CUANDO PICHÓN Y BEBE SE HICIERON PERONCHOS. Y sí, si no te hubieras muerto ahora podríamos volver a cagarnos de risa de muchas cosas, imprudentes, irrespetuosos, como en los mejores tiempos.

 
 
 
 
Ricardo (a la der.) y Bebe (a la izq.)

 
         

             Yo siempre te decía, y lo digo aún, que esto no es un concurso para ver quién fue primero peronista. Que el asunto es que tan bien hacés las cosas, lo de la redistribución de riqueza, digo, sin que nos maten a todos. Vos sabés que por esas cosas azarosas, yo me hice primero peronista, un poco antes de mediados de los años 60, cuando aún no había del todo juventud. Medio socialista, medio peronista y algo yrigoyenista, por el viejo, vos sabés. Como medio tano socialista-comuna, medio indio y medio español anarco.

 

 
            Después, te acordás que me dejaron sin laburo y me echaron a patadas en culo del pueblo. O me fui, por tanto desprecio y humillación, ya te conté. A fines de la década volvimos a estar juntos y, de a poco, te hiciste -te hice, digo yo- peronista de esa época, sin renunciar a lo otro. Vino la matanza: el 20 de junio de 1973 te la predije. Para el 78 me produjo repulsión lo que quedaba y empecé a sentirme (ya no pensaba, trataba de no pensar, todos los días con ejercicios de todo el día para no pensar, para cambiar la forma de hablar, evaporar el vocabulario, dejar de leer y escribir. Por cinco años no escribí ni leí nada más. No fui nunca al cine en ese tiempo. No publiqué nada. Tiré la biblioteca a la mierda. La otra la tiré en un galpón, sobre unas tablas. Otra parte la quemaron, me dijeron.)

 

          Vos, en cambio, seguiste siendo peronista, calmado, sereno. Cuando vino 1983 y ya habían hecho desaparecer a casi todos los que desearon y desean hacer desaparecer, me rehúsaba sentirme y más pensarme peronista. Vos no, vos decías que sí. Ya no recuerdo por quien votaba, creo que el PI, por votar algo. En esos años, 1984 o 1985, nos sacamos la foto en el balcón, junto al mar, hermano. Me acuerdo siempre que te pregunté si creías que Alfonsín iba a hacer lo que anunció: procesar a los militares torturadores y violadores y desaparecedores. Me dijiste algo así como que era sanata. Te creí. Pero Alfonso nos pasó por arriba: lo hizo.

          Después vino el menemismo y yo empecé a -¿como decirlo?- odiar, embroncarme con el peronismo, o mejor, con los peronistas. De la gran depresión de dos décadas continuadas me recuperé en la bronca. ¿Cómo era que un obrero peronista al que rajaban de una empresa del Estado podía votar a ese engendro con mocasiones blancos, la “rata” dice aún hoy un periodista más chico que nosotros. Vos no, seguiste en esa línea. Yo voté a la Alianza por Chacho Alvarez, que también era peronista, o lo había sido, y vos, creo, ¿no?, seguiste con el justicialismo.


 

          Ya casi no hablábamos. Chocábamos. El Desencuentro, el Desentendimiento. Algunos dicen, la condición humana. Cuando yo te pregunté una vez porqué seguías siendo peronista me dijiste porque eras “peronista de Perón”, que significaba cualquier cosa, no significaba nada o significaba casi todo, no sé. Me acuerdo que te dije que Aldo Rico también iba como candidato del peronismo: no lo sabías, me dijiste. Y te callaste la boca. Me parece recordar que te dio como vergüenza.

           No nos hablamos casi nunca más. O poco, a veces, alguna intrascendencia. En esos años te tocó la mala a vos, perdiste casi todo. Dijiste que no te importaba y pero una vez dijiste ante unos amigos tuyos cosas que te subestimaban mucho, vos que eras un intelectual puro, uno de los tipos que más entendía del lenguaje del cine en Argentina. Te reté, siempre tan simpático yo. Te dije que no dijeras esas cosas de vos. Que te hacía daño al pedo. Y a mí me lastimaba.

          Fuímos por una cosa de herencia a la casa de los viejos, o de mamá, y apenas si pudimos estar juntos intentando dormir una noche, dos o tres horas. Yo te pregunté: “¿Qué carajo hacemos aquí, en este pueblo?”. Dijiste que no sabías. No fuimos y no volvimos más. Después te moriste, casi de un día para otro. Creo que hubo algún desaire más, al pedo, como siempre, de parte mía. Yo me quedé con las cenizas por unos meses, porque nadie ¿viste? Si te hubiera podido contar nadie sabe cuánto nos hubiéramos cagado de risa. Días antes me dijeron que te habían visto en una misa de iglesia. Yo no creí. Nos hubiéramos recontracagado de risa, como en los mejores tiempos.  Hubiéramos llorado de la risa. Con el viejo nos hubiéramos cagado más de risa si contaba otra vez cuando le dio una patada en el culo a un cura. 

                 Seguirías siendo peronista ahora. Yo me redescubrí de nuevo peronista: se despertó lo dormido. Vos sabés que lo único que tengo son las ideas, la reflexión y la escritura con fotografías. Yo no voté a Néstor, no sabía quién era. Después, con lo de las AFJP, las paritarias para los salarios, los juicios continuados y las retenciones, me tenía que hacer kirchnerista. Digo, peronista. Vos sabés que yo no voy un mango con esto. Vos sabés también  que siempre nos emocionamos cuando vemos a unos cuantos negros juntos que van por la calle haciendo sonar los bombos, gritando por Perón. Esos que, como vos decías, deben ser peronistas de Perón.

Por Amílcar Moretti en recuerdo de Pichón, Ricardo Moretti, El Flaco, un buen peronista de toda su época.
Jueves 28 de julio 2011. Argentina (a 60 kms. de Bs. As., pero a esta hora de la noche hoy no sé bien dónde, esas cosas viste).

Autor: Amilcar Moretti

ERÓTICA DE LA CULTURA Sitio web central (VER): www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana. Columnista con firma en cultura, cine, arte y cuestiones sociales de vida cotidiana durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador, autor único y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA desde el año 2010, magazine de Cultura, Erótica y Política. La convocatoria de modelos femeninas está abierta todo el año. Se pagan honorarios y viáticos para jornadas continuadas de fotografía de autor. Contrato escrito. Consultar y postularse con CV y fotos (.jpg) de rostro y cuerpo en: amilcarmoretti@hotmail.com EROTICA DE LA CULTURA Central website (see): www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. BUENOS AIRES. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer and photographer of female nudity in everyday situations. Columnist with signature in culture, cinema, art and social issues of daily life for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) in Argentina. Creator, sole author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA since 2010, magazine of Culture, Erotica and Politics. The call for female models is open all year. Fees and per diem are paid for continuous author photography sessions. Written contract. Consult and apply with CV and photos (.jpg) of face and body to: amilcarmoretti@hotmail.com

Un pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s