Archivo para agosto, 2011

GRACIELA ALFANO, SHOW MEDIÁTICO TELEVISIVO DE LA SEXUALIDAD PERVERTIDA (¿la de la actriz o la de los emisores-espectadores?)

Posted in ACTUALIDAD, CULTURA, EROTICA, GENERAL, NUEVAS TECNOLOGIAS, POLITICA, SOCIEDAD on 31 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

 

 

           

          

Tapa revista Barcelona.

 

 

 

 

                            Lo de Graciela Alfano es una acción pública execrable. No su comportamiento sexual con el ex almirante Massera, integrante más importante junto al general Videla del gobierno de la última dictadura militar, la de los 30 mil desaparecidos, como suele también identificársela. El show (“denuncia”) alrededor de eso es vitando (execrable, odioso) para el común sentido de humanidad. Hay mucho de profanación en esa representación pública pervertida. Como sucio show profana la memoria de las víctimas.

 

 

             El horrendo show Alfano recuerda la pornografía del horror, poco antes y poco después de diciembre de 1983, cuando los medios se regodearon de pronto con los restos de los desaparecidos en las primeras tumbas ilegales encontradas y mostradas a la ciudadanía. Ese registro torvo pudo mostrarse, pero no escucharse las declaraciones de las víctimas durante el histórico juicio a las juntas militares, dos años después. Las imágenes eran obscenas, para el deleite tremebundo del voyeur estimulado en necrofilia; la simpleza, congoja, dolor y rotunda verdad de las palabras de los torturados y violados sobrevivientes en cambio fueron prohibidas en el canal oficial por orden del gobierno porque su efecto de esclarecimiento y revelación podía generar consecuencias inconvenientes para los genocidas y sus instituciones corporativas.

 

 

            Sucede que el valor de una sola palabra en el momento justo tiene tal impacto en la conciencia moral y hasta en las profundidades del inconsciente que, de pronto, a la manera de una iluminación no divina, da luz a toda oscuridad y cambia para siempre las cosas. La palabra cura. En eso basa Freud el psicoanálisis. Una única palabra, en la circunstancia propicia, aclara, así como otra, dicha con propósito dañino o fuera de oportunidad o contexto, enferma aún más.

 

 

 

            Por cierto que en materia de elección sexual-amorosa cada uno duerme y se acuesta con el (los) que quiere, elige o le gustan.  En el acto de elegir no hay nada reprochable. Sí en cambio puede haberlo –como en este caso- en las consecuencias de lo que se elige y en la relación con el elegido. Si no legales, al menos consecuencias morales o éticas, y también emocionales e ideológicas. Si una mujer elige a un torturador para dormir y tener intimidad sexual con él, algo está diciendo, un sentido –oscuro, tenebroso- expone.

 

 

 

              Se puede alegar la ignorancia de las actividades de la pareja. Sí, se puede, pero apenas resulta válido como excusa en encuentros ocasionales. Uno en general tiene más o menos una idea de quién es el que elige para tener sexo, intimidad máxima entre los cuerpos y las personas. Si no la historia del partenaire, al menos se tiene una deducción, conjetura o indicio por el contexto, ambiente, escenario, momento en que se tomó la decisión de intimar. Diferente es el caso de aquél que lo hace obligado en casos de padecimiento extremo, como es habitual en los campos de concentración, como los habidos en Argentina. Allí nadie tiene derecho a juzgar, a emitir juicio si en esa transacción sufriente y horrenda no se ha perjudicado a terceros. Queda para la desgraciada conciencia de cada víctima. 

 

 

 

           Pero ahora no se juzga tanto el colaboracionismo de Alfano, como se quiere hacer creer en tardía sanción mediática, sino que se ha levantado una tenebrosa puesta en escena que salpica al público con su esencia pervertida. Un montón de estiércol que se pisa fuerte para salpicar las conciencias, no para esclarecerlas en lo político, ético y moral sino para enmerdar más aún lo que la sociedad y cultura argentinas no tienen del todo reconocido, asumido y elaborado. No se ayuda ni al gobierno de Cristina Kirchner, empeñado en los juicios a los genocidas, ni a los organismos de derechos humanos, aunque algunos duden o den  su consentimiento.

 

 

             A mí no me merece dudas sobre cuál es el mensaje que al final queda cuando se trata el tema de los desaparecidos en géneros frívolos o superficiales la mayoría de las veces, como ha sucedido con teleteatros. Lo planteé públicamente en su momento, en oposición a la valoración de los organismos de derechos humanos más representativos, y admito que los mismos tienen más datos y sufrimientos que los míos para un mejor juicio y balance. El argumento legitimador es conocido: de esa forma, a través de la novela de televisión, la información llega aquellos muchos que no tienen otros modos y medios de enterarse. Puede ser, puede ser… Pero ¿es lo mismo el caso actual de Alfano?

 

 

            Pienso que no, más aún si hubo horrendo provecho económico. El sexo, se sabe, tiene sendas insondables, como las de las divinidades. ¿Pero el sexo por dinero, por conveniencia social o económica también tiene tantos aspectos y trayectos inexplicables? No, menos si hubo delito. Pero aún si no hubiera transgresión a la ley, qué clase de persona pública es la que por motivos tan repulsivos puede llegar a transar con su cuerpo. Aún si obtiene placer, obviamente siniestro, qué clase goce patológico se encuentra en la unión carnal con un psicópata torturador y asesino de masas. ¿Puede alguien así ser publicitado a diario por los medios? ¿Nadie nunca desde 1984 sabía nada, pese a los rumores y explícitas revelaciones de algunos periodistas (ver pág. 172-174 de “Con Soriano por la ruta de Chandler”, de Andrés Bufali, Planeta-Seix Barral, 2004. Allí se alude a otra actriz que supo trabajar con el gran Torre Nilsson)?

 

 

                Alfano es un modelo, un modelo de una cultura. Funciona como prototipo y emblema. Ella se corresponde con el contexto y escenario en que aparece. He insistido, y se ha insistido, que la mayor perversión de la dictadura militar es que, de una u otra manera, implicó a casi toda la población. Claro que en diversos grados de compromisos y responsabilidades, desde el que simplemente observaba o daba vuelta la cara hasta el que manejaba un avión que arrojaba personas vivas al mar. Unos merecen castigo legal en cárcel común. Los otros debieran hacer al menos su acto de introspección, de contrición. Todos debemos. Y todos debemos ayudar a la reparación, la justicia y la verdad. No basta con el arrepentimiento declarativo. Ciertas representaciones ayudan a la toma de conciencia, al castigo legal y a la reparación psicológico-moral; otras, decididamente, hunden y enceguecen más en la mierda del torturador.


Miércoles 31 de agosto 2011. Argentina. La Plata.    

SONIDOS DEL PASADO

Posted in ARTE, CULTURA on 30 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

 

 

 

 

 

 

Martes 30 de agosto 2011. Argentina.

 

 

 

 

 

LOS SONIDOS DEL SILENCIO (1964-1966)

Posted in ARTE, CULTURA on 30 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

 

 

 

 


 


Me dice un buen amigo

que juego con los sentimientos

Me dice que tengo  peligro

si juego con el pasado

Me dice una piba, impune

que no le cuente mis fantasías

Me dice que siente miedo

por su ausencia de pasado

Me dicen Lito y Lili 

“Aún no estamos”

Me dicen que 

prefieren el pasado, antes

Me dice Ella que

“No hay pasado ni esperanza”

Me dice que

“Sólo hay presente”

Me digo ¿y mañana?

Me dice Ella

“Presente”, también

Me dice mi vieja

“Él no habla”

Me dice

“Dejo de llamarlo”

No escucha 

Me dice su mujer, segunda

“Vio al crucificado”, dijo.

Me dice, le dijo: “Pedíle un rato más”

Me dice que no le habló

porque no iba a escucharlo

Me digo, le digo, quise:

“Es Jeffrey Hunter, Flaco”.

Se sonríe, no dice nada. Se acurruca.

Me digo, en la cama: El sol de la mañana.

Me digo: la manta del pasado.
 

 
Martes 30 de agosto 2011. Argentina, todavía.

 

AMY WINEHOUSE: A muchos nos gustan las chicas de barrio vulgares y zarpadas, al borde del “reglamento”. Y ¿a Ud? (Sí, ya sé, no me diga: No le gustan). No sea pavo, no sabe lo que se pierde.

Posted in ACTUALIDAD, ARTE, CULTURA, SOCIEDAD on 30 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

 

 

 

Amy, con cara de pelotas hinchadas, mira a los hinchapelotas-paparazzi.

 

 

Escribe
AMILCAR MORETTI

         
                          ¿Qué carajo les pasó a (casi) todos con Amy Winehouse por uso y acaso abuso de las drogas? No sólo las últimas crónicas de sus frustrados recitales en Brasil (enero 2011) y Belgrado (junio 2011) motivaron indignadas crónicas por el estado físico y emocional de la artista, y sobre todo por sus condiciones  interpretativas en escena. También, al momento de la muerte-suicidio hace un mes se produjo un festival de regodeo en las profundidades oscuras y lastimosas a que  problemas emocionales y existenciales llevaron a la cantante británica, y llevan a muchísimos otros, al consumo de drogas prohibidas por autoridades sanitarias.

 

 

           En esos obituarios se confunde todavía la pena por la desaparición temprana de una artista pop más que interesante, vigorosa en sus mejores momentos aunque inconclusa y algo dispar en su crecimiento expresivo, y la bronca porque ella –de modo sombrío- haya decidido el juego disponer de su vida. No se habla tanto de lo bueno que cantó y grabó sino de lo lastimero y autodenigrante de sus apariciones públicas –la mayoría de las veces descubiertas por asalto morboso de los paparazzi- en estados afectados por las drogas y el alcohol. Como si su vida íntima y privada importara más en su caso que su obra, algo que puede considerarse sólo en historiadores e investigadores para ampliar la comprensión de los valores y carencias de la producción artística.

 

             Quiero decir que hay como un castigo “moral” que produce goce perverso al que escribe o difunde y cierta “confortabilidad” mediocre, pusilánime en muchos consumidores anónimos de ese tipo de noticias desgraciadas, que parecen deseosos de tomar revancha sobre el éxito, la creatividad, la libertad sin límites y hasta del dolor que se permiten y autorizan a sentir o infligirse a sí mismos esas criaturas desoladas que, en medio del arte, el mercado del show y el dinero, deciden vivir apurada y atropelladamente no sólo porque no se bancan su nueva vida sino porque vienen ya filtrados desde antes.

 

           En cualquier caso no se pone el acento debido en el  fagocitador “show business” musical, o mejor, de la industria del disco. No es que ese medio motive orígenes pero sí, sin duda, maneja y estimula debilidades, carencias y psicopatías. Muchos mencionaron que la obra destacada Winehouse era escasa (dos álbumes) y que hacía años que no presentaba nada. Pocos trajeron a colación que su última propuesta, a comienzos del 2011, fue una serie de temas con exploración en el reggae y no tanto en el soul, que bien le había facturado no sólo a ella sino a la discográfica. El productor de la misma le rechazó la propuesta y le exigió que volviera con “más de lo mismo”, es decir, no necesariamente de lo mejor sino de que más se había vendido. No resulta muy alentador para un artista que viene escorado, con problemas de angustia y muy preocupado por su parate, dudas y exploraciones creativas. Que tan inconvenientes no han de ser ya que se ha hablado de grabar, ahora que murió Amy, sus temas no editados. Caranchaje, por un lado, y acaso decisión bienvenida por otro. Lástima la oportunidad.

 

            No defiendo nada. Sólo me produce malestar el caranchaje. Cualquier persona decente y de buena conciencia sabe que cuando alguien se droga es por angustia, porque no se banca la vida. Porque el existir cotidiano se le hace insoportable, cualquiera sea. No es exclusividad de los artistas ni es necesario usar sustancias ilegales para crear, así como los que no se drogan son “sanos” por ello. Geniales músicos con adicción a las drogas abundaron en este siglo: Charlie Parker, Miles Dives, Chet Barrer, Coltrane en el jazz, o Hendrix, Elvis, Morrison, Janis Joplin, Cobain en el rock. Entre los escritores, más aún, desde los opiómanos Baudelaire, Paul Verlaine, Jean Cocteau y Louise Mary Alcott (“Mujercitas”!!!), hasta los alcoholistas Poe (muerto en la calle en una helada noche de borrachera), William Faulkner (figura central del siglo XX), Dylan Thomas, William Styron, Malcolm Lowry, Tennessee Williams, Baldwin, Steimbeck y Hemingway. O los alcoholistas y adictos a drogas varias Truman Capote, Hunter Thompson, Phillip A. Dick, William Burroughs.

 

           También, por si no se recuerda, pueden mencionarse a otros artistas populares como Marylin y Judy Garland. ¿Alquien puede sentir rechazo o ponerse a moralizar cuando Lizza Minnelli, niña, cuenta cómo socorría a su madre Judy caída entre vómitos en los baños de restaurantes y hoteles, o cómo debían huir sin pagar porque Dorothy (la protagonista de “El Mago de Oz”) había dilapidado sus dineros en merca y botellas? Y en Argentina, aunque todos lo saben, ¿se ha escuchado alguna vez a alguno de estos “puritanos” impunes denigrar al Gordo Troilo o al Polaco Goyeneche por las “ayudas” que se propinaban?

 

             En lo personal, ya he confesado no sin vergüenza que  le presté tardía atención a la música de la desafortunada Amy Winehouse recién cuando decidió morirse. Había  visto video-clips suyos, en especial uno con un tema popular en su lazamiento. La recuerdo gratamente desfachatada, grasa en saludable incorrección impolítica en su vestir, afeites y atuendos, vigorosa en su voz, rotunda (aunque desprolija) en su fuerza momentánea y temerariamente sensual, una de esas flacas que te hacen sentir atropellado con su atractiva vulgaridad  sexy de su desprotegida carne escuálida.

 

             Lo que tengo de oído musical para este género me dice que Amy jazzea muy bien en “Moodys Mood for Love”, se deja ir y volver con fraseo en sube y baja a la manera de buenas cantantes negras. En otros, varios temas, me resulta una cancionista pop suave y sentimental que me aburre un poco aunque reconozco que, sin demasiadas exigencias, puede mecer a otras generaciones. En lo que hace a estricto soul tenía lo suyo, con particular acento callejero en sus clímax.

Martes 30 de agosto 2011. Argentina.

 

La presencia y voz sensual y desafiante de una chica popular.

 

 

 

 

Cuerpo y voz entregados a la expresión (afuera, el mercado voraz).

 

 

 

Amy Winehouse: la mujeridad activa quemada en sacrificio.

 

 

 

 

Amy, disculpas por el retraso. “Alrededor de la medianoche”.

Posted in ARTE, CULTURA, EROTICA on 29 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

 

 

         

            Sí, me avergüenzo y te pido tardías y estériles disculpas: pero recién hace unos días presté atención y te descubrí. No sé si hubiera podido ayudar, lo dudo. Pero prometo que desde hoy seré fiel devoto.

AMILCAR MORETTI. Lunes 29 de agosto 2011. Argentina (a 60 kms. de Buenos Aires).

 

LA ANOREXIA EN LA MUJER, OTRA FORMA DE LA VIRGINIDAD POR LA DESCORPORALIZACIÓN COMO REACCIÓN ANTE UNA SENSUALIDAD FABRICADA POR EL MERCADO, LA MODA Y LA CIENCIA PLÁSTICA.

Posted in ACTUALIDAD, CULTURA, EROTICA, FOTOGRAFIA, GENERAL, SOCIEDAD on 28 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

          Anorexia. En principio, doy una razón del regreso al tema: la anorexia femenina. Es uno de los links más consultados de este Blog, si no es el que tiene más visitantes a lo largo del tiempo. Sólo lo mencioné una vez en oportunidad de la muerte de una conocida modelo internacional a causa de dicha afección. La anorexia, una de las nuevas sintomalogías de fines del siglo XX y lo que va de este, conforma, sí, una enfermedad del cuerpo femenino, aunque no sólo del cuerpo, lo que es una grave limitación y parcialización del tema, algo al parecer corriente en ciertas concepciones para abordar esta enfermedad contemporánea.

            No es únicamente el cuerpo, no es algo que sobrevenga sin una causa que tiene que ver, de modo central, con la subjetividad de la afectada y, por supuesto, con la cultura y los condicionantes sociales que infligen e imponen valores en la sociedad y en las relaciones familiares. Como no es sólo el cuerpo de la mujer lo que está enfermo en la anorexia, descarté por mucho tiempo que en las numerosas visitas a este blog dirigidas a la única vez que consideré el tema, existiese exclusivamente una mirada masculina. Descarté -aunque seguro habrá casos- cierto y peculiar voyeurismo masculino con goce en mirar el cuerpo deteriorado de una mujer que alguna vez fue bello e inalcanzable.

          Con el tiempo advertí que buena parte de los internautas que llegaban a esa nota eran mujeres, seguro en busca de información. Estimo que gran parte son personas, quizás pacientes o profesionales de la salud, interesados en ver cómo era o fue eso del fallecimiento de la que denominé La Virgen de la Anorexia. Pienso que la anorexia en la mujer es la destrucción involuntaria del cuerpo femenino por la subjetividad de la mujer en una época que oculta un alto grado de represión de la carnalidad femenina. Entiendo que Freud lo hubiera visto claro en esa dicrección. No parálisis histérica, como suele decirse, sino autodestrucción de la carne voluptuosa. No hacerse cargo con la psiquis, sinoi ponerle el cuerpo a lo que es insoportable y en muchos casos arrollador, devastador. 

          
           
            Más claro: los principios liberadores de la revolución sexual de los años 60 dejaron su huella, pero no se impusieron como emancipación sino que alcanzaron para dar algunas respuestas a la cuestión sexual (sexual entendido en un sentido amplio, mucho más que lo genital o el intercambio de fluídos corporales genitales). Se abrieron después de los años 60 algunas, bastantes puertas y las parejas pudieron concretar intercambios corporales íntimos sin la mediación o prerrequisito de ingresar a la institución matrimonial. Puede ser también que ahí se quebró la última ilusión de la utopía hippie. Mucho más después de la irrupción del VIH. Uno de los últimos triunfos de la restauración de la derecha conservadora sobre los principios que se quisieron emancipatorios en la década del sesenta.

          No obstante, insisto en que esa apertura de la sexualidad no tocó el tema del goce sexual amatorio. Esta cuestión central: el goce, sigue siendo una valla limitadora y a veces insalvable para la mujer, y también para el hombre. El varón confunde eyaculación con placer sexual. Tiende a reducirlo a biología y a competencia y resistencia, a evacuación de líquidos. No parece tener mucha idea del placer sexual como actividad recreativa a refinar y perfeccionar mediante el dar el placer y satisfacción -atenuante de la incompletud humana- a la pareja. En todo caso, el placer sexual masculino en este sentido se limita a competitividad y supremacía mediante la resistencia y la fuerza, sin que medie una afectividad -no necesariuamente “Amor”, sino una de las formas del amor- que complete la falta o ausencia que hace a la falta de placer de su pareja, en este caso, mujer. Como una especie de revancha hacia la mujer que aparece -al menos en la imaginación o en lo deseado- como diva de pasarela.

          Para la mujer el placer sexual para la completud sigue siendo casi una exigencia que, por tal condición, suele ser inalcanzable, al menos en lo que se exige o piensa que se exige. No hace falta siquiera que tal situación la tenga consciente: en el mejor de los casos suele ser un malestar indefinido que se lleva encima pero que no se sabe bien dónde empieza y termina y en qué consiste. La anorexia es una falta de cuerpo: una disminución de la carne para hacer desaparecer lo que causa malestar: el cuerpo femenino, tan rebosante en displaceres por exigencias de la misma mujer, de los varones y de la cultura y sociedad todas. Anorexia es descarnamiento, descorporalización. Es ausentar el cuerpo, hacerlo desaparecer, y en consecuencia, si el cuerpo no está porque se ha consumido, no habría -se fantasea, se supone- necesidad de que el cuerpo sea deseado, amado, de que guste y cumpla con los valores exigidos, y mucho menos habría necesidad de placer.

 
           La anorexia es cuerpo, cuerpo que falta, que se ha destruído a propósito y la vez de modo inconsciente. Se lo deteriora, se lo enflaquece hasta los huesos sin saber que se sabe, que de algún modo muy oscuro se ha decidido eso: destruirse, primero el cuerpo, y después la vida, o mejor, hasta destruir la vida misma, que es sexualidad gozante, o debe serlo, para no convertirse en pura biología reproductora. El lugar del placer del ansiado y valorado, sobrevalorado acaso, cuerpo de mujer, según parámetros de belleza estrictos, es un lugar aún difícil de hallar y gozarlo por la misma mujer. Hay muchas mujeres que tienen sexo y no placer completatorio de su incompletud. Mujeres que confunden genitalidad con placer de entrega y dar al otro. Nadie se completa. Creo que esta cultura basada en un modo competivivo, destructor, de pura acumulación y carencias, exigen modos, pautas y bellezas que niegan el placer y centran el goce anorgásmico en un cuerpo que, en algunos casos, se destruye a sí mismo, descarnándose. La abstinencia es un modo, casi, de la norexia. La anorexia es una forma de la abstinencia por falta de sentido de placer con el cuerpo que se lleva puesto.

Por AMILCAR MORETTI. Domingo 28 de de agosto 2011.
Argentina. (a 60 kms. de La Plata)

(aclaración: varias de las imágenes aquí consignadas fueron reblogueadas del blog mexicano Tecnoculto.com)

Olga Sherer, modelo internacional.

Snejana Onopka, modelo internacional en desfile.

ARGENTINA: vale prever que ha de arreciar la disputa ante intentos de doblegamiento para la apropiación de nuestra fabulosa reserva mundial alimenticia y habitacional estratégica.

Posted in ACTUALIDAD, CULTURA, GENERAL, NUEVAS TECNOLOGIAS, POLITICA, SOCIEDAD on 28 agosto, 2011 by Amilcar Moretti

 

 

                            Pienso a Argentina como Reserva Mundial Estratégica incluída en los planes de apropiación o manejo del Poder Central con base militar-comunicacional en Estados Unidos. Argentina, dentro del subcontinente sudamericano (considerado por la parte norte como integrante de su territorio de injerencia),  es el reservorio planetario de alimentos y habitacional. El refugio para una guerra apocalíptica y de holocausto, y ante todo reservorio nutricional y ambiental: cereales, carne, agua, tierra y aire limpios, y todos los climas.

 

            El nuestro, después de la última dictadura militar y la década menemo-cavallista, parece un país fácil de intervenir y ocupar, sin agresión militar. Es factible que, dada la coyuntura, con dos meses de campaña televisiva y de medios de prensa se convencería a buena parte de la población de la conveniencia de ser ocupados e intervenidos, con enajenación de riquezas naturales, y sin que la gente se diera cuenta de su propia complacencia y apoyo a dicha intervención.

 

          Mediante la Política, Cristina Fernández de Kirchner, dada la relación asimétrica de poder, ha logrado sostener una acumulación progresiva y moderada de poder propio, a la vez que tejido relaciones regionales -proceso recién en sus inicios-  con vista a una negociación y resistencia pacífica con probabilidades de éxito o reducción de perjuicios..

 

          En esto, en esencia, el ciclo kirchnerista ha recuperado con actualización y precisa lectura del mapa de poder mundial los principios básicos del peronismo histórico en su período clásico (1945-1955), que a lo largo de casi 70 años es aún el movimiento de masas y transformación más original, y por eso inentendible en gran parte del mundo, dado por Sudamérica, con categorías conceptuales y ejecutivas propias y continentales. En esto, o por esto también, el kirchnerismo se hace insoportable para el Poder central y su subsidiaridad periférica.

 

          Por eso, asimismo, entiendo que -dado el presente estado del planisferio político, con crisis económica sin previsible solución equitativa por agotamiento de sistema de producción y por los numerosos y atroces frentes de guerra y genocidio en varios puntos del planeta-, después de las elecciones de octubre, si como se prevé ratifica su victoria electoral la presidenta Cristina, han de sobrevenir circunstancias, coyunturas, acontecimientos, presiones, coacciones y operaciones mediáticas y de inteligencia si no episodios extremos, que la ciudadanía deberá abordar con prudencia, reflexión, análisis y coraje cívico cuando sea necesario con la conducción -y no contra- del Ejecutivo pronto elegido, más allá de la diferencias. Sin exagerar, dada hoy la desaparición práctica de algunas naciones por intervenciones bélicas, el 2012, y tal antes, es presumible que presenten dilemas y opciones definitivas al menos en términos históricos de varios siglos. 
           Vaya esto como un somero diagnóstico, ojalá equivocado en sus causas, para dejar registro de una mirada que me inquieta y deseo quede sólo como expresión apresurada de temor.
 
Por AMILCAR MORETTI.
Argentina. La Plata (a 60 kms. de Buenos Aires)
Domingo 28 de agosto 2011. 

 

 

 

Apple Globe We, de Kevin Van Aelst (imagen recortada)

 

A %d blogueros les gusta esto: