¿POR QUÉ DIJO LO QUE DIJO EN ESTE MOMENTO? ¿QUÉ VE, IMAGINA O LE DIJERON PARA QUE DIGA LO QUE DIJO? QUIENES «FACILITARON» EL HECHO MEDIÁTICO ¿QUÉ ES LO QUE VEN O PLANIFICAN PARA EL FUTURO?

 

 

 

 

Escribe
AMÍLCAR MORETTI

 

 

 

         La oportunidad en que se da a conocer es lo que, juzgo, debe considerarse con plena atención y precaución. Para precaucionarse y advertir qué está en juego, mejor, qué hay en marcha. ¿Hay algo en marcha de lo cual la ciudadanía y en lo eventual el gobierno no hayan tomado nota?

           Me refiero a la entrevista que el ex dictador Jorge R. Videla, de la última gestión militar anticonstitucional argentina (1976-1983), acordó con la revista española «Cambio 16». La primera parte, según lo que se conoció en medios nacionales («Página12», en mi caso), fue sustanciosa y admite, según mi criterio, advertencias sobre las connotaciones e intenciones que pueden adjudicarse a más de un detalle en apariencia colateral. Hay algo que un periodista veterano advierte como «fuera de lugar» en un discurso rídigo y estructurado y bien aprendido. Es algo intencionado para significar un asunto/s muy preciso que sí es nuevo.

           El enunciado general de Videla es y era previsible; una exposición muy armada sobre el pasado reciente argentino en que resultaron 30 mil desaparecidos (él reconoce 7 mil, como si eso hiciera una diferencia moral-delictual: un genocidio no es, en principio, una cuestión cuantitativa: ¿2 millones de judíos hubiera sido menos atroz que seis millones, en la «solución final» nazi?). Pero algunos detalles, dichos como al pasar aunque igual notables, no resultaron previsibles: agregaron un aspecto nuevo, no tanto atado al pasado sino como programado hacia un futuro, delirado o real, posible.

          No me refiero ahora a la primera entrega de la entrevista; esa merece un análisis extenso y pormenorizado. Es la «segunda parte» de la nota la que estimula conclusiones antes masticadas, o permite conjeturar derivaciones: a mi entender, confirma lo notado en la primera entrega. Hay una exposición preparada, casi con seguriad -se estila en estos casos- por gente de escritura, expertos en comunicación y algún ideólogo que propone las ideas, con las que Videla coincide, no es un secreto, pero en en este caso en función de la actualidad. Y cuando digo momento presente me refiero tanto a la coyuntura nacional y a su instancia de quiebre (el nuevo empuje que Cristina Kirchner anuncia y ya ejecuta en su segundo gobierno), como a la circunstancia mundial, hoy más planetaria que nunca.

           Detesto la palabra «globalización»: ya no significa nada o tiene sentido en el discurso de progreso vacío del poder de derecha-restaurador, encubierto en adelantos tecnológicos. Me resulta más adecuado por ahora decir «mundialización»: esta mundialización, aunque no abarque a todas las naciones y algunas se vean más implicadas y complicadas que otras, ha de tocarnos a nosotros en Argentina de modo tan cierto como sutil, sin que -es probable- tome plena conciencia la mayoría con agenda mental planificada por la cultura mediática hegemónica. Argentina y América latina deberán afrontar el efecto de la mundialización en marcha, que no es sinónimo de bienestar, al menos para las mayorías. Cierto también que, en gran parte, ha de depender y decidirse por lo que haga cada país y el subcontinente.

           La segunda entrega de la entrevista de Videla al periodista Ricardo Angoso vinculado a «grupos de pensamiento» conservadores, plantea, reitera y reafirma algunos detalles ya presentes o insinuados en la primera, hace dos semanas atrás. Me refiero a la forma de hablar, de decir las cosas, a la manera de elegir ciertas palabras para exponer. Lo sabe cualquier profesional de la escritura y las palabras: el modo de escribirlas (expresarlas), el tipo de elección y sintaxis entre ellas y la puesta en escena o texto, en suma, el «estilo», el estilo es lo que define la intención, el propósito y no sólo lo que se dice. El «cómo» se dice define el «qué» se dice. Lo sabido: el estilo es el hombre. El estilo es el sentido.

           Según se ha leído, cuando al entrevistador le preguntaron sobre la obtención de la entrevista dijo que supuso una gestión de «siete y ocho meses». Y agregó que se la facilitaron «contactos en el ejército argentino», lo cual es imaginable. Pero aclaró: «Una fuente militar, digamos, me falicitó el acceso a Campo de Mayo». ¿Qué significa ese «digamos»? ¿Ánimo de hacer «imprecisa» la fuente, intención de precaverse en lo ambiguo e indirecto, voluntad de diluir responsabilidades, o propósito de no aludir a alguien o a algo -¿quién? ¿quiénes? ¿por qué? ¿para qué?- que se ocupa de «facilitar estos asuntos en el momento en que él o ellos lo deciden? En cualquier caso ¿en función de qué decide o deciden? ¿Por qué ahora sí y hace dos meses o dos años no? ¿Cambió algo? ¿Se prevé algo? ¿Comenzó algo? Videla no habla sólo por sí mismo, ni sólo por sus camaradas del plan de exterminio sistemático de personas. En una medida que no logro cuantificar, tampoco habla sólo por su ex fuerza militar ni por los militares en su conjunto. Pienso que habla a futuro. Anuncia, o cree anunciar algo. Pienso que tiene una encomienda, cumple con un mandato que coincide con su situación y pensamiento personales y de grupo.

 

          De todo lo hecho público por Videla, algunas ideas y conceptos pueden horrorizarme pero no sorprenderme. Así es él y toda una época formativa de nuestros militares al menos desde el siglo XX, y quizás desde la campaña del desierto contra los aborígenes para apropiarse de grandes extensiones de tierras. Como dije, salvo detalles, coincide con el horror conocido y es predecible. Algunos detalles, en cambio, no. Creo que a algo de eso se refirió Estela de Carlotto cuando le preguntaron su opinión en la primera vez, días atrás.

           Más claro, lo más interesante, intrigante y clarificador: ¿Por qué dijo lo que dijo en este momento? ¿Qué es lo que ve, imagina o sabe para decir ahora lo que dijo o le escribieron para que dijera o asumiera en coincidencia con su pensamiento? Él o los que facilitaron e hicieron pública la nota en este momento ¿qué es lo que ven en el futuro o piensan para el futuro para decidir que este momento argentino y mundial, más allá de lo simple periodístico,  sea considerado oportuno y favorable para sí mismos y sus ideas e intereses? Por sobre la rutina fangosa de su retórica concerniente al pasado de represión y muerte, ¿qué senda allana o ayuda cuando declara que «nuestra función» es «no quedarnos de brazos cruzados?

 

 

Lunes 5 de marzo del 2012. Argentina.

Autor: Amilcar Moretti

AMILCAR MORETTI: Escritor, periodista y fotógrafo Sitio web central: ERÓTICA DE LA CULTURA www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana.Crítico de cultura, cine, arte y sociología de lo cotidiano durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador en el 2010, autor y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA magacine de cultura, erótica y política. Blog complementario: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com AMILCAR MORETTI Writer, journalist and photographer Central website: EROTICA OF CULTURE www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. Buenos Aires. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer. Female nude photographer in an everyday situation. Critic of culture, cinema, art and sociology of the everyday for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) of Argentina. Creator in 2010, author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA magazine of culture, erotic and politics. Complementary blog: htpps://amilcarmoretti.wordpress.com

Un pensamiento

  1. Ya lo expresé en otra nota de esta página, que suelo elogiar con frecuencia: las palabras de Videla (quizàs expresiones suyas pero tambièn de muchos otros), constituyen un llamado desesperado en procura de destituir, de cualquier modo, un gobierno democràtico. Se aferra a que, si se impone una derecha de cualquier, él y sus secuaces igualmente despreciable pueden de jar sus confortables càrceles,

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s