ANTIGUAS TÁCTICAS DE WASHINGTON, POR AHORA GROSERAS AUNQUE MOLESTAS, PARA DETERIORAR LA IMAGEN DE LOS GOBIERNOS ARGENTINOS QUE LA MAYORÍA AQUÍ APOYA.

 

 

 

Obama y esposa. Estados Unidos gótico, puritano y expansionista. Dios está con USA. Mantengámonos alejados de USA.

 

Escrito por
AMILCAR MORETTI

          

           

Amilcar Moretti

Los hechos contados y escenificados y las acusaciones no los puede mantener  con decencia  nadie que quiera discernir lo serio y verdadero de lo inventado e intrascendente. Cierto es que esas cuestiones, de naturaleza mínima, no incidente ni siquiera en las decisiones medias y aún menos en las grandes y centrales, cuando son bien promocionadas  por la prensa y la cultura mediática hegemónica, homogénea y a pleno, pueden llegar a constituir entorpecimientos, trabas y molestias que distraen de lo central.

          Me refiero en concreto a dos hechos “políticos” que se configuraron para alterar la imagen del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, apenas iniciadas uno. El primero fue el del avieso, viscoso y oscuro personaje llamado Antonini Wilson, esa clase de empleados, agentes de inteligencia (subcontratados del “fondo de víboras”, según lo llamaban en esos imprecisos espacios), corruptos a sueldos, traficantes con prebendas que suelen trabajar a varias puntas y para varios jefes (a veces sin que estos sepan siquiera de su existencia), que informan y sacan ventajas materiales de todos y que suelen ser despreciados por lss organizaciones de inteligencia mejor estructuradas. Alcahuetes, informantes, víboras, batilanas, ortibas a sueldo, gratis o a cambio de vista gorda ante sus “negocios” berretas y de buen dinero (no tanto como los bancos). Antonini Wilson, vieja comadreja, se apareció un buen día al revoleo con una valija para que lo interceptaran. Hasta es posible imaginar que llamó la atención para la requisa a que lo sometieron. O bien que los agentes de aduana fueron inducidos, estimulados a prestarle atención a este personaje. “Indicaciones” oportunas y acostumbradas entre polis y servicios.

          Después, lo sabido: Cristina K. no había ganado las elecciones con honestidad y limpieza sino con “dinero sucio”. La policía “vedette” que se “jugó” en el operativo después se operó los pechos y salió de gira por escenarios extranjeros y pretendientes: todo más claro que una historia de espionaje de la ficción literaria convencional y el cine.

 

          El segundo “hecho” fue, no hace tanto, el del avión militar norteamericano que trajo a Argentina sin declarar uua  serie de materiales irregulares pero casi inservibles. Que no sirva el material es una decisión clarísima y premeditada. Por un lado, no puede hacerse nada serio desde que es “contrabando” que no tiene una utilización precisa ni siquiera peligrosa: medicamentos vencidos (?), otros que pueden obtenerse en cualquier farmacia de barrio, y partes de fusiles y ametralladoras que no sirven de mucho si acá no está el resto. Lo que quiero decir es que, si se trataba de ingreso de armamento ilegal  para una operación clandestina de narcotráfico, represión o dessntabilización política, como siempre ha hecho la CIA, se hubiese cumplido de forma directa y secreta y, lo que es más, muy difícilmente se hubiese detectado, salvo al costo de una crisis grave bilateral. Ahora Obama declara “en serio” (o como si fuera serio) que debemos devolverles lo secuestrado o incautado.

          La Presidenta, conocedora de estas tactiquillas de inteligencia menor, ha decidido no responder. ¡Genial! O mejor, apenas lo merecido por Obama. Varias veces escribí que me parecía que Obama no podía, no sabía o no quería hacer las transformaciones que, en parte, anunció para ganar las elecciones. Ahora estoy seguro que no quiere. O que supone que va a poder si concede mucho.

           Obama ni siquiera puede cambiar algo de lo interno de su país, mucho menos entonces la política exterior donde los intereses económicos son inmensamente mayores y los volúmenes de dinero fenomenales: se trata del dominio del mundo. La boba “globalización” con la que han engañado a la gente durante años es eso, el control único y uniforme de los intereses con centro “administrativo” y ejecutor en Estados Unidos pero con diseminación en todo el mundo. El llamado “Imperio sin Centro”. Una nueva forma, si se quiere, del viejo imperialismo. Lenin debe remojar sus barbas. O mejor, sus seguidores paleontológicos. No es que Marx se haya equivocado mucho; no acertó en predicciones, como suele suceder, pero la dialéctica sigue con plena vida, aunque de otra forma, más compleja, y en otras circunstancia, más compleja también. Pensamiento complejo le llaman algunos no marxistas.

 

           En suma, que Antonini Wilson y el truchaje del avión militar interceptado no son nada. Significan sí una cuestión central de otro tipo: América latina importa. Hay que socabarla, por sus riquezas, su potencial, su renacidas ansias de soberanía y por sus nuevos gobiernos populistas, socializantes, distribucionistas y neodesarrolistas. Argentina atraviesa desde hace años una etapa muy seria, realizada con seriedad. ¿De qué se la puede culpar? ¿De negociar la deuda externa? ¿De querer comprarle armamento moderno a suecos, franceses o rusos en vez de a Estados Unidos? ¿De querer regalías por el petróleo que les regaló Menem? ¿De qué se puede acusar a este gobierno? ¿De querer tener decisiones moderamente soberanas? No, no se puede: la respuesta de la Presidenta sería tan aguda que Washington quedaría peor que al principio.

           De Obama ya no me extraña casi nada, o me extraña poco. Ha negociado la entrega del mundo, continuación de Bush, para que le dejen hacer algo social para  el  interior de Estados Unidos. No lo va a lograr. Porque ese poder con el que él negocia sugiere una cosa y después responde con una patada en el traste. Le pasó a Menem-Cavallo y tantos otros: conceden, conceden y al final un puntapié en el culo (las famosas inversiones no vienen). Habría que mencionar el caso siniestro de Galtieri, que hizo torturar con sus oficiales a los revolucionarios de Centro América y con eso creyó tener el apoyo de Estados Unidos en Malvinas: Estados Unidos dio información satelital para hundir el crucero argentino. Por allí no va la cosa.

           No se trata de confrontar con Estados Unidos a lo loco. Eso hoy es fracaso puro. Hasta es  probable que esperen algo así. La astucia de por aquí toma otros caminos. Cristina Fernández de Kirchner lo hace bien: fortalece cada vez más el frente interno. Con ello tendrá la presencia y peso para negociar con mayor seguridad. Más aún si prosigue la unidad regional. Por eso sí, se vienen tiempos muy difíciles, aunque como siempre, hay que reconocerlo. Cuando USA termine con Libia tal vez se le ocurra que los dictadores khadaffianos están en nuestro Continente. Por de pronto, inventan, y ya lo piensan así y todavía no se han animado a difundirlo con bombos y platillos.
Lunes 28 de marzo 2011. Argentina (a 60 kms. de Buenos Aires).

3 comentarios to “ANTIGUAS TÁCTICAS DE WASHINGTON, POR AHORA GROSERAS AUNQUE MOLESTAS, PARA DETERIORAR LA IMAGEN DE LOS GOBIERNOS ARGENTINOS QUE LA MAYORÍA AQUÍ APOYA.”

  1. Nestor O. Fernández Says:

    Amílcar: en general, comparto tu comentario con respecto a Obama y el rol de Estados Unidos. Ha tiempo acuñè la frase que dice “Estados Unidos es una desgracia para la Humanidad”. Por lo menos, de muchos años a esta parte… Ya Bolìvar se habìa acordado de ellos, al descalificarlos invocando a “la Providencia”. Obama es otro lacayo, otro servidor de los peores intereses del Imperio, que afectan en mayor o menor grado a todos los pueblos. En resumen, Estados Unidos está al frente de los saqueadores, pero escoltado (lamentablemente), por otros paìses, como Gran Bretaña, Francia y España, entre otros. Sì, tambièn España. Contra todos ellos debemos luchar la buena gente de todo el mundo.

    Me gusta

  2. Carlos Diaz Says:

    Como siempre, muy interesante y orientador tu comentario. Debo decirte que lo de Wilson lo intuí casi al instante. No porque sea adivino. Ni siquiera un tipo muy lúcido. La verdad es que lo vi muchas veces en series y películas yanquis. Tienen tipos fáciles para estas misiones y siempre saben hallar tipos “sensibles” en el terreno enemigo que quieren embarrar (como quizá Uberti y el hijo del vice de la petrolera venezolana, a quien le gustan los autos especiales, como los que, casualmente, colecciona el gordo Wilson…)
    Acerca de Obama, no estoy muy seguro -y contraviniendo una clasificación de Perón-, dicen que es inteligente (también que habla bien, pero debo tener un problema con la traducción pues a mi me parece bastante duro y casi inentendible o, por el contrario, vacío) y me parece más peligroso que el casi analfabeto Bush (remember la discusión cara a cara que tuvo con nuestra Presidenta por el caso Honduras).
    Alguna vez en el pasado se habló de independencia, después de liberación. Creo que hoy la clave es autonomía. No lo van a permitir.

    Me gusta

    • No, no la van a permitir (la autonomía). Hay que negociarla. Parece paradójico, pero es así, por una relación de fuerzas. Hasta ahora la presidenta y la gente como Correa, Chavez, Lula, Rousseff, Mugica, lo han hecho bien. A todo o nada, perdemos. Negociar no es claudicar. Todos negocian, los poderosos también. Todo depende -la decencia e inteligencia de la negocación- de lo que se entrega a cambio. Si Cavallo-Menem regalan el petróleo que es de todos para nada, eso no es negociación, es como regalar las casas de los otros para que te dejen ejercer el poder de saquear, por una porción del saqueo. Negociar es política. En toda negociación la clave está en lo que se entrega y lo que se obtiene. Por eso he llegado a detestar a Solanas. En los 60 y 70 hizo lo mismo. Sus descripciones del panorama de subasta a precio vil de la riqueza argentina durante el cavallo-menemismo, es acertada. En cambio, su posición contra Kirchner y decir, por ejemplo, que en caso de ganar las elecciones -que no va a suceder- nacionalizaría de nuevo el petróleo hoy, sin más ni más, sería una tragedia. Este sí sería no ya el mensaje sino el advenimiento del (argentino, y latinoamericano)apocalipsis. ¿Sabés por qué? Porque esta vez no harán desaparecer a 30 mil, van a fusilar, torturar y desaparecer a 100 mil. Y no es un mensaje apocalíptico antioccidental, es lo que sucede siempre. Diría que ooccidente es así (además de que el concepto de Occidente-Oriente está muy cuestionado por los estudiosos de la cultura y la historia. Es un concepto anticuado, propio de la desinformación deliberada de hoy. El mundo ya no es occidente vs. oriente. ¿O China capitalista con una clase media de 400 millones de personas de clase media que consumen boludeces de “oocidente” son el peligroso Oriente?).
      Lo de los 30 mil que ahora sería 100 mil es lo que sucede hoy en Libia, con o sin dictador. Lo que hacen desde hace una década en Irak (hay quien calcula un millón de muertos, mayoría de población civil). ¿Lo sabe el común de la gente? No, no lo sabe. Y si lo sabe, no le importa. O no quiere saberlo.

      Negociar es la única que hay. Negociar con sentido de autonomía, social y popular. Todo lo otro, de derecha (sobre todo) y por izquierda, me parece no “antioccidental” sino antihumanista.
      Amilcar. (Y Carlos, y Néstor de Necochea, sepan: pido ayuda. Acompañamiento, digo).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: