Destituyen al presidente Lugo de Paraguay: PRIMERA VICTORIA DE LA DERECHA RETARDATARIA CONTRA LOS INTENTOS POPULISTAS Y DE SOBERANÍA DE LA UNASUR EN EL CONO AUSTRAL DEL SUBCONTINENTE LATINOAMERICANO

Inicio de la ocupación y restauración cultural-territorial por parte de la derecha más retardataria, latifundistas y terratenientes sojeros; los viejos partidos corruptos, familiares y hereditarios; de la gran prensa y de la política de Estados Unidos contra la UNASUR y el intento de soberanía del Cono Sur del subcontinente.

 

 

Fernando Lugo. (de siglo.web)

               La derecha más retrógrada destituyó “por izquierda” al presidente Lugo de Paraguay a raíz de una bárbara aunque (en el país hermano) rutinaria matanza de campesinos y aborígenes por parte de las fuerzas de seguridad. La derecha lo hace para, a partir de ahora, entre otras acciones, poder concretar, como hizo siempre, violencias iguales o peores de sangrientas, pero ya de forma “legal” y sin la horripilación sobre la que se montó el actual y desgraciado escándalo político-mediático. 

 

 

 

Escribe

AMÍLCAR MORETTI

           Con la destitución del presidente Fernando Lugo en el Paraguay tiene un primer éxito en el subcontinente un  operativo post-años 90 para acabar con un gobierno -a pocos meses de las elecciones nacionales- que no cumple con los requisitos de la clase de los viejos latifundistas, conservadores retrógados –ahora engolosinados con la soja y sus precios internacionales; las antiguas familias políticas y de la burocracia gubernamental de herencia stroesnerista (Stroessner, dictador por 40 años); los dos grandes partidos envejecidos de derecha, y la embajada de los Estados Unidos.

 

 

 

                      Ya lo habían intentado en Venezuela, en Bolivia y en Ecuador. Al parecer, en los últimos 30 años, ya desprestigiadas las tradicionales fuerzas militares profesionales y, sobre todo, innecesarias ante la ausencia de una fuerte izquierda militante, le ha tocado a los cuadros policiales encargarse de las encomiendas para facilitar las condiciones de los golpes institucionales, como el de Honduras en el 2009. La formación de muchas policías latinoamericanas está muy vinculada con los programas de los organismos de inteligencia norteamericana, en especial en lo que se refiere a la represión de los nuevos “peligros de la democracia”. Aunque no explicitado, dichos peligros se asocian con movilizaciones por reclamos sociales a los que se trata de vincular con la delincuencia organizada y más aún con el cultivo de la coca.

 

 

 

                   Este último, el cultivo de la coca, ancestral y mandato cultural nacional-regional en muchas naciones por ejemplo, en Bolivia-, no tiene relación directa con el narcotráfico, gran negocio inmerso en estructuras bancario-financieras legalizadas aunque facilitadoras del lavado de dinero, ni tampoco se vincula con organizaciones mafio-delincuenciales que fungen también muchas veces como paramilitares antiprogresistas. Tanto los “milicianos” brutales del narcotráfico en México o en los morros de Río de Janeiro son por un lado excedente social de un sistema de plena injusticia y desigualdad social, como organizaciones con autonomía de violencia y sicarios para intereses políticos de la derecha, con íntimo y complejo entramado, competencia y rivalidad con fuerzas de seguridad, militares, burocracia judicial y entidades de la financiarización de la economía toda.

 

 

 

 

 

           Se ha destituido a Lugo en Paraguay, integrante del grupo que forman Brasil, Argentina, Ecuador, Uruguay y Venezuela con el propósito de una unidad regional que asegure soberanía y fuerza como pequeño polo de negociaciones autónomas frente al mundo globalizado de Estados Unidos y Europa, en especial, en cuyo radio de acción nos hallamos, y con China y Rusia, por otro lado. India, con la amenaza regional de Pakistán (dictadura con poder atómico aliada a Estados Unidos), puede ser que tenga espacio para establecer una política Sur-Sur entre nuestro subcontinente y esa gran parte de Asia.

 

 

 

              Lugo en su tránsito por la gestión oficial no ha podido gobernar dado que siempre contó con un congreso de mayoría opositora de las más rancia derecha terrateniente y la prédica adversa de la prensa más influyente, el diario ABC en especial, el de mayor distribución, furiosamente obstaculizador desde el conservadurismo retardatario. Paraguay es el país más pobre de Sudamérica, el menos desarrollado. Todas las medidas de carácter social y económicas impulsadas por Lugo auspiciantes de una redistribución de riqueza, aún moderada, fueron frenadas en el Congreso, lo que ha incidido negativamente en el estado de ánimo de la mayoría popular que lo votó. La tarea de “acción social” (una beneficencia desde el privilegio manipulada con fines de formación política de derecha) provino en los últimos tiempos a través de organismos de Estados Unidos supuestamente apolíticos con operaciones en la embajada norteamericana.

 

 

 

             La UNASUR pierde a uno de sus miembros. No es buena novedad. Es una acción política que marca el primer avance concreto de la política de “neo-norteamericaización” actualizada en función de la globalización económica obligada por el poderío militar, de inteligencia y comunicacional de los Estados Unidos. Se trata de Golpes de Estado “legales”, dentro de los marcos institucionales.

                 Ha habido un Golpe contra Lugo. Además, es “de izquierda”. La policía asesina a mansalva a campesinos y naturales pobres en situación de reclamo y protesta. Las corporaciones policiales suelen tener esa autonomía de violencia y acción política en muchos países del subcontinente. Cuando lo hacen desembozadamente es porque estiman u observan que el gobierno nacional a voltear está debilitado, sin defensa.

 

 

 

                  El remate golpista antes cumplido por los militares profesionales metidos a políticos, con la privatización de la seguridad y la acción militar (en Irak y Afganistán hay unos 50 mil “soldados” de compañías privadas) ha derivado ahora a fuerzas policiales y, en muchos casos, es de esperar, que a las agencias de seguridad privadas, que en Argentina, por ejemplo, suman varias decenas de  miles de integrantes. Verdaderos “ejércitos civiles” aún pasivos aquí.

 

 

 

                La destitución de Lugo por parte de la

derecha más recalcitrante apela a “razones de

izquierda”: una matanza de pobres con órdenes

provenientes de jerarquías poco claras y con

intenciones más oscuras aún, casi siempre

vinculadas a operaciones de inteligencia, para

desprestigiar a gobiernos que pusieron en

juego solo intentos moderados

distribucionistas y neodesarrollistas. Dicho de

otro modo, la derecha más arcaica logra –con

el beneplácito y coordinación desde afuera-

destituir a un presidente acusándolo de hechos

salvajes  cuya naturaleza y propósito de oponen

a los expresados y actuados por Lugo. Esto, a

partir de ahora a efectos de seguramente

multiplicar dichos episodios de violencia

represiva del reclamo popular, algo que

siempre ha identificado a la derecha que hoy

dice escandalizarse por el desgraciado

episodio. Un paso previo para instalar el

programa geopolítico del Cono sur que

propone la derecha internacional. Hasta es

probable que pronto veamos fuertes bases

militares instaladas en la zona de la llamada

Triple Frontera.

 

 

 

                   Paraguay quizás ya no cuenta como elemento aliado en la UNASUR. Argentina tiene a su costado al Chile de Piñera, al que hay que llevar con máxima delicadeza, algo que concreta a la perfección la presidenta Fernández de Kirchner. Perú está afuera, en la vereda opuesta o en situación ambigua con el militar “nacionalista” acusado a haber formado crueles escuadrones de represión militar-política.

 

 

 

        Y otra mala: mientras se conoce la destitución de Lugo, ha comenzado una revuelta policial en Bolivia, en la sede gubernamental de Evo Morales. Exigen mayores salarios. Esgrimen que un policía de bajo rango gana 175 dólares. ¿Cuánto gana un campesino de etnia originaria, la mayoría del país, casi el 70 por ciento de la población? 

 

 

                 Mientras, en el mismo Paraguay que destituye a un presidente de propósitos distribucionistas y justicia social mediante el argumento de la masacre policial contra campesinos pobres y gente de la tierra, ya parece no verse la represión que esa misma policía ejecuta contra los adherentes a Lugo destituido que han salido a la calle para darle muestra de su apoyo. En Honduras sucedió algo similar en el 2009 y a partir de allí la represión ha incluido asesinatos, desapariciones, torturas, encarcelamientos sin que casi muchos en el mundo se muestre preocupado, en especial Estados Unidos que fue tan sensible a algunas medidas del presidente destituido “legalmente”. 

 

 

          Se ha puesto en marcha de nuevo la máquina. La drasticidad y violencia de su accionar dependerá, en alguna medida, del resultado de las próximas elecciones presidenciales en EE.UU. “La base está”. Se instala de a poco la plaza de lanzamiento para la limitación de autonomía y soberanía. Hugo Moyano, por aquí, líder de la CGT, al parecer ha ablandado un poco sus últimas expresiones protestatarias. Pero nada asegura que sea la última o que no sepa de estas malas nuevas.

Sábado 23 de junio 2012. Argentina (60 kms. de Buenos Aires). Madrugada triste. Repercute la destitución planificada del presidente democrático de Paraguay, a pocos meses de una nueva elección nacional. Se ha utilizado de nuevo al pueblo, a su parte más pobre y desprotegida, para provocar una matanza. Ahora para la derecha del golpe institucional viene la etapa de profundizar el tradicional infradesarrollo de Paraguay desde la Guerra de la Triple Alianza, cuando el país hermano fue diezmado. La UNASUR sufre una agresión que es solo un precedente de lo que se ha planificado para esta región sur desde el poder global con base militar-comunicacional en Estados Unidos. Se prepara el terreno para garantizar las condiciones con que, desde Estados Unidos, se aplicarán políticas después de las próximas elecciones presidenciales. Madrugada fría. 

                                           (de El Espectador.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: