España: empobrecimiento del lenguaje para una catástrofe cultural con predominio de la agresión y pensamiento esquemático. Precisiones desde Argentina, en un continente con conflictos entre un cambio de humanidad y la restauración brutal.

 

 

 

 

ANTE LA DENUNCIADA PAUPERIZACIÓN DE LAS LENGUAS EUROPEAS Y ANGLOAMERICANA ES POSIBLE PENSAR EN UN NUEVO OCCIDENTE QUE, CON BASE EN LA REGIONALIDAD DE SUD Y CENTRO AMÉRICA, PRODUZCA UNA INÉDITA CULTURA DE CREACIÓN Y RENOVACIÓN DE LENGUAS, VALORES, POLÍTICA, ÉTICA, ARTE, FILOSOFÍA, CONOCIMIENTO, PENSAMIENTO CIENTÍFICO Y TECNOLOGÍAS, CREENCIAS Y NOVEDOSAS CONVIVENCIAS PARA LA HUMANIDAD TODA. (Amílcar Moretti)

 

 

 

 

EL DETERIORO DEL LENGUAJE

 

 

Por
Joselú Olahjl

Barcelona. España.
Martes 20 de marzo 2012

 

 

 

“Llevo más de seis años escribiendo en el blog ( 1) y antes de esta experiencia era un contumaz diarista que reflejaba con pasión mi devenir vital. Empecé a escribir diarios a los doce años y desde entonces no he dejado de escribir. Algún amigo me ha animado a crear algo más comprometido y con más estructura literaria. Sin embargo, yo me sé inhábil con el lenguaje y soy consciente de mis limitaciones en el campo de la escritura a pesar de haberme pasado toda la vida escribiendo de una forma u otra e intentando plasmar mis reflexiones y las imágenes que me pasan por la cabeza. Además profesionalmente, he tenido que leer miles y miles de ejercicios de expresión escrita a lo largo de más de treinta años. Mi experiencia no tiene por qué ser extrapolable pero es mi experiencia, la única que tengo, y ella me permite ser testigo del paso de distintas generaciones y su relación con el lenguaje.

 

 

 

 

“Soy consciente de unas dificultades crecientes en el uso de estructuras sintácticas que implican el establecimiento de juicios lógicos que se expresan mediante el uso de las conjunciones (causales, consecutivas, concesivas, distributivas, adversativas…), la relación de los distintos elementos del discurso, el uso de las preposiciones, la adjetivación valorativa, el uso de la subordinación… y sobre todo, en el campo léxico, un empobrecimiento del número de términos conocidos y utilizados y que reflejan un cercenamiento de los matices de la expresión escrita que llegan a ser desoladores…

 

 

 

“Un lenguaje pobre es reflejo de un pensamiento pobre y, en consecuencia, un pensamiento rico necesita del soporte de un lenguaje alto en calorías expresivas. No es posible expresar la complejidad, la sutileza, la miríada de matices distintos a que lleva la contemplación y la valoración de la realidad mediante un estilo esquemático, simplón y elemental. Observo la calidad de los juicios en mis alumnos de la ESO y de bachillerato proponiéndoles ejercicios de interpretación, y mi impresión es que cada vez es más pobre la realidad con que me encuentro. Pero no son solo ellos los que son vehículo del empobrecimiento del lenguaje y de la versatilidad del pensamiento. No. Suelo leer los comentarios que escriben adultos en la prensa digital y para mi desesperación, están llenos de faltas de ortografía, de errores garrafales de construcción lógica y de puntuación y además revelan una penuria léxica desoladora. No es extraño que predomine en ellos la agresión, el insulto, los argumentos ad hominem, la división del mundo entre buenos y malos, el esquematismo conceptual, y los trazos gruesos frente a la sutileza en el pensar y el decir.

 

 

—————————————————————————–

 

 

     “Un lenguaje pobre es reflejo de un pensamiento pobre y, en consecuencia, un pensamiento rico necesita del soporte de un lenguaje alto en calorías expresivas. No es posible expresar la complejidad, la sutileza, la miríada de matices distintos a que lleva la contemplación y la valoración de la realidad mediante un estilo esquemático, simplón y elemental.”

 

 

————————————————————————————-

 

 

 

“Se tiende a pensar a través de fórmulas preestablecidas, en base a eslóganes, en función de juicios a priori, estereotipos y clichés, y luego se vierte en un lenguaje cada vez más pobre y mecánico sin la articulación precisa que permite y desarrolla la sintaxis intuitiva. No me cabe duda de que el uso del lenguaje se ha empobrecido en las sucesivas generaciones que he ido observando. Aun recuerdo con admiración a una tía mía que no tenía estudios y que a sus noventa años se expresaba con una riqueza sorprendente en el uso de conjunciones y giros lingüísticos, pero ella formaba parte de un tiempo en que la adquisición del lenguaje era algo que se prestigiaba, en que las personas atesoraban la riqueza idiomática como parte de un preciado potencial personal.

 

 

 

“Hay un curso del profesor Maurer que se publicita en la radio que habla del inglés con mil palabras. Yo me pregunto en mi experiencia diaria como profesor y corrector de ejercicios cuántas palabras utilizan mis alumnos en sus propuestas escritas y orales, y desde luego dudo que sea superior a doscientas palabras, y  no es por falta de modelos lingüísticos, que llegan hasta ellos a través de textos escritos y que tienen que ser para ellos incomprensibles por la riqueza que suponen. Es extraño y casi inexistente el joven (pero no solo ellos)  que pretende enriquecer su lenguaje, adquirir nuevas palabras, expresarse con mayor corrección y complejidad y hacer fluida la calidad de juicios lógicos. Los profesores de lengua nos enfrentamos a una barrera idiomática al encontrarnos con una filosofía de época que desprecia el lenguaje como instrumento de análisis e interpretación del mundo y se limita a formulaciones expresadas en un idioma propio de indios en que se revela una pobreza demoledora.

 

 

———————————————————————————–

 

 

(Suelo leer los comentarios de los adultos en la prensa digital y para mi desesperación veo que) “No es extraño que predomine en ellos la agresión, el insulto, los argumentos ad hominem, la división del mundo entre buenos y malos, el esquematismo conceptual, y los trazos gruesos frente a la sutileza en el pensar y el decir.”

 

 

———————————————————————————

 

 

 

 

“El conocimiento es elástico igual que el lenguaje, igual que las facultades del alma. Si no lo forzamos, si no hacemos ejercicio continuamente y con conciencia clara, nuestra capacidad expresiva se va anquilosando, languidece, se simplifica, se deteriora… pero lo peor de todo es que no se es consciente de ello, no se presta atención a la riqueza que supone el lenguaje. Es sintomático que los futuros profesores de las escuelas de formación del profesorado lleguen a la carrera cometiendo numerosas faltas de ortografía y que esto no sea una barrera fundamental en la valoración de sus exámenes y trabajos. Muchos profesores no son, en consecuencia, exigentes con la ortografía porque ellos se sienten inseguros y cometen múltiples faltas en sus ejercicios y en sus textos. En mi centro, muchos profesores se niegan a corregir faltas de ortografía a los alumnos, al no ser profesores de lengua, y entienden que esta es una tarea exclusiva de estos, aunque la razón última estriba probablemente en que se sienten inseguros y que piensan que si ellos cometen faltas quiénes son para exigir a sus alumnos.

 

 

 

———————————————————————————

 

 

 

(…nos enfrentamos a una barrera idiomática al encontrarnos con una filosofía de época que desprecia el lenguaje como instrumento de análisis e interpretación del mundo y se limita a formulaciones expresadas en un idioma (…) en que se revela una pobreza demoledora.)

 

 

—————————————————————————————-

 

 

 

“En consecuencia, un lenguaje pobre revela estructuras de pensamiento pobres e implica juicios maniqueos y estereotipados carentes de versatilidad y sutileza. La sociedad no es consciente de ello y deja que el lenguaje se deteriore, y nosotros como profesores no podemos hacer sino cerciorarnos de la catástrofe que se está gestando en la entraña misma de la lengua sin que se preste atención alguna a ello, mirando con fascinación el dedo que apunta a la luna.”

(1) Profesor en la Secundaria blog

 

 

 

 


«SIEMPRE ODIARÁN A AQUELLOS QUE QUIERAN DESPERTARLOS» (Burt Lancaster en «El gatopardo», el filme ya clásico de Luchino Visconti. Lancaster, el aristócrata terrateniente cuando advierte que una parte de los explotados de Europa habrá de odiar a aquellos que quieran darles conciencia social por los sacrificios que eso ha de acarrearles en su lucha y por la dolorosa conciencia de sí.

 

 

 

 

ACUERDO PROMEDIO, SORPRENDIDAS 

RECTIFICACIONES Y TEMAS PARA

DEBATIR

 

 

 Por
AMÍLCAR MORETTI

Argentina.  (La Plata, al sur cercano de Buenos Aires)

 

 

 

            Coincido, en general, con el autor de la nota consignada, preocupado profesor español de lengua. Advierto, sí, cierto tono conservador que me produce dudas en cuanto  al destino de sus observaciones críticas con la que, reitero, coincido en cuanto a desvelo y tribulación.  Me inquieta ese tono que llamo conservador no por lo que contenga en materia de conservación de los valioso, peculiar, intransferible e insustituible de  cada lengua. Los significados, sentidos y connotaciones de una palabra en una lengua no son siempre transferibles –casi nunca de modo total- a otra lengua. Lo saben los traductores o lectores de poesía, en especial. Esos textos donde predomina la metáfora. Además, las palabras que refieren a cosas o acontecimientos, según cada cultura, tienen diferentes resonancias en cada oído nacional o regional. Por ejemplo, peronismo no significa lo mismo para un norteamericano o europeo promedio que para un argentino medio.

 

 

          No aludo a ese tipo de conservadurismo: el que tiende a conservar lo que cada lengua no desea ni puede cambiar, y que por tanto se mantiene solo, por sí mismo, por la vigencia propia del uso popular y también del uso letrado, con influencias mutuas. Me preocupa en cambio lo que, solamente por momentos, me resuena como cierto espíritu restaurador tendiente a mantener o congelar estructuras de expresión, comunicación, relación hablada y escrita que, por necesidad histórica, tienden y se ven obligadas a cambiar por el único empuje de las circunstancias, y por la necesidad de inventar formas nuevas para significar cosas y situaciones inéditas. Un chico educado en la computadora (el ordenador), la televisión, internet, el teléfono celular, window y sus ventanas, los mensajes de textos, twitter y todo lo que viene y vendrá ya y mañana, un chico así, hay que aceptarlo, tendrá otra subjetividad y otra estructura lingüística y comunicacional, de palabras, imágenes y sintaxis para exponer sensaciones o percepciones.

 

 

          Que estas nuevas tecnologías, ya indispensables y además irreversibles, generen pensamientos más pobres o escuetos en jóvenes (y adultos) es otra cuestión. ¿Qué hacemos ¿Quemamos todos los celulares con tecnología para mensajes de texto? Lo mismo pasó con la televisión (idiotizante, en sus modos actuales). Es obvio que no. Volverían a surgir esas tecnologías, además que las impondrían los nuevos capitalistas que las fabrican. Nuevas formas de acumulación de capital. ¿El pensamiento se empobrece?  ¿La escritura entra en estado de miseria? ¿La sintaxis y comunicación son confusas? Parece cierto. O es probable. Parece haber pruebas a la vista. Nadie deja de advertirlas en comparación con épocas de predominio libresco.

 

 

          Los más pesimistas creo que suponen que este gran cambio revolucionario  tecnológico de la comunicación no democratizará al mundo. Conjeturan que viene de la mano de un gran fractura y fraccionamiento social donde los ricos o nueva burguesía (si así ha de llamarse) vivirán tras muros de barrios especiales en contacto con lenguas y lenguajes más ricos y los pobres quedarán jibarizados en lo cerebral, mental, nutricional, afectivo. En América latina los años 80 y 90 del neoliberalismo, apoyado por Estados Unidos y Europa capitalista desarrollada, esa modalidad de fractura clasista generó cientos de miles de niños desnutridos con deficiencias cerebrales insanables y millones de desocupados de segunda, tercera y cuarta generación ya carecientes de alguna habilidad manual e intelectual.

 

 

         Las tecnologías van en consonancia con las necesidades humanas de poder y riqueza, de sobrevivencia, sobre todo de las elites. En el futuro habrá sectores más integrados que otros, que accederán con diversa riqueza al acervo cultural y la biblioteca de la humanidad. Es posible también que esta sociedad supratecnológica y de alto consumo para pocos o minorías genere clases medias de magnitud prudente y cierta mezquina capacidad de información y conocimiento. “Idiocracia” se titula con acierto una película norteamericana muy clara concerniente al asunto. El resto, salvo las elites, quedará detrás de alambradas (ya las hay y hubo en varios lugares del mundo, por ejemplo, en el territorio español entre Ceuta y Melilla), en estado de desnutrición corporal e inanición mental. Poco lenguaje allí. Regreso a la Edad Media europea, más o menos, con copistas y monjes de libros en conventos o bibliotecas laicas (otros templos), señores feudales rústicos en castillos (countries) y grandes masas con peste negra en villorrios o villas de emergencia. Y una clase media de funcionarios, técnicos, profesionales y pocos “intelectuales”. Esto es, claro, una distopía, utopía negativa y mucho más negra que la que, creo, desasosiega el autor de la nota mencionada.

 

 

 

 

 

 

           Ahora bien, hasta aquí discrepancias. Veremos que hacen –hacemos- los humanos con las nuevas tecnologías, las lenguas, las sociedades, los países, las costumbres, el medio ambiente. Veremos. Todo está relacionado y es indisoluble. Para cada forma o modelo de mundo habrá o surgirá una lengua y lenguajes, formas de comunicación y expresión distintos. Tal vez desaparezcan las lenguas romances. Tal vez desaparezca el español.  Quizás desaparezcan países, territorios con sus actuales límites. No sé. Si las lenguas romances aparecieron derivadas del latín vulgar en una época determinada, ¿por qué no pensar en la probabilidad de su desaparición? Es permanente y continuada la extinción de lenguas. Quizás primero se empobrezcan, por diversos motivos y con diferentes sentidos.

 

 

          Por sobre de la preocupación fundada del docente español frente al empobrecimiento de la lengua (menciona jóvenes, y quizás adultos, agrego, con un vocabulario máximo de 200 palabras), empobrecimiento de pensamiento, valores y capacidad de interpretar de manera amplia, libre, profunda y reflexiva, por sobre todo eso muy grave, me produjo verdadera preocupación el desliz, lapsus o hábito  interpretativo cultural del autor de la nota cuando escribe lo que sigue sobre la concepción del mundo que produce miseria cultural-intelectual: “… una filosofía de época que desprecia el lenguaje como instrumento de análisis e interpretación del mundo y se limita a formulaciones expresadas en un idioma propio de indios en que se revela una pobreza demoledora”.

 

 

 

                   Pobreza demoledora de un “idioma propio de indios”. “Indios”. ¿Indios de la India? No me parece que haga referencia a esta civilización  más que milenaria de donde proceden las poblaciones indoeuropeas (conformadoras de las poblaciones del continente europeo) y que tiene un acervo cultural de miles y miles de años de una riqueza y supervivencia incomparables a las que nunca se acercaron, ni mínimamente, los habitantes de la península ibérica. ¿Se refiere a los aborígenes de Iberia, los protohumanos de 800 mil años antes de la era cristina? ¿A los neanderthales de hace 100.000 a 30.000 años cazadores, recolectores y depredadores con cultos y cultura mortuoria de fosa o enterramiento de sus muertos? No supone aludir a los más recientes llegados  fenicios, griegos, cartagineses y los romanos (en los siglos II y III), con formas culturales avanzadas.

 

 

         

            ¿O es que, más allá de susceptibilidades, se refiere con “indios” a los originarios habitantes del territorio de América, las “Indias Occidentales”, según los españoles y europeos? Aquí, por cierto, había culturas muy desarrolladas –mayas, incas, aztecas, entre las más refinadas- con formas de organización social, estructura política, artesanías, religiones y arte para tener muy en cuenta por su grado de refinamiento, significado y sentidos. No es la tecnología lo que asegura la felicidad humana: quiero decir que tecnologías más avanzadas no hacen más profundo –y moral, y bello- el pensamiento expresado en una lengua. El sentido de seguridad, equilibri y armonía de un pueblo tiene que ver otros asuntos. Un habitante originario desnudo debajo de una palmera junto al mar es seguro que está más en armonía con el planeta o el universo que el piloto de una nave espacial rumbo a la conquista de alguna galaxia lejana.

 

 

 

                    En materia de protolenguas se menciona hasta unas 4 mil lenguas con asentamiento en los últimos 50 siglos. Más ricas, menos ricas, no se sabe a ciencia cierta. No se puede probar, en especial si no hay restos escritos. Fue el imperialismo europeo, a partir del siglo XV y XVI el que impuso lenguas de origen indoeuropeo en América. La pobreza lingüística, cultural, expresiva, comunicacional, artística, metafórica, simbólica de los “indios” americanos es más que discutible, y, en un sentido atroz, una generalización etnocentrista y eurocentrista con presunciones colonialistas y racistas.

 

 

 

                     No sugiero para nada que esa haya sido la intención del autor de la nota. En cualquier caso, para repartir “carencias” y reconocer “atrasos” al hablarse de “idiomas de indios de pobreza demoledora” podría haberse aclarado, por ejemplo, que la referencia era a los habitantes de Iberia o Hispania antes de la llegada de los romanos. Ahí la pobreza podría habernos igualado y no dejar subyacente diferencias y superioridades que no existen. Los visigodos –los godos- españoles tuvieron en gran medida la ventaja de ser invadidos por los más refinados árabes en el siglo VII.

 

 

                Digo, sugiero que hay que ser prudente y cuidadoso con estos detalles porque si no, para aquellos que han sufrido (y superado) antes la crisis estructural que sufre hoy España, muchas cosas hacen recordar al rey cuando le ordenó aquel desafortunado “¿Por qué no te callas?” al presidente Hugo Chávez Frías, hombre bien culto de Venezuela, no educado por Francisco Franco.

 

Madrugada del viernes 23 de marzo 2012. Argentina. La Plata (a 60 kms. de Buenos Aires)           

 

 

 

    EL NUEVO LENGUAJE DEL MUNDO

 

 

FOTO DE BORIS OVINI, fotógrafo canadiense de modas, del que pocos datos biográficos se conocen.

 

Autor: Amilcar Moretti

AMILCAR MORETTI: Escritor, periodista y fotógrafo Sitio web central: ERÓTICA DE LA CULTURA www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana.Crítico de cultura, cine, arte y sociología de lo cotidiano durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador en el 2010, autor y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA magazine de cultura, erótica y política. Blog complementario: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com AMILCAR MORETTI Writer, journalist and photographer Central website: EROTICA OF CULTURE www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. Buenos Aires. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer. Female nude photographer in an everyday situation. Critic of culture, cinema, art and sociology of the everyday for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) of Argentina. Creator in 2010, author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA magazine of culture, erotic and politics. Complementary blog: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s