneja todas sus clases públicas con una Sonrisa, una broma, una humorada, una picardía esclarecedora o de señalamiento. Explica lo más serio con la intercalación de una burla o una broma alusiva al Amargo Enemigo, que cree que alegría es divertirse en el boliche o el burdel de Miami.

            Esa boludez -pura bronca y envidia- de los medios y opositores de derecha frente a las ironías corrosivas contra los poderosos que pone en práctica como ejercicio regular la Presidenta Cristina en cada alocución, es la demostración de que para las elites de la “nada de distribución” el procedimiento narrativo político de Cristina es efectivo y les llega, y de que el pueblo comprende y toma conciencia. Es como cuando una mujer  dice que “No” no con cara de ¿ofendida? sino con una sonrisa que deja incómodo y tecleando. ¿Eh? ¿Se entiende?

           El ejemplo lo dio la actual primera juventud al irrumpir en la política, cuando ninguno lo esperábamos. Repetíamos que todos los jóvenes eran impasibles, quietistas, conservadores, despolitizados, consumistas, bobos divertidos y lúmpenes. Y entonces, ocurrió que tras hervir el caldero sin que nos diéramos cuenta se derramó abundante y promisoria la polenta. Hay que hacer como los pibes reunidos en multitudes espontáneas en el fallecimiento de Néstor Kirchner: transformaron, convirtieron el dolor, la depresión y el angustioso desconcierto en una alegría popular revitalizadora, que confrontó vida y vitalidad con muerte y funebridad.

             Creo que ese fue el mayor sustento que sintió la Presidenta para seguir al mando. Porque no fue la fiesta de la muerte sino la Fiesta de la Vida, de la Juventud. Así que atenti cumpas, a no desgañitarse en acritudes de modo uniforme y permanente: sin perder de vista la brutez y maldad del otro hay que inventar, imaginar, dejar a los funebreros del odio y en su lugar pensar con alegría, audacia y razonabilidad para democratizar y distribuir (riqueza) más. Hay que aprender de la sonrisa de Cristina, viuda en medio del ventarrón. Con un brazo menos pero con dos millones más de hijos.

Por AMÍLCAR MORETTI. Viernes 10 de agosto 2012, escrito a las 11, corregido a las 21 y publicado ahora, cerca de las 22. Fue todo un día de registrar fotos de una bella modelo desnuda, sin que por eso perdiera el entusiasmo de pensar y sentir la Pasión Argentina, la Política como Cultura, la Erótica Argentina de la Cultura Política.
Argentina, La Plata (a 60 kms. de Buenos Aires)

 

2 comentarios to “LA POLÍTICA COMO ALEGRÍA ES REVOLUCIONARIA”

  1. Graciela Peralta López Says:

    Lo digo a los cuatro vienos…: Estoy feliz de vivir con plena consciencia un momento histórico positivo guiada y amparada por la inmensa Cristina y todo con pura y total alegría…!!!
    Lamento haberme perdido a Néstor del cuál tomé registro de sus inmensos actos patrióticos pero los años de desengaño pudieron mas y me impidieron disfrutarlo en su momento….Sin ÉL este presente hubiera sido imposible…!!!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: