Los cumpas andaban cabreros y el minaje en desahucio recela como con bronca y junando

 

 

                        De El Carpo Bar (Facebook)

 

 

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI

Argentina. La Plata (a 60 kms. al Sur de Bs. Aires

 

 

 

           No sé porqué -datos que me sopla el viento a la escucha, connotaciones apenas-, me parece reconocer  ciertas reticencias y sospechas de algunos crecidos cumpas (1) (por compadres y compañeros “de ruta” y peronchos, o cercanos) sobre contenidos del sitio, esta propiedad intelectual en la nube digital que se llama desde hace, casi, dos años, Erótica de la Cultura.

            No sé porqué; o al revés, arriesgo que sé por porqué, los cumpas -pocos, hoy, seguidores y leales- me vienen a coincidir con cierto minerío  con desahucio, que también frunce el ceño y me actúa -o trae de arrastre- cara de tuje (de “tujes”, culo, en idish. Y aquí ostento cierta instrucción lingüística que me viene de las letras de las Universidades, tanto como para confirmar en algunos diccionarios del Habla de mi Tierra Pop & Nac) (2)

           Pero voy por partes, porque mi estar advertido fue gradual, a veces de inmediato, captado al vuelo, y otras sin querer creer y frotándome los ojos, como no queriendo ver lo que se comprueba sin lupa. Cierto o no, importante o no, crucial o vaya a saber qué tipo de intrascendencia involuntaria, me parece que este asunto que me traigo, por géneros, es así, más o menos. Relato: Al machaje, que no se retoba para mirar buenas minas en bolas, aunque sea en figuritas y almanaques, y otros ya desinteresados por el desacostumbre impuesto en la austeridad obligatoria, a estos compadres y compañeros que veces parece que les molesta, o perturba, la mixtura bien tejida entre Política y Erótica (esta última como disciplina de la Sexualidad, que no siempre es genitalidad, aunque la incluya) que yo veo y trato exponer en Erótica de la Cultura y su Página web correlativa (www.moretticulturaeros.com.ar)

           Es decir, a ver si aclaro un tanto más: si hago teoría e interpretación en la Pasión Argentina, que puede ser fútbol (y lo es, seguro) y Mujeres (que lo fueron siempre) pero que también es Política (y no me refiero a peronistas y hoy al opuesto mezquinaje de gorilas burros), en fin, si escribo y conjeturo sobre Política argentina, continental y mundial, entonces los cumpas me siguen y hasta me miran con respeto. El minaje maduro, también. Es la típica de escuchar al oráculo: a veces mis visiones son claras y otras voy (he ido muchas veces) hacia el carajo, quizás porque a lo real se le ocurre girar a 90 grados en mitad del itinerario y te deja en pelotas. Si soy un tipo serio, reflexivo, de libros y de citas, entonces aprueban. No sé si leen todo, es probable que de los 1.200-1.500 lectores diarios del Blog unos cuantos no entiendan un capso, o ni siquiera lo intenten. Es como que los que reflexionan, los “intelectuales” no miran nalgas y muslos de grelas. Están en pedo: idealizan de pura anorexia.

                  Además, se encarga Google de esa confusión excluyente: si soys serio con el intelecto, no cogés o no debés coger. Google no menciona mis notas políticas, o cuenta encontrarlas. En cambio, sí las de imágenes expresivas de chicas actrices que hacen a mi modelaje de desnudo femenino. Hay una no lectura parcilizadora de Google y mi Blog: el buscador que me ayuda tanto pero tanto en muchos otros asuntos -¡el dios monoteísta lo tenga en el cielo y la gloria a Mr. Google!”-, el mismo Google acto seguido no menciona casi ninguna de las notas políticas. Si registro algunas bellas muchachas con iluminación simpatizante de Caravaggio, aparecen primeras en el Buscador. De Política, ¡ni minga! No, ¡minga!, nada. ¡Ni minga! Ahí el Google coincide con los puritanaje de izquierda y progresista.

              Yo no lo sé a ciencia cierta, pero tal vez en este ataque -o fuertes reparos y resistencias- de pureza sin solidez ni sustento hay algo de anacronismo, de desactualización o de chotaje cuartageneracional. Mi suegro me enseñó una máxima: “¿Viejo Choto? Guarda con lo que decís: ¡Viejo sí!, pero ¡Choto no!!! No me jodas porque yo que no doy demostraciones públicas, si me decido porque vale la pena le hago a ella el ukelele, el opertuso, ¿captás la onda?”

                Es como si los y las Cumpas me dijeran: “¡Hablamos en serio, Cheeee!!!!! Comentamos y reflexionamos sobre la Madre-Padre Política, que algo vimos, y lo que aportamos vale no ser distraído. Entonces, no mezcles las cosas Moretti, lo serio (lo Político) por un lado, en su momento central, y lo alegre (la Erótica) por otro lado.”

          Para mí los Cumpas no entendieron un pepino, o poco. La Política es inseparable de la Pasión, esto es, de la Sexualidad (en sentido bien amplio) que ya vio Papá Freud. ¡No jodan, que el Tío de Viena tiene ya más de 100 años! Con el Padre Carlitos (la dialéctica del Marx) no alcanza, no se trata de mezclarla sino de reaplicarla. Y como ayuda bien valen Freud y otros cuantos. Ajustemos lentes porque nos están cagando, o están por cagarnos, a cada rato.

                       Yo no muestro la cotorra (¿”pussy” les gusta más?) porque sí – si es que la muestro-, sino porque es indispensable para la transformación social de la Cultura, de nuestra Cultura, en especial la de Nosotros, los Latinoamericanos, el Otro Occidente, el Nuevo Occidente que tiene que jugar ahora que los 7 (del Grupo) están furiosos y listos para repartir muerte y brutalidad para todos lados, como ventilador de Latherfeace con Motosierra. La transformación que planteo apunta a cambiar la cabeza y la mirada, y junto con ello la corporalidad, la carnalidad y los sentidos, si es que no morimos antes todos de anorexia sexual-político-cultural.

            Sexo es Política. Política es Sexualidad. La Cultura es politización sexualizada y sexualización política. El Padre Macho y la Gran Madre Hembra son Política y Erótica, Pasión de los Cuerpos organizados de manera única, original y creativa. ¿Eh? ¿Está claro? A veces sospecho que no. No se trata de mirarle las nalgas a un pendeja refuerte. Como no se trata de gritar “Perón, Perón”, ni siquiera “La vida por Perón! Eso ya se hizo. Y nos fueron la vida (aunque no Perón).

          Hay que repensar todo e incluir la Pasión de la Política, la Política como Pasión Erótica de la Cultura, es decir, la Vida, la Cultura de la Vida (y no de la Muerte, como hacen estos que ahora descuartizan líderes como Khadaffi y los aviones-bomba Drones sin piloto, anónimos como soretes voladores llenan todo de Muerte, Dolor, Sangre y Mierda otra vez, pura Mierda.

                  ¡Y con el Minaje en desahucio? Bueno, al parecer, como ya dije tiempo atrás, a las veteranas con progresismo encima les disgusta, como mínimo les parece inapropiado, mezclar la “Revolución” con las nalgas de las grelas, las pebetas. En suma, con Coger. Pero resulta que yo no soy almanaquero, de pibas en bolas de gomería, de luz artificial y siempre alegres aunque no se sepa porqué. No me gustan las botineras de las hojas centrales de revistas. Esas están servicio de la guita, son las pupilas de la cana y el sistema. Si “Los indios estaban cabreros” (3), las de ya con experiencia sobre los hombros, más aún si tienen descuajeringue acerca de como darse goce placentero con un buen cumpa, se sienten agredidas no ya por mis fotos en claroscuro sino hasta con los finos de Irving Penn con Kate Moss desnuda o con David Bailey con otras mejores en igual estado. Helmut Newton, fascista o no fascista, las perturba. Yo no soy ni quiero ser almanaquero, ni siquiera de chica “centerfold” (doble página del centro de la publicación). Es como si estas deshauciadas  se inquietaran con las riquezas eventuales del propio género y no se ofendieran tanto con la explotación y consumo patriarcal de las minas como objeto sino por el protagonismo que la Cotorra tiene al momento de asumir, si quiere y puede, el comando del vínculo por el amor y el sexo, que la sexualidad puede ser afectiva así como el amor no siempre es genital.

           A mí me parece que hay que actualizar el libreto bi o trigénero, y me parece también que la utopía anarco-hippie sobre la Sexualidad Amorosa y el Amor Sexualizado Corporal sigue viva, siempre y cuando del almanaque se haga cuerpo, carnalidad gozada y no rostro-tuje porque el consumo pago para unos les restó a unas cuantas la posibilidad de expresarse en la amplia y aún inexplorada escritura sobre el goce del texto corporal.

 

 

(1) “Diccionario del lunfardo” de Athos Espíndola, pág. 145-146, Planeta, Buenos Aires 2002. Y “Diccionario del habla de los Argentinos”, pág. 247, Academia Argentina de Letras, Espasa, Argentna, 2003.

(2) “Diccionario etimológico del lunfardo”, de Oscar Conde, pag. 307. Ed. Taurus, Buenos Aires, 2004. Y ¡atenti! que el quía es o fue del departamento de Lenguas Clásica de la UBA.

(3 ) Obra teatral de Agustín Cuzzani, “Los indios estaban cabreros”, de 1958. Tres representantes de la civilización azteca “descubre” Europa, como Colón pero al revés.

 

 

Martes 24 de julio 2012.

 

 

 

“Podés comerla toda” (?). mp-photography. De Erótica y Ecléctica. ¿Se trata de pura publicidad machista y patriarcal que toma a la mujer como objeto de consumo, o bien es una propuesta de alto feminismo dispuesto al goce paralelo y equitativo, con los recaudos del caso (a exigir siempre)?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: