JUAN JOSÉ BECERRA ELOGIADO EN ESPAÑA POR SU ÚLTIMO LIBRO. Becerra es argentino y creo que vivimos más o menos en el mismo lugar, sólo que yo a 60 kms. de Buenos Aires y él a unos 57 o 58, aproximadamente

(Foto agencia EFE)

 

La escritura y Schrödinger

 

 

 

1. Un libro en la caja. La escritura es el gato; el autor es el veneno; la lectura eres tú.

 

2. El gato sabe si está vivo, claro, y el veneno puede matarlo en cualquier momento, pero sin lector la angustia de uno y el poder del otro no son nada, ocurren en un limbo hermético tan apasionante y silencioso como debe ser flotar a la deriva en el espacio.

 

3. Juan José Becerra escribe una novela, La interpretación de un libro (Candaya, 2012) para hablar de la relación entre el autor y el lector, de la necesidad mutua, de la vida entendida como lectura y la autoría como una enfermedad, la escritura una mutilación y una ortopedia la lectura.

 

4. Dos personajes y un espacio, y el centro que es la novela escrita por el personaje-autor y leída, consumida, por el personaje-lectora, novela que funciona como un Retablo de las maravillas cuya ficción confunde a la lectora y la engulle. Don Quijote y Dulcinea, ella no deja de ser la proyección ideal de todo creador, proyección cuya autonomía creciente ha de ser apagada por su hacedor. Y la novela interna recuerda también las perspectivas cervantinas.

 

5. La interpretación de una novela debe ser leída como un ensayo: su trama de novela es previsible, y aún siendo hermoso ese final que tuerce la balanza en favor de una de las dos fuerzas en pugna, la historia de amor ha sido narrada muchas veces antes, porque no es eso lo que interesa a Becerra, sino el tratado, el estudio incisivo y profundo sobre el significado y la naturaleza de la ficción, su autoría y su recepción. O sea, sobre el gato, sobre el veneno y sobre ti.

Marcos Taracido | 31 de mayo de 2012
http://librodenotas.com/textosdelcuervo/22515/la-escritura-y-schroedinger

 

(“Libro de Notas”, sitio digital de España, se define a sí mismo como un «diario de los mejores contenidos de la red en español». Nuestra labor tiene dos vertientes: por un lado, recomendamos diariamente artículos, textos… contenidos que consideramos de interés y que pueblan la red de redes; por otro lado, generamos nuestros propios contenidos publicando los trabajos de más de treinta colaboradores fijos y otras decenas de articulistas ocasionales, con amplia hetereogeniedad en los temas y en las formas.”

La dirección y coordinación de todo esto corre a cargo de Marcos Taracido y Alberto Haj-Saleh.)

 

 

 

Pintura de Edward Hopper. Compartimiento en vagón ferroviario.

 

 

 

 

Juan José Becerra cree que los lectores no son

personas normales

Agencia EFE – domingo, 20 may 2012

http://es.noticias.yahoo.com/juan-jos%C3%A9-becerra-cree-lectores-personas-normales-120448769.html

 

 

Barcelona, 20 may (EFE).- Conocido en Argentina por sus artículos en el diario deportivo Olé y por sus colaboraciones en la edición latinoamericana de “Les Inrockuptibles”, Juan José Becerra llega ahora a España con “La interpretación de un libro” (Candaya), donde defiende que los “lectores no son personas normales”.

 

 

En una entrevista con Efe, el autor sudamericano considera que ha construido “una comedia del sentido de la lectura”, protagonizada por un escritor solitario, aficionado a recorrer Buenos Aires en metro, llamado Mariano Mastandrea, que un día establece relación con una lectora suya, Camila Pereyra, que los empleados del Jardín Botánico de la ciudad bonaerense han bautizado como “la loca de los libros”.

 

 

Becerra, hincha reconocido de Boca, reflexiona sobre lo que significa la experiencia lectora y la relación que establecen lectores y escritores, lectura y escritura.

 

 

A su juicio, “la lectura es una experiencia de profundidad, contraria al consumo”. “Desde siempre tendemos a pensar que la relación entre escritura y lectura es armónica, pero creo que hay zonas como de violencia y que la soberanía de la lectura tiene un poder que trasciende a cualquier control del escritor”, arguye.

 

 

“Los lectores -prosigue- no son personas normales, porque leer es la ruptura de los espacios comunes. Uno lee para replegarse, incluso para ensombrecerse, para cortar relaciones con el mundo, porque se trata de una experiencia solitaria”.

 

 

Becerra mantiene, asimismo, que uno siempre “lee con el cuerpo, al que somete a horas de soledad y placer íntimo con esta acción”, una meditación que está en el principio de la novela.

 

 

Otras presencias constantes en la obra -además de la inquietante relación que mantienen Mariano Mastandrea y Camila Pereyra- son la imagen icónica de Marilyn Monroe y unos cuadros de Edward Hopper con mujeres leyendo, que califica de “paisajes de melancolía”.

 

 

En su opinión, en los cuadros del estadounidense “el presente siempre es como un momento anacrónico, es como incidental, y las mujeres depresivas que aparecen en ellos, cuando leen, es como que se compensan emocionalmente”.

Ahondando en cuestiones de género, subraya, aún sabiendo que nunca es bueno generalizar, que “solo leen las mujeres, quizá porque hay un amor de la mujer por la lectura más visible que en el hombre”. “Por un Quijano hay mil Madame Bovary”, apostilla.

 

 

A punto de terminar una nueva novela y pensando ya en el argumento de otra, Becerra no rehuye las preguntas sobre la escritura y afirma que cuando escribe literatura es siempre “enemigo del oficio, porque hay como unos estándares de rendimiento o de riesgo” que no le gustan.

 

 

“Prefiero actuar como el electricista desprevenido, porque igual que en la lectura, con la escritura nunca te puedes permitir el aburrimiento”, dice.

 

 

Por otra parte, reconoce que el tiempo es otra de las constantes de su obra y rememora que en su novela más larga, “El espectáculo del tiempo”, hay una descripción de la historia de universo, desde el Big Bang al Big Crash, una inmensidad “en la que aparece el tiempo biográfico, que es una partícula insignificante sobre la que se puede hacer literatura”.

 

 

Nacido en Junín, cerca de Buenos Aires, en 1965, Becerra ha sido profesor de cine, pero actualmente se dedica al periodismo, con colaboraciones con varios medios como “Clarín”, y a la literatura.

 

 

Es autor de los ensayos “Grasa”, “La Vaca. Viaje a la pampa carnívora” y “Patriotas”, y de varias novelas como “Santo”, “Atlántida” y “Miles de años”, una trilogía en la que trata sobre el duelo amoroso.

Irene Dalmases

 

 

 

Edward Hopper. Lobby de hotel, 1943.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: