DENIGRADO POR MUCHOS DE SUS POBLADORES, OTRA VEZ EL SUR ES LA ESPERANZA DEL NORTE

    

                LA CARRETERA, con Viggo Mortensen 

 Cada vez más frecuente, la pesadilla del fin del mundo según Hollywood encarna uno de los miedos fundamentales de Estados Unidos.   

 

El fin del mundo, un padre entrena a su hijo en el duro oficio de sobrevivir.

           Después de meses -fue anunciada en enero-, se conoció  “La carretera” (que ya circulaba en devedé). Su escenario es apocalíptico, o “post-apocalíptico”, en lo que parece haberse constituído en una especie dentro del gran género del fantástico, el fanta-terror o la ciencia ficción. Destaca Viggo Mortensen, instituído no  como el buen actor que siempre fue sino como un notable intérprete (algo que podía comprobarse desde “Vientos del Este”, su segunda con Cronenberg). Es uno de esos tipos en los que la figura esbelta y fuerte constituye parte esencial de  una peculiar expresividad físico-emocional  que sólo puede percibir el cine. Con todo para ser (apenas) galán o héroe de acción, Mortensen ha sabido construir una carrera diferenciada entre sus pares. A la gallardía que pudo haberlo atrapado, le incorporó en suma y tensión una máscara, mirada y forma de decir que constituye la enigmática  gravedad de sus personajes. En la pantalla, nunca se sabe del todo quién es Viggo Mortensen.


          Como se conocía, “La carretera” trata sobre la fuga o éxodo de padre e hijo pequeño hacia el sur para escapar de la ola polar. Lo austral, como última esperanza, un detalle repetido en muchas obras y que ya parece una latitud no elegida al azar, sino el rumbo más seguro a seguir, la última esperanza en un planeta próximo a devastación por ola polar, como en el filme, calentamiento global, destrucción nuclear o cualquier otro desastre natural ambiental (Katrina, Golfo de México, ¿primeros anuncios reales de ¿simples coincidencias?) (1). El filme del australiano John Hillcoat no aporta demasiados detalles sobre qué es lo que ha pasado en el mundo ni de la causa del holocausto, lo cual permite la sospecha de un manejo abominable de sus poderes por parte del hombre. El interrogante y, a la vez, la comprobación de que la catástrofe e infortunio son irreversibles añaden dureza a un escenario ya de por sí rudo, seco, “terroso”, como definió un crítico. Hay sobrevivientes, en realidad jaurías o lobos humanos solitarios y desesperados degradados al canibalismo. La travesía de padre e hijo es la del aprendizaje de supervivencia del niño y la despedida del mayor que acepta formar parte de una cultura que ha propiciado, permitido o no podido evitar la autodestrucción mundial.

          “La carretera” es un filme “entretenido”, para utilizar una categoría hollywoodense que me disgusta, pero no estoy seguro que conforme al espectador típico del cine “entretenimiento”. Hay algo amargo subyacente. El relato se basa en una novela de Cormac McCarthy (el autor de “No es país para débiles”) , que no suele ser muy esperanzador en sus relatos ásperos sobre su Estados Unidos. Suponer que la obra es una metáfora sobre el momento actual, aunque las explicaciones puedan ser muchas (desde la demencia del capitalismo financiero desatado hasta respuesta loca del islamismo extremo), no es desatinado. Hay condicionantes para pensarlo así. Tal vez no sea un hecho puntual ni pueda aludirse a una situación o política precisas. Se trata de un estado de ánimo que parece generalizado, que crece o disminuye en intensidad, expande o contrae su extensión, que hoy recala cerca y mañana lejos, pero que está instalado. Como si hubiese dudas sobre el futuro mientras el presente adolece de endeblez y provisoriedad. El pasado no parece ya importar mucho, si es que se recuerda. Ese clima afectivo e intelectual, ya visto en otros momentos de la milenaria historia del hombre, hoy tiene posibilidades de hacerse terminal y definitivo dado el potencial de las nuevas tecnologías de destrucción y los arrasadores procedimientos de los actuales modos de producción (2). “La carretera” es una película que viene del norte y es posible que sus intuiciones y sombrías imaginerías sean razonables y atendibles, aún sólo como testimonio de un cambio de era con alcances y reubicaciones imprecisos.
AMILCAR MORETTI, 26-6-2010

1) http://www.moretticulturaeros.com.ar/la-sensualidad-audiovisual.html
2) http://www.moretticulturaeros.com.ar/delosotros/ojala-que-fidel-se-equivoque.html
                
                                                                                                             
                Visite la página                  
WWW.MORETTICULTURAEROS.COM.AR

 

 

 

 

Autor: Amilcar Moretti

ERÓTICA DE LA CULTURA Sitio web central (VER): www.moretticulturaeros.com.ar Desde el 2010. Buenos Aires. Mi mail: amilcarmoretti@hotmail.com Escritor de periodismo y fotógrafo de desnudo femenino en situación cotidiana. Columnista con firma en cultura, cine, arte y cuestiones sociales de vida cotidiana durante cuatro décadas en el diario EL DIA (www.eldia.com) de la Argentina. Creador, autor único y titular del sitio ERÓTICA DE LA CULTURA desde el año 2010, magazine de Cultura, Erótica y Política. La convocatoria de modelos femeninas está abierta todo el año. Se pagan honorarios y viáticos para jornadas continuadas de fotografía de autor. Contrato escrito. Consultar y postularse con CV y fotos (.jpg) de rostro y cuerpo en: amilcarmoretti@hotmail.com EROTICA DE LA CULTURA Central website (see): www.moretticulturaeros.com.ar Since 2010. BUENOS AIRES. Mail: amilcarmoretti@hotmail.com Journalism writer and photographer of female nudity in everyday situations. Columnist with signature in culture, cinema, art and social issues of daily life for four decades in the newspaper EL DIA (www.eldia.com) in Argentina. Creator, sole author and owner of the site ERÓTICA DE LA CULTURA since 2010, magazine of Culture, Erotica and Politics. The call for female models is open all year. Fees and per diem are paid for continuous author photography sessions. Written contract. Consult and apply with CV and photos (.jpg) of face and body to: amilcarmoretti@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s