“LA GUERRA DEL ARTE ROBADO NO TIENE FIN”. “EL ARTE DE ROBAR”. ¿Proyectaron -¿proyectan?- privatizar el Museo de Arte Moderno?

 

 

 

 

 

Soldados norteamericanos en 1945 recuperan en Alpes bávaros grandes pinturas robadas por Hitler y altos jerarcas nazis. Foto A.Press. Diario El País.

LA GUERRA DEL ARTE ROBADO NO TIENE

FIN

Dos poderosas familias se enfrentan por un ‘monet’ robado por los nazis en Francia en 1941

 

Los alemanes se apropiaron de 140.000 obras en tres países

 

 

Tereixa Constanla.

Madrid, 24 de marzo 2012

Diario El País, España

 http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/24/actualidad/1332610604_605934.html

 

 

Es posible que perder un Monet en 1941 en Francia fuese algo secundario. Los Heilbronn perdieron uno —Torrent de la Creuse— guardado en una cámara de seguridad bancaria junto a otras obras, robadas por la Gestapo. Max Heilbronn, miembro de la Resistencia y expulsado de su negocio en las Galerías Lafayette, fue enviado al campo de concentración de Buchenwald. El monet, una de las 100.000 obras expoliadas por los nazis en Francia, debió de ser la menor de sus preocupaciones.

 

 

Acabada la guerra, sus descendientes recuperaron dos cuadros que alegraban la casa del creador de la Gestapo, Hermann Goering, en Berlín, y un Renoir que salió a la luz en 2004 en una subasta. Y, siete décadas después del asalto, Ginette Heilbronn Moulin, hija de Max y responsable de la cadena de tiendas de las Galerías Lafayette, cree haber encontrado un hilo que conduce hasta el monet desaparecido, aunque ello signifique enfrentarse en los tribunales con otra todopoderosa estirpe: los Wildenstein, una saga de marchantes de arte que inició su actividad en Francia en el XIX.

 

 

No la empuja la codicia. “No se trata del valor de la pintura, se trata de la victoria contra los alemanes. Esta obra representa parte de la historia de mi familia”, declaró Heilbronn, de 85 años, a The New York Times.

 

——————————————————————

             Max Heilbronn fue expulsado de su negocio en las Galerías Lafayette y enviado al campo de concentración de Buchenwald. Y, siete décadas, Ginette Heilbronn Moulin, hija de Max y responsable de la cadena de tiendas de las Galerías Lafayette, cree haber encontrado un hilo que conduce hasta el Monet desaparecido, aunque ello signifique enfrentarse en los tribunales con otra todopoderosa estirpe: los Wildenstein, una saga de marchantes de arte que inició su actividad en Francia en el XIX.

———————————————————————

Los Heilbronn encontraron referencias a la obra en los catálogos razonados de Monet, elaborados por Daniel Wildenstein (en 1979 y 1996) y considerados el inventario esencial para verificar la autenticidad de los Monet. En ellos señalaba que pertenecían a un coleccionista privado no identificado de Estados Unidos, principal país destinatario de las sustracciones nazis. Las sospechas se agigantaron en 2011, cuando la policía encontró más de 30 piezas de arte, perdidas o robadas a familias judías saqueadas por los nazis, en el Instituto Wildenstein, un organismo de la familia dedicado a investigar y publicar obras. Los Wildenstein, multimillonarios y reputados marchantes con negocios en América, Asia y Europa, estaban en la picota.

 

 

Los Wildenstein huyeron a Nueva York y  dirigían desde allí el negocio

 

 

Puede que el signo de la todopoderosa familia Wildenstein comenzase a declinar cuando un periodista, tozudo y clarividente, se empeñó en rastrear archivos y sacó a la luz la enésima miseria del nazismo en la que se había reparado poco: el planificado saqueo de arte de sus víctimas por orden de Hitler.

           

 

 

El periodista Héctor Feliciano publicó un libro que sigue siendo el canon de la materia: “El museo desaparecido” (“Destino”, en España), donde demostraba el expolio sistemático cometido por los nazis en los países que invadían, amén del suyo. En Francia, Bélgica y Holanda, tres países ocupados, confiscaron 140.000 obras, a las que se suman decenas de miles de libros, manuscritos y muebles. Los aliados recuperaron y restituyeron parte de lo sustraído al final de la guerra. Goering, el principal coleccionista junto a Hitler, había ocultado en una cueva de los Alpes bávaros numerosas piezas.

—————————————————————

                El periodista Héctor Feliciano publicó un libro canon de la materia: “El museo desaparecido” (“Destino”, en España), sobre el expolio de los nazis en los países que invadían, amén del suyo. En Francia, Bélgica y Holanda los nazis confiscaron 140.000 obras. Los marchantes Wildenstein, judíos millonarios coleccionistas de arte, huyeron de los nazis y se radicaron en Estados Unidos. Desde manejaron su negocio con el arte, inclusos el robado por los nazis. Buena parte de las obras recuperadas de los nazis fueron a Estados Unidos. Algunas las tenían los Wildenstein. 

——————————————————————–

                 

 

                 Feliciano subraya que Francia, el país más expoliado (afectó a 203 colecciones privadas, un tercio del total), recuperó el 60% de lo perdido, pero decenas de miles de piezas de gran valor siguen ocultas. En una esquina del libro estaban los Wildenstein. Eran casi personajes secundarios, pero estaban, y no de una manera elegante para unos adinerados marchantes judíos. ¿Cómo es posible que siguieran enriqueciéndose durante la Segunda Guerra Mundial siendo judíos huidos de la Francia ocupada por los nazis?

                 

 

                Porque algunos millonarios como los Rostchild no se libraron de aquel igualitario sistema de exterminio diseñado por los alemanes. Y otros históricos marchantes, como el amigo de Picasso, Paul Rosenberg, perdieron sus tesoros artísticos. Sin embargo, los Wildenstein huyeron de Francia a Nueva York, y traspasaron a su ayudante francés la gestión de su galería. En la práctica seguían enviándole instrucciones por correo, aunque las leyes de los invasores habían forzado una aparente arianización del negocio. Como tantas veces, el periodista calló más de lo que sabía. Pero a los Wildenstein no les gustó lo que traslucía. “Los menciono casi de paso, pero me demandan anticipándose para futuros pleitos, creyendo que matando al mensajero matan el mensaje. Lo hacen con la idea de que si atacan al perito van a anular todas las demandas que puedan sucederle”, recuerda ahora el periodista.

 

 

Querella en Francia

 

 

             Los marchantes se querellaron contra Feliciano en 1998 en Francia. Aducían que su negocio había perdido clientela debido a los vínculos entre George Wildenstein y los nazis recogidos en el libro, pedían un millón de dólares en daños y perjuicios y la censura previa del trabajo de Feliciano. El pleito duró cinco años y pasó por tres tribunales, incluida la Corte Suprema de Francia, que fallaron siempre a favor del periodista. Defender la verdad le costó 150.000 dólares que no recuperó y afrontar un duro proceso personal. Los Wildenstein llegaron a contratar a un detective para investigarle. No muy ducho, todo hay que decirlo: confundió al periodista con su portero. “Acabé entendiendo cómo funcionan. Los Wildenstein nunca se han sentado en una sala de aeropuerto porque tienen un jet privado, tienen abogados que cobran sus nóminas mensuales, viven rodeados de gente que nunca les dice no”, señala Feliciano.

 

————————————————————

            Los Wildentein querellaron contra Feliciano en 1998 en Francia. Aducían que su negocio había perdido clientela debido a los vínculos entre George Wildenstein y los nazis recogidos en el libro, pedían un millón de dólares en daños y perjuicios y la censura previa del trabajo de Feliciano. El pleito duró cinco años y pasó por tres tribunales, incluida la Corte Suprema de Francia, que fallaron siempre a favor del periodista. Defender la verdad le costó 150.000 dólares que no recuperó y afrontar un duro proceso personal.

 

             

                 Desde entonces, la imagen de los marchantes se ha deteriorado abruptamente. La Academia de Bellas Artes de Francia demandó a la familia por la desaparición de un cuadro de Morisot.

 

——————————————————————

 

 

               Desde entonces, la imagen de los marchantes se ha deteriorado abruptamente. La Academia de Bellas Artes de Francia demandó a la familia por la desaparición de un cuadro de Morisot. En 2005 los tribunales dieron la razón a la viuda de Daniel Wildenstein, que demandó a sus hijastros Guy y Alec que la habían convencido de que su marido había muerto en la ruina. Y agentes antifraude han registrado en varias ocasiones en los últimos años la sede del Instituto Wildenstein, un lugar repleto de fantasmas del pasado.

——————————————————–

                 

         Desde entonces que la familia de multimillonario Wildenstein, judíos huídos de los nazis y compradores en Estados Unidos de cuadros robados por Hitler y Goering, la imagen de los marchantes se ha deteriorado abruptamente. La Academia de Bellas Artes de Francia demandó a la familia por la desaparición de un cuadro de Morisot.

 

 

—————————————————————————– 

 

 

Ignacio Gutiérrez Zaldívar, dueño de la galería de arte Zurbarán de Buenos Aires, y de propiedades en las cuales la policía encontró pinturas robadas a un coleccionista argentino en enero pasado.

29 obras recuperadas en el circuito

de galerías porteño

El arte de robar

 

Por L-F. (1)

 

Revista Veintitrés

23 mayo 2012  

http://veintitres.infonews.com/nota-4789-sociedad-El-arte-de-robar.html

           Los cuadros habían sido sustraídos a un coleccionista en enero. Figuran en un listado en Internet. Los galeristas deberán dar explicaciones a la Justicia.

 

 

            La gran mayoría de las películas que tratan sobre robos de arte terminan poco después de realizado el hecho, con el ladrón, de una manera u otra, saliendo impune de la situación. La mayoría de las películas también dan la historia por terminada y no cuentan con la posibilidad de que, un tiempo después, el propietario, recorriendo una galería, vea uno de los cuadros que le fueron robados. Claro, eso sólo podría pasar en una película. O no.

 


 

              El 7 de enero de este año fueron robadas, de una casa particular en Villa del Parque, treinta y siete pinturas de artistas nacionales como Raúl Soldi, Vicente Forte, Raquel Forner, Marta Minujín y Juan Carlos Castagnino, valuadas entre los 15 mil y 300 mil dólares cada una, rondando el valor total los 400 mil dólares.

 

 

 

              El propietario –que prefiere no ser identificado– se encontraba de vacaciones. Tres meses después, mientras recorría la Galería Arroyo, en la calle del mismo nombre, reconoció uno de sus cuadros. El juez a cargo de la causa –Facundo Cubas, del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 49– dio intervención a la sección Protección del Patrimonio Cultural de Interpol-Policía Federal. El 16 de abril se allanó esa galería, se secuestró la pintura y se descubrió que había sido entregada por un empleado de la Galería Buenos Aires: se allanó también ese local, donde se encontró otra obra pictórica. Otras dos galerías y dos depósitos vinculados con la firma Zurbarán, de Ignacio Gutiérrez Zaldívar, fueron investigados. En un depósito de una cafetería en Esmeralda 761, propiedad de Zurbarán, se encontraron ocho obras y documentación que vinculaba a Oscar Ryszelewski como mediador: Ryszelewski tenía trece pedidos de captura por diversos delitos.

 

 

 

                  “No sabía que eran robadas –dijo Gutiérrez Zaldívar–. Se las compré a una persona que conozco desde hace cincuenta años, quien iba conmigo al colegio Champagnat”. Pero el subcomisario Marcelo El Haibe, de la sección Protección del Patrimonio Cultural, declaró: “Las obras robadas figuran en una lista publicada en Internet que los galeristas, conocedores del tema, deben consultar antes de comprar”. Seis personas más están imputadas como intermediarias. A su vez, en otro de los depósitos de la galería Zurbarán, en Cerrito 1530, se encontraron trece cuadros más, algunos no denunciados previamente: el propietario no tenía las pinturas inventariadas. Por requerimiento del Juzgado Federal Nº 7, Secretaría Nº 13, se irrumpió nuevamente en Cerrito, donde se recuperaron seis pinturas más y se detuvo a Ryszelewski.

 

 

 

 

                    Después de seis allanamientos, aún falta recuperar ocho de las 37 obras. Mientras tanto, la causa pasó a manos del Juzgado Nacional de Instrucción Nº 12 a cargo del Dr. Ricardo Arturo Warley, ya que el Juzgado de Instrucción Nº 49 se declaró incompetente en virtud de la “conexidad” de delitos contra Ryszelewski. Y los dueños de las tres galerías –Zurbarán, Arroyo y Buenos Aires– tendrán que explicar ante la Justicia por qué compraron obras que estaban denunciadas como robadas.

 

(1) Es probable que las iniciales del autor de la nota pertenezcan al cronista Leando Filozof, de la Revista Veintitrés, de Buenos Aires.

 

 

Ignacio Gutiérrez Zaldívar. Mauricio Macri, Gyula Kosice y   Gastón Deleau

¿Se quiere privatizar el Museo de Arte

Moderno de Buenos Aires?

(De la publicación “La Trastienda Plus. Información del mercado de arte”, de prestigio e información orientadora en Argentina. http://www.trastiendaplus.com)

http://www.trastiendaplus.com/articuloNEW.php?id=856

 

 

Hemos recibido una carta de Anibal Cedrón, con pedido de difusión, donde relata una reunión celebrada en la casa del galerista Ignacio Gutiérrez Zaldivar y en la que participaron el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri y un grupo de destacados artistas. El motivo del encuentro fue discutir el destino del Museo de Arte Moderno y la posibilidad de su privatización.

 

 

A continuación reproducimos un fragmento de la misma.

 

 

Agradezco difundir:

 

               El jueves 30 de diciembre en un almuerzo que tuvo como anfitrión a Nacho Gutiérrez Zaldívar, en su domicilio, y como referente polítiico al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri: se trató el destino del MAMBA, a una semana de la reinaguración de una ínfima parte de sus instalaciones, anunciada pomposamente como “una puesta en valor”, de las mismas. Lo trascendente de la reunión es que viene a marcar la orientación de la política para la gestión de los Museos de Arte de la Ciudad, por parte del Poder Ejecutivo. Y es inevitable no relacionarla con la reunión informal que sostuvieron en la sede Museo Eduardo Sivorí, las entidades artísticas con la directora, Arq. María Isabel de Larrañaga, el viernes 10 de noviembre del ya año pasado, en las que se volcaron las preocupaciones sobre la situación del Museo Eduardo Sívori y los premios de la Ciudad

 

 

                 La mayoría de los artistas invitados desconocían el tema a tratarse, e ignoraban la concurrencia de Macri; seguramente pensaron que se trataba de una despedida de año, como quienes me dieron a conocer la inforrmación. Por razones de respeto y afecto a ellos no mencionaré sus nombres, a excepción de un par que vienen al caso. Mencionaré por ejemplo, que el único artista de la Galería Zurbarán presente fue Ernesto Bertani, en contraste a la presencia de artistas invitados con formas expresivas que no han sido de las preferencias de Gutiérrez Zaldivar-que ha promovido una estética ligada a una cierta figuración-. Al respecto alguno de los artistas presentes, le inquirió sobre este oportuno cambio de preferencias, a lo cual el contestó como ya lo hizo otras veces: “Si Rothko viviera, ¿de quién sería artista?.. Mío.”

 

 

                  El intercambio de opiniones fue extenso. Pero las ideas esenciales y avaladas por Macri fueron las de privatizar el Museo, de dar por hecho la salida de la Prof. Laura Buccellato de la dirección, y sin llamado a concurso reemplazarlo por un director -preferentemente empresario acotó Nacho Zaldívar y se barajaron nombres-, Alguien de los presentes dijo que antes de pensar en un director había que discutir un modelo. Obviamente se mencionaron los modelos norteamericanos y europeos gestionados por Fundaciones. Nuevamente hubo oposiciones, planteando la necesidad de un modelo adaptado a la realidad local. Pero en este punto Macri volvió insistir en la idea de modelo de Museo privado. Se levantó entonces como modelo de éxito, el Malba del empresario inmobiliario Eduardo Francisco Constantini, y la dirección de Marcelo Pacheco Quedó la idea entonces de que el instrumento para la privatización fuera la “Asociación de Amigos” del Museo. Como anécdota, queda la posición de Gyula Kosice , quien afirmó que cada artista debe tener y financiar su propio museo -¿o mausoleo ?- a semejanza de su taller-muse, en que expone ” La Ciudad Hidroespacial”.

……

Saluda atte. Aníbal Cedrón.

                                             

 

                                              OOOOOOOOOOOO

                 

              “El jueves 30 de diciembre en un almuerzo que tuvo como anfitrión a Nacho Gutiérrez Zaldívar, en su domicilio, y como referente polítiico al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri: se trató el destino del MAMBA, a una semana de la reinaguración de una ínfima parte de sus instalaciones, anunciada pomposamente como “una puesta en valor”, de las mismas. Lo trascendente de la reunión es que viene a marcar la orientación de la política para la gestión de los Museos de Arte de la Ciudad, por parte del Poder Ejecutivo.”

 

   

          “Alguien de los presentes dijo que antes de pensar en un director había que discutir un modelo. Obviamente se mencionaron los modelos norteamericanos y europeos gestionados por Fundaciones. Nuevamente hubo oposiciones, planteando la necesidad de un modelo adaptado a la realidad local. Pero en este punto Macri volvió insistir en la idea de modelo de Museo privado.”

 

               “Como anécdota, queda la posición de Gyula Kosice , quien afirmó que cada artista debe tener y financiar su propio museo -¿o mausoleo ?- a semejanza de su taller-muse, en que expone ” La Ciudad Hidroespacial”. Saluda atte. Aníbal Cedrón.”

Una respuesta to ““LA GUERRA DEL ARTE ROBADO NO TIENE FIN”. “EL ARTE DE ROBAR”. ¿Proyectaron -¿proyectan?- privatizar el Museo de Arte Moderno?”

  1. Carlos Diaz Says:

    Ha tomado estado´público que Macri -que no se priva de nada de cierta calaña- tiene entre sus colaboradores a un cultor de ese arte de robar arte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: